5 razones por las que perder un perro puede ser tan difícil como perder a un ser querido

https://getstation.com/features

Si has amado y perdido un perro antes, sabes que es una experiencia increíblemente dolorosa. Después de todo, una mascota no es sólo un animal que posees – es alguien que consideras un miembro de tu familia. Compartes un vínculo especial con ellos, y ellos se convierten en tu mejor amigo y compañero. Perder un perro puede traer una profunda tristeza.




Muchas veces, los dueños de perros necesitan tiempo para llorar y procesar la pérdida de sus amadas mascotas antes de poder seguir adelante. Aquellos a su alrededor que no han experimentado este dolor pueden no entenderlo. Podrías decirle a un afligido “padre de una mascota” que lo supere, ya que es “sólo un perro”. Sin embargo, esto sólo serviría para empeorar el dolor.

Ahora bien, la ciencia ha demostrado que el luto por la pérdida de un perro muy querido no es inusual y es, de hecho, una experiencia real y válida. De hecho, esta investigación sugiere que superar la muerte de una mascota fallecida puede ser incluso más difícil que superar el fallecimiento de un humano. Esto es lo que hemos aprendido de este estudio sobre por qué puede ser tan difícil superar la pérdida de un perro.

5 RAZONES POR LAS QUE PERDER UN PERRO ES TAN DIFÍCIL COMO PERDER A UN SER QUERIDO

A veces perder una mascota es más doloroso que perder a un humano porque, en el caso de la mascota, no estabas fingiendo que la amabas.
Amy Sedaris

1. VINCULACIÓN

Según el ¡Diario Oficial del Estudio de la Conducta y Evolución Humana (más información), forjamos con nuestros cachorros unos vínculos que son muy comparables a los que establecemos con las personas. Nuestros cerebros interpretan estas actividades de unión de la misma manera. En otras palabras, nuestros cuerpos producen exactamente las mismas hormonas cuando nos vinculamos a los perros que cuando nos vinculamos a las personas.

Es por eso que tus cachorros empiezan a sentirse como una familia para ti. ¡Se están llevando a cabo los mismos procesos químicos como si estuviera relacionándose con un miembro humano de la familia! En el caso de perder un perro, tienes que dejar ir a una criatura con la que te has unido profundamente.




2. DUELO

Entonces, hemos establecido que te unes a los perros y a los humanos de la misma manera. Pero cuando un compañero canino fallece, no puedes llorar por ellos de la misma manera que lo haces por la gente. Cuando un ser humano cercano fallece, puedes buscar terapia o asesoramiento, contar con el apoyo de amigos, familiares y seres queridos, y celebrar o asistir a un funeral.

Pero cuando un perro muere, tienes que seguir adelante tan rápido como puedas porque eso es lo que los demás aceptable. No se pueden rechazar los eventos sociales o tener un desempeño más lento en el trabajo porque, según Telegraph, los demás no ven la pérdida de una mascota como algo por lo que vale la pena llorar.

Además, asistir a terapia para ello puede acabar en repercusiones sociales negativas. Esto puede hacer que sea difícil para ti reconciliar el fallecimiento de una mascota y encontrar un cierre para que puedas seguir adelante.

3. AMOR Y CONSUELO

Cuando tu mascota muere, no sólo estás perdiendo un perro. Estás perdiendo los sentimientos que tienes con ellos. Estás perdiendo su amor, el consuelo que te dio su presencia, y la compañía que te proporcionó. Eso es mucho que perder de una sola vez, y puede hacer que te sientas muy vacío.

Además, los perros les dan a sus “madres” y “padres” humanos el tipo de amor incondicional que no se puede encontrar en las personas. Es un amor que duele mucho, mucho perder.




4. MEMORIAS Y RUTINAS

Si tenías un perro, probablemente vivía contigo; y pasabas la mayor parte de tu tiempo en casa con él. Cuando mueren, tu hogar se vuelve diferente.

  • Se acabaron las rutinas a las que estabas tan acostumbrado: alimentar a tu cachorro o sacarlo a pasear.
  • Ya no se les oye correr por toda la casa, ni se les siente cuando saltaban sobre tu regazo para un abrazo.
  • Esto puede hacerte sentir como si estuvieras perdido, especialmente si eres uno de los muchos dueños de mascotas cuyo horario diario siempre ha involucrado a tus mascotas.

Puedes continuar realizando automáticamente tareas o acciones que sólo se harían si tu perro todavía estuviera cerca. Esto hace que sea aún más difícil seguir adelante.

5. CULPA

A veces, la decisión sobre la vida de tu perro se pone en tus manos. Si estaba sufriendo, puede que hayas tenido que decidir que era hora de “dormirlos”. Aunque tomaste la mejor decisión para tu cachorro, es posible que todavía te sientas culpable por lo que sucedió.

Llevar contigo esa culpa puede hacer que el adiós sea aún más difícil. Puedes sentir que deberías haber hecho más, incluso cuando no había nada más que pudieras hacer.

ENTONCES, ¿QUÉ SIGNIFICA TODO ESTO?

Perder un perro – o cualquier mascota – va a ser desgarrador. Recuerda que tus sentimientos son absolutamente válidos y que está bien tener que llorarlos. Si otras personas no lo entienden, dígales que sus sentimientos están absolutamente respaldados por la ciencia.

Fotografía: Daniel Cano

¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!