10 razones por las que debe importarte un bledo lo que piensen los demás de ti

Preocúpate por lo que piensen los demás, y siempre serás su prisionero.” ~ Lao-Tse.




¿Su prisionero?

¿Qué quiere decir uno de los más grandes estrategas de la historia con esto?

Como seres humanos, es nuestra naturaleza querer ser aceptados y gustar. ¿Recuerdas cuando estabas en la escuela? ¿Cuánto querías estar en algún círculo social? Los niños “impopulares” siempre fueron el cuento de la precaución – haz esto, y estarás solo. El aislamiento es una herida profunda en el corazón y la psique humana.

A medida que envejecemos, el deseo de ser aceptado y gustar disminuye un poco. Pero a algunas personas todavía les importa demasiado lo que otros piensan.

A su vez, esta preocupación puede impedir que vivas tu vida al máximo de su potencial. A largo plazo, el preocuparse excesivamente por lo que los demás piensan puede perturbar tu capacidad de sentirte a gusto contigo mismo en torno a otras personas.




Entonces, ¿por qué no te importa un bledo lo que piensen los demás?

AQUÍ HAY DIEZ GRANDES RAZONES:

1. LA VIDA ES DEMASIADO CORTA

Sí, esta es la número uno por una buena razón.

Tienes una vida que vivir, y no es muy larga. Además, nadie puede predecir lo que ocurrirá a continuación. El control es una ilusión.

Vive tu vida sin preocuparte por los pensamientos y opiniones de otras personas, y serás mucho más feliz y estarás más satisfecho. Si tus acciones no impiden a los demás el derecho a la felicidad, haz lo que quieras y sé quien quieras.

2. LA GENTE NO PIENSA TANTO EN TI

Aparte de tus seres queridos, ¡la gente no piensa en ti a menudo!




¿Alguna vez has estado sentado en algún lugar, tenso con tu cuerpo y sintiendo tu respiración porque crees que la gente te mira? Probablemente no sea así.

Los humanos ven el mundo a través de su ego. Nuestras mentes están tan preocupadas con los pensamientos, las preocupaciones, las responsabilidades y nuestro entorno inmediato que no piensan mucho en la mayoría de las personas, y mucho menos en un extraño.

3. LA MENTE DE LAS PERSONAS ESTÁ SIEMPRE CAMBIANDO

El cerebro humano está en un estado de cambio constante. Cuando salimos de la escuela secundaria, dejamos los juicios.

Así que observamos a alguien, nos formamos una opinión o dos y nos movemos hacia otra cosa. Si esa persona entra en tu entorno inmediato, repetirás el proceso.

Estamos en un estado de cambio. Lo que otros piensan de nosotros (y viceversa) no es una excepción.

4. NO SON SUS ASUNTOS

¿Notaste alguna vez cuánto la “clase dominante” intenta entrometerse en tus asuntos personales? Quieren decirte qué pensar, qué creer y qué comprar.

¡No es de su incumbencia! Punto.

Tienen derecho a cualquier opinión ignorante que su mente ignorante conciba, pero tú eres el único que necesita aprobar tus propias decisiones.

5. NO SABEN QUÉ ES LO MEJOR

Aprendemos tomando decisiones, tomando responsabilidades y viviendo con las consecuencias. No de otra persona.

Sólo tú puedes saber lo que es mejor. La verdad es que deberíamos sentirnos ofendidos cuando alguien usa la frase “es lo mejor”.

¿Cómo diablos lo pueden saber?

6. LO QUE ES “CORRECTO” PARA ELLOS PROBABLEMENTE NO ES LO CORRECTO PARA TI

Aquí está todo eso del ego, otra vez. Todos pensamos diferente y tenemos necesidades diferentes. Es casi imposible eliminar el sesgo de nuestros procesos de pensamiento a menos que seamos un maestro del yogi.

Recuerda el término “cuadros de sesgo”, porque esto es exactamente lo que la mayoría de las personas tienen en su cara cuando te dicen lo que es “correcto”.

Hablando de eso…

7. PUEDE SER LO PEOR PARA TI

Nos gustaría pensar que las personas tienen nuestros mejores intereses en el corazón y la mente cuando nos dan consejos. Sólo hay un problema aquí: no sabemos si eso es verdad.

Siempre que gastas cualquier recurso limitado (tiempo, dinero, salud), estás sacrificando algo más. En el peor de los casos, esto puede ser lo peor para ti.

8. TIENES QUE TRATAR CON LOS RESULTADOS

Es fácil aconsejar a alguien que no tiene que vivir con las consecuencias de ese consejo. La gente te dará un sinfín de “sugerencias” porque no hay riesgo en su extremo.

9. NO PUEDES COMPLACER A TODOS

Las personas-agradables pueden estar entre las personas más molestas que existen.

Hay una gran diferencia, por cierto, entre los que tratan de acomodar a otros, las personas que hacen el favor ocasional, y los que siempre están buscando atención y validación. Una GRAN diferencia.

Esta es la verdad incómoda: no podemos complacer a todos, ni debemos intentarlo.

Además, no tiene sentido tratar de complacer a nadie si no estás satisfecho contigo mismo.

Así que, ¡trátate bien!

10. TRATAR DE COMPLACER PUEDE TENER EL EFECTO OPUESTO

Es irónico que a las personas que se preocupan demasiado por lo que otros piensan les desagrade.

Preocuparse demasiado por lo que los demás piensan de ti es una profecía autocumplida. La necesidad de gustar cambia el comportamiento; a menudo, este cambio es para peor. Acabamos siendo demasiado sumisos – y esto no es un rasgo que la gente respete, mucho menos que guste o admire.

Si le ha parecido interesante este artículo, por favor, COMPÁRTALO con sus amigos y déjenos un comentario. ¡Gracias!


¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!