8 signos de que tienes una personalidad única que todo el mundo admira en secreto

8 signos de que tienes una personalidad única que todo el mundo admira en secreto

No todo el mundo es digno de admiración hoy en día. Hay gente que elige ser falsa para llamar la atención. Sin embargo, la atención no es algo que la gente admirable anhela. Se mantienen fieles a sí mismos y no prestan atención a lo que los demás piensan de ellos.




Mantenerse fiel a uno mismo requiere mucho trabajo y muchos sacrificios. Tal vez el mayor sacrificio es aprender que mantenerse fiel a sí mismo significa dejar ir muchas falsedades y conceptos erróneos de quién eres realmente.

Una vez que comprendes tu verdadero ser, estos 8 rasgos surgen naturalmente. Son objeto de admiración para muchos, y algo que no todo el mundo es lo suficientemente valiente como para llegar a ser.

1. Percibir el miedo de manera diferente

Si quieres controlar a alguien, dale algo que temer. Si quieres detener a alguien, dale una buena razón para tener miedo. Sin embargo, las personas que no pueden ser influenciadas por el miedo son aquellas que han aprendido que el miedo es sólo una emoción, no una realidad.

Estas personas no son intrépidas: la falta de miedo sería estúpida en muchos casos. No, también pueden tener miedo, pero el miedo no los paraliza. Encuentran que el miedo es sólo otra de las fuerzas impulsoras que les inspira a dar los pasos esenciales y a seguir adelante.

Estas personas conquistarán ese miedo y crearán una realidad donde ya no hay nada que temer.




2. Evitar los chismes

Los chismes son el veneno de la mente. Mientras te concentras en discutir con otras personas, empiezas a olvidar que tu vida nunca es perfecta y que deberías usar ese intenso enfoque en ti mismo.

Aquellos que pueden ser llamados «admirables» saben esto, y si necesitan hablar de los rasgos negativos de alguien, preferirán tener una conversación de corazón a corazón con esa persona y tratar de ayudarles a entender el error de sus caminos.

Al final, ¿de qué sirve el cotilleo y los chismes? ¿De diversión? Estas personas no ven que sea algo divertido. No hay nada divertido en señalar los defectos de otra persona cuando, de todos modos, nadie es perfecto.

3. Ser un buen oyente y aprender sobre los demás

Cada uno es un universo propio, muy diferente al resto. A estas personas les encanta aprender más sobre las personas; les encanta aprender más de ellas. Siempre escucharán atentamente y pensarán mucho en las conversaciones con los demás.

Les fascina la idea de descubrir a alguien más por lo que realmente son, y profundizar en su mundo y sus formas de ver las cosas.




4. Ser selectivo de los amigos

Los amigos no son un número, y nunca lo serán. Los amigos, en el verdadero sentido de la palabra, son personas en las que puedes confiar. Las personas admirables son conscientes de esto, y son muy cuidadosas sobre a quién dejan entrar en sus vidas.

No se quedarán con cualquiera. Les gusta estar rodeados de gente en la que pueden confiar. Para estas personas, están dispuestas a hacerlo todo, y saben que nunca se arrepentirán.

5. Apreciar la racionalidad y evitar la idiotez

¿A cuántas de las personas a tu alrededor puedes llamar «idiotas»? La gente admirable evita a los que tienden a apoyarse con ese tipo de personas. Prefieren hablar consigo mismos en el espejo que intercambiar incluso una mirada con alguien cuya irracionalidad se propaga como el cáncer.

No es que sean arrogantes. Por el contrario, a la gente que evitan les gusta ser arrogantes con el poco conocimiento que han acumulado de quién sabe dónde. Son conscientes de que la arrogancia es el fin de la racionalidad, y siempre tienden a ser lo más humildes posible cuando se trata de conocer las cosas.

6. No ansiar atención

¿Has encontrado a alguien admirable que haga algo para llamar la atención? La gente admirable nunca busca atención. La atención que reciben de la gente se inspira en sus actos, no en sus necesidades.

Estas personas se centran en lo que deben hacer a continuación y en el objetivo que deben alcanzar al hacerlo. No necesitan la aprobación de los demás, pero les gusta discutir las cosas, especialmente si cree que alguien está haciendo algo mal.

7. Consciente de su imperfección

Las personas admirables no son perfectas (nadie lo es). Y lo saben muy bien. Pueden sentirse inseguros, desafiados, asustados, abrumados – y lo admiten. Son conscientes de sus debilidades y están dispuestos a enfrentarse a cada uno de ellas.

Consideran que las situaciones complicadas y difíciles son el mejor lugar para el crecimiento y conciben enfoques constructivos para resolver los problemas que se avecinan.

8. Ser amable y cariñoso

Aquellos que merecen admiración no son personas exitosas dispuestas a aprovecharse de la miseria de otras personas. Las personas admirables siempre serán amables con aquellos que merecen su amabilidad y su cuidado con aquellos que lo necesitan, sin importar su estatus.

No lo hacen por la necesidad de ser llamados ‘perfectos’. Ni siquiera saben a cuánta gente han ayudado, ya que encuentran que eso es algo muy sensible para discutir o de lo que presumir.

Tienen un gran amor por la gente, pero también pueden ser feroces e implacables.

Fotografía: Oliver Johnson

¿Te ha gustado?






Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!