Cómo reavivar tu matrimonio después de que los hijos se vayan de casa

Cómo reavivar tu matrimonio después de que los hijos se vayan de casa

Amas a tus hijos, pero criarlos ha sido un gran proyecto. Has invertido todo tu tiempo, energía, dinero y, lo más importante, tu amor. Ahora los hijos se han mudado y, aunque la crianza de los hijos nunca termina, la mayor parte del trabajo pesado ha terminado. Con el final de este capítulo en tu vida, es hora de comenzar a redescubrirte como individuo y volver a conectarte con tu cónyuge.




Al poner a tu familia y a tus hijos en primer lugar a lo largo de los años, es posible que hayas dejado de lado tus intereses y pasatiempos, y que hayas dejado de explorar las nuevas y atractivas posibilidades que el mundo tiene para ofrecer. Ahora es el momento de volver a todo eso. Vuelve a las actividades anteriores o explora lo desconocido. Podrías aprender a tocar un instrumento, a montar en bicicleta o a hacer senderismo, o a unirse a un club de lectura. Independientemente de lo que intentes, el objetivo es explorar actividades que puedan ser placenteras, satisfactorias o significativas.

A medida que exploras el crecimiento personal, es igualmente importante revigorizar tu matrimonio con tu atención. Algunas de las mejores maneras de hacer esto son:

Aprecia a tu cónyuge: Piensa en lo que te atrajo de tu cónyuge y los rasgos que valoras hoy. Asegúrate de compartir estos pensamientos y sentimientos con tu cónyuge. Por ejemplo, podrías recordar cuando él te hizo llorar con su ridículo sentido del humor. También agradécele por actos de amabilidad o cuidado, como preparar tu cena favorita u ofrecerse a darte un masaje en la espalda.

Anímaos entre vosotros a perseguir intereses nuevos o pasados: Una de las mejores maneras de «cobrar vida» es conectarse con algo del corazón. Esto también puede ser increíblemente atractivo. Así que, infunde tu relación con esta energía a medida que expandéis de lo que vosotros dos tenéis que hablar.

Hablar: Sentirse emocionalmente cercano con un cónyuge de mucho tiempo no solo sigue sucediendo por sí solo. Es una experiencia que debe ser nutrida. Debéis escuchar – y preocuparos realmente – el uno por el otro, compartiendo tus experiencias internas, tales como tus pensamientos, sentimientos, sueños y decepciones.




Inyecta curiosidad y renovado interés en viejos temas: Lo que hace que una conversación sea atractiva a menudo es menos de lo que se habla y más de cómo se habla de ello. Por ejemplo, si tu cónyuge está hablando acerca de su día en el trabajo, podrías preguntarle acerca de lo que él piensa sobre algo que sucedió en ese trabajo y de lo que piensa que pensaron los demás de la situación. O bien, podrías preguntar más acerca de sus compañeros de trabajo, tratando de obtener más aprecio por estas personas, de la misma manera que llegarías a conocer el funcionamiento interno de los personajes de un libro. Si sientes que te falta algo o no entiendes realmente la experiencia de tu cónyuge, haz más preguntas. Mostrar ese interés en tu pareja puede ayudarte a sentirte más conectado con tu cónyuge y puedes ayudar a tu cónyuge a que sienta que está más atendido y cuidado por ti.

Disfruta del romance, el afecto físico y las relaciones sexuales: Criar a los hijos puede perjudicar este aspecto del matrimonio, incluso se sabe que a veces muchas parejas lo han eliminado. Con más tiempo y energía para dedicarse el uno al otro, realmente podéis disfrutar reavivando la conexión física y la pasión entre vosotros.

A medida que invirtáis en vuestro crecimiento personal y en vuestro matrimonio, estas dos áreas se alimentarán mutuamente. A medida que todo se junte, tú y tu cónyuge os sentiréis más fuertes como individuos y disfrutaréis de una relación amorosa y vibrante.

Artículo original por Leslie Becker-Phelps. Psicóloga.




Fotografía: rawpixel

¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!