Si te quieres a ti mismo, sal de la zona de confort por estas razones

Si te quieres a ti mismo, sal de la zona de confort por estas razones

Puede que te hayas preguntado qué es lo que ha ido tan mal para que termines en un lío. Es verdad, no le has hecho nada malo a nadie para merecer tal caos en tu vida. Lo sabes, y todavía piensas que debe ser algo malo que has hecho lo que te ha llevado a esta situación.




Bueno, la respuesta no está ahí. Deja de culpar a tu «posible» comportamiento exterior y pregúntate cuánto te has perjudicado a ti mismo para ser arrastrado hasta esa situación «tan instantáneamente».

Y esto no es algo que pensarás que es una elección, ya que no eres consciente del amplio efecto que un hábito tuyo puede tener en toda su vida.

Ese hábito también podría ser el responsable de la situación en la que te encuentras actualmente. No hay una sola persona en el mundo que no se esté enfrentando al mismo desafío que tú. Pero el hecho de que «no estés solo» no cambia la realidad a la que te enfrentas.

Ese hábito es tu asistente de zonas de confort que se activa con demasiada frecuencia y no se apaga tan fácilmente. Todo lo que hacemos en la vida está relacionado con la creación de una especie de «zona de confort«. En realidad, en muchos casos, «estar cómodo» con algo, no lo hace necesariamente cómodo por naturaleza.

De hecho, ese «confort» que has creado es sólo una adaptación al entorno que te condiciona para «afrontarlo» y muchas otras cosas.




La zona de confort es tu peor enemigo cuando se trata de crecimiento personal. Y donde no hay crecimiento (y es necesario), generalmente hay un problema: algo podrido.

Si simplemente miras toda la naturaleza que te rodea, todo lo que vive evoluciona y crece. Cada animal cambia naturalmente de lugar si las circunstancias no permiten una vida fértil, o se extinguen.

Si no sales de la zona de confort que has creado en un entorno poco saludable, también te extinguirás (hablando en sentido figurado).

Imagínate que estás sentado sobre una superficie que se calienta lo justo para que puedas soportar el dolor. Eventualmente te acostumbrarás, por supuesto.

Pero donde hay dolor, hay un indicador de que algo no está bien. Así que el calor comenzará a quemar tu piel y te meterá en serios problemas.




Esta analogía no es algo que se deba ignorar, ya que es demasiado real. Las circunstancias siempre tratarán de ponerte en un modo de aceptar daño.

Bueno, en realidad eres tú quien se pone en ese modo. Es como si estuvieras en una jaula llena de agujas a tu alrededor y eventualmente te volverás insensible a las sensaciones que emiten advertencias.

Quererte a ti mismo significa aceptar que en muchos casos, los cambios son necesarios. Son realmente los cambios los que nos mantienen en marcha como especie. De lo contrario, habríamos desaparecido hace mucho tiempo. Sin cambios parece que no has afectado nada en el exterior, y crees que no te has hecho ningún daño.

Pero la verdad es que has hecho el mayor daño que podías, y te lo has hecho a ti mismo.

Bueno, si eso no te importa, ¿cuánto amor te has dado a ti mismo? Quererte a ti mismo significa ser lo suficientemente valiente como para saltar de las falsas zonas de confort que te llevan a empezar a pudrirte.

Cada circunstancia conduce a un entorno obsoleto, porque es justamente eso: un entorno.

Eres el huésped más móvil en esa habitación llena de cosas sobre las que no tienes control. La realidad es que la única cosa sobre la que tendrás la oportunidad de tener control ERES TÚ. Quererte a ti mismo significa aceptar y comprender la zona de confort actual y finalmente abandonarla.

Así que ámate a ti mismo y sal de esa zona de confort que ha empezado a volverte loco y a perder el contacto con tu verdadero yo.

Fotografía: Perchek Industrie

¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!