Razones por las que es mejor estar sola y no volver con él

Razones por las que es mejor estar sola y no volver con él

Estás tratando de ser fuerte, sé que lo eres. Pero después de poner una sonrisa falsa delante de tus amigos, regresas a casa y te acuestas en la cama por la noche y no puedes evitar que tu mente se desvíe hacia él. No puedes evitar pensar en él y desear que las cosas no se volvieran tan desordenadas y complicadas. Te preguntas qué salió mal en el amor y cómo fue que las cosas se pusieron tan mal.




Lo entiendo, el dolor en tu corazón y el vacío que sientes a tu alrededor.

Estás mirando tu teléfono escribiendo mensajes largos sólo para borrarlos después. Estás siguiendo todos sus movimientos en los medios sociales. Estás dejando que te consuma por completo y te está matando lentamente.

Ya no es el hombre del que te enamoraste y no sabes cuándo se convirtió en alguien que no conocías pero que tan desesperadamente quieres recuperar. Quieres que las cosas vuelvan a ser como antes.

Quieres que vea que su comportamiento y sus acciones están mal, pero no lo hará. Está buscando a alguien más a quien culpar, a quien cargar con su ira y sus problemas y, desafortunadamente, esa persona eres tú. Tú no hiciste nada malo, tú no eres la raíz de sus problemas: él lo es, pero no puede aceptarlo. Es demasiado testarudo para admitir que está equivocado y es demasiado imbécil para disculparse.

Tipos como él no se merecen chicas como tú. Pero te enamoraste de él de todos modos, te mostró un lado dulce y no pudiste resistirte. Él siempre solía ser dulce, solía preocuparse por ti y hacer cosas bonitas cada día, hasta que un día se detuvo. Fue como si una luz se hubiera encendido cuando te diste cuenta de que él ya no se preocupa por ti de la misma manera que tú te preocupas por él.




Se ha convertido en una relación unilateral: él siempre está generando desastres y tú estás de rodillas tratando de limpiarlos.

Trataste de arreglar las cosas porque ese es el tipo de persona que eres, siempre tratando de arreglar lo que está roto, siempre aferrándote porque tu corazón es demasiado grande. Pero no le importó. Él no se esforzó. Ya no te mostró que eras importante.

De vez en cuando saca ese lado dulce y es lo que te hace caer de nuevo. Es lo que te recuerda los buenos tiempos, así que te quedas. Lo aceptas de nuevo, le crees cuando dice que las cosas serán diferentes esta vez y luego, antes de que te des cuenta, vuelve a insultarte y degradarte. Está justo donde lo dejaste.

Y una vez más te quedas sintiéndote herida, confundida, destrozada y a él no le importa.

Esta vez te dices a ti mismo que serás fuerte, que no volverás con él, que tienes una actitud de «vete a la mierda» hacia él.




Y normalmente regresas porque él es tu debilidad, ha sido todo lo que has conocido durante tanto tiempo y da miedo seguir adelante sin él. Pero esta vez no puedes volver. Se está volviendo peligroso y no es saludable.

Esta vez tienes que mantenerte firme, tienes que ser fuerte incluso cuando quieres rendirte. Sabes que no te merece. Sabes que no te mereces a alguien a quien le importas una mierda, pero el hecho de seguir adelante sin él es aterrador, pero es un miedo que tienes que enfrentar.

No vuelvas con él, cariño, estás mucho mejor sin él. Eres mucho más valiente, más feliz, más fuerte y más segura de ti misma. Tienes que dejar de retroceder en el progreso que estás haciendo. Tienes que dejar que se vaya para siempre y sé que es mucho más fácil decirlo que hacerlo, pero creo que puedes hacerlo.

Él no te merece y nunca lo ha hecho, no vuelvas con él nunca más. Esto tiene que ser el final del círculo vicioso. Tú puedes hacerlo.

Fotografía: Jonatán Becerra

¿Te ha gustado?






Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!