6 razones por las que necesitas dejar de complacer a todo el mundo

6 razones por las que necesitas dejar de complacer a todo el mundo

«Cuando digas «Sí» a los demás, asegúrate de no decir «No» a ti mismo.»
Paolo Coehlo




Cuando te dices «no» a ti mismo, en lugar de sentirte satisfecho, agradecido y feliz, empiezas a sentirte vacío, sin vida y entumecido. Y de hecho, tratar de complacer a todos puede ser realmente abrumador, agotador y estresante.

Porque cuando te preocupas demasiado, eres compasivo, amable, leal y trabajador, tus niveles de energía descienden en un instante y necesitarás más tiempo para relajarte y recargar tus baterías.

Aquí hay 6 razones por las que debes dejar de complacer a todos de inmediato.

1. TE PERDERÁS A TI MISMO.

Cuando te esfuerzas demasiado por complacer a los demás, te convertirás en una persona fácil de convencer. Así que, por favor, detente. Aunque no lo veas como algo malo, créeme que lo es. Porque cuanto más intentes estar de acuerdo con los demás, más te perderás a ti mismo y tu verdadera esencia.

2. SERÁS VULNERABLE.

Cuando haces lo mejor que puedes para complacer a todos, te vuelves más vulnerable a las críticas y a tus defectos porque empezarás a depender demasiado de las opiniones de los demás. No puedes complacer a todo el mundo, así que, por favor, ¡detente!




3. TE HARÁS DAÑO A TI MISMO.

Una vez que te das cuenta de que no puedes complacer a todo el mundo, lo podrás sentir como un infierno ardiente. Cuando tus esfuerzos son dejados de lado por otros, puedes empezar a sentir un inmenso dolor dentro de ti porque tu identidad siempre ha dependido de la opinión de otros. Pronto empezarás a sentir que tu vida no tiene sentido.

4. CREARÁS CO-DEPENDENCIAS.

Otras personas comenzarán a depender de ti porque se acostumbrarán a que hagas tantas cosas valiosas para ellos y empezarán a depender literalmente de ti. Por lo tanto, cuando no te presentas para ellos, sus planes podrían fracasar y sus vidas también podrían sufrir. Esta co-dependencia es peligrosa porque puede suceder sutilmente sin que te des cuenta.

5. DAÑARÁ TU SALUD.

Cuando gastas demasiado tiempo, energía y esfuerzo en tratar de complacer a los demás, fácilmente puedes olvidarte de cuidar de ti y de tu bienestar. Concentrarse en las necesidades de otras personas en lugar de en las tuyas propias puede causar estrés y, de hecho, puede ser perjudicial para tu salud a largo plazo.

6. TE QUEDARÁS SIN CONEXIÓN.

La ironía es que cuando ayudas a otros, puedes encontrar difícil encontrar ayuda y apoyo cuando tú mismo lo necesitas. Muchas personas ni siquiera esperan que necesites su ayuda, por lo que su olvido puede hacer que te sientas poco querido y despreciado.

Finalmente, todas estas cosas pueden ser el resultado de una falta de autoestima y un profundo temor al rechazo, así como sentimientos de culpa y presión. Además, puedes fácilmente volverte adicto a esta necesidad de tener que complacer a todos, así que ten cuidado.




Y, cuando no estés ocupado complaciendo a todos, tendrás más tiempo para ti mismo para seguir tus sueños, recargar, leer, viajar y conectarte con tu ser interior.

¿No es esto lo suficientemente motivador como para decir ‘no’ a los demás, y finalmente empezar a decir ‘sí’ a ti mismo?

Fotografía: Brooke Cagle

¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!