Razones por las que vales la pena, aunque los demás no lo vean

Razones por las que vales la pena, aunque los demás no lo vean

Esto es para ti.




Esto es para ti en los días en que no reconoces cuán merecedor eres de las cosas buenas en tu vida. Esto es para ti en los días en los que, independientemente de lo que hagas o de lo difícil que hagas, siempre piensas que no estás llegando a ningún lado. Esto es para ti en los días en que te sientes inútil… porque definitivamente no lo eres.

En esos días difíciles, recuerda que lo estás haciendo lo mejor que puedes y reflexiona sobre las cosas que puedes y debes controlar. Necesitas medir y tomar nota de lo que das a los demás: tu amor, tiempo y energía, porque estas cosas son una parte importante de lo que eres. ¿Estás dando demasiado de ti mismo a gente que no se lo merece? ¿Estás dando demasiado de ti mismo a gente que no te lo devuelve? ¿O a gente que no entiende realmente tu valor? Y lo más importante, ¿estás permitiendo que la forma en que la gente te trata determine tu valor? ¿Está permitiendo que sus puntos de vista sobre ti cambien la forma en que te ves a ti mismo?

Realmente espero que no. Todos sabemos que la única persona a la que se le debería permitir determinar tu valor, eres tú. Ni el hombre que te rompió el corazón, ni la mujer que no te llamó, ni la persona que te entrevistó y no te contrató, ni el amigo que te trata como la mierda. TÚ. Fin de la historia.

¿Qué hacer con las personas que te rompen el corazón, te maltratan o te faltan el respeto constantemente? Alejarte de ellas. Incluso si te duele, incluso si lloras durante un par de semanas para superar el dolor, incluso si tienes que volver a poner los pedazos de ti mismo que fueron rotos por tu dolor. Aléjate porque realmente es tu pérdida. Además del hecho de que no quieres a alguien en tu vida que no pueda ver el valor que aportas o todo lo que tienes para ofrecer. Quieres a alguien que siempre vea cómo te sientes, alguien que aprecie tus rarezas y rasgos únicos y que nunca trate de hacerte sentir mal por ello. No querrás que alguien que se encargue de medir tu valor según sus propios estándares, o alguien que haya decidido que no mereces el respeto básico.

Tú determinas tu valor estableciendo el estándar de la manera en que permites que la gente te trate. Tú determinas tu valor por cómo reacciona cuando la gente te hace daño, te lastiman, te maltratan. Tú determinas tu valor por las decisiones que tomas cuando sigues adelante, a pesar de las cosas malas que te pueden haber sucedido, a pesar de los obstáculos en tu camino de los que no tenías absolutamente ningún control. Y tú determinas tu valor por la forma en que luchas a través de los momentos difíciles y prosperas en los buenos.




Así que deja de dejar que otras personas cambien la forma en que te ves a ti mismo. Deja de hacerles caso. Deja de conformarte con migajas. Exige lo que sabes que vales y ve tras ello, y si la gente no te trata de la manera que mereces ser tratado, déjalos ir. ¿Por qué debes bajar tus estándares para que alguien en su propio viaje esté tratando de hacer que tú aceptes menos de lo que mereces? Nadie quiere ser menos. Nadie quiere mediocridad. Y si crees que vales más que eso, más vale que no te conformes ni lo aceptes. La mediocridad es una excusa para la pereza. Es una excusa para no intentarlo, para no trabajar nunca, para ser básicamente mediocre. ¿Quieres una vida mediocre? Claro que no. Nadie lo quiere.

Respétate lo suficiente como para dejar ir a alguien que no ve tu valía y te trata en consecuencia. Tú eres el que siempre tiene que empezar y terminar el día contigo mismo. Considera esto por un momento: cuando pensamos en hacer las cosas que nos traen alegría, las cosas que nos hacen sentir realizados, las cosas que nos hacen sentir orgullosos, tenemos el poder de decepcionarnos o deleitarnos. Esa responsabilidad es nuestra, y sólo nuestra. Lo mismo con nuestro valor. Tenemos el poder de aumentar o disminuir nuestro valor. Y ese es un poder que nunca debe ser dado a otra persona. Porque eres suficiente… más que suficiente. Y eres digno.

Fotografía: Felipe Galvan

¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!