10 ‘Pensamientos de ansiedad’ comunes que podrías reconocer

10 'Pensamientos de ansiedad' comunes que podrías reconocer

Leer esto te ayudará a darte cuenta de que no estás solo.




Sé que no estoy solo: el 18% de los adultos sufren de alguna forma de ansiedad. Puedes parecer tranquilo en la superficie, pero debajo de todo ello, te estás preguntando cómo puedes ser mejor. Te vuelves muy bueno para diferenciarte, y usas esos pensamientos para impulsarte hacia adelante. Pareces productivo y motivado, pero también estás agotado. Te sientes bien, y te sientes mal.

Cuando tienes ansiedad de alto funcionamiento, tu energía nerviosa te paraliza o te impulsa a la acción, y cuando lo hace, maldita sea, sabes cómo hacer las cosas. La realidad es que duele demasiado estarse quieto, así que sigues moviéndote. La relajación no es algo con lo que estés familiarizado.

Es difícil para los demás comprender, y aún más confuso tratar de explicarlo a la gente que te rodea. Si alguien no ha pasado por esto, normalmente no puede entenderlo.

1. «¿Qué hice mal?«

Siempre hay un sentimiento subyacente de que alguien está molesto contigo, o disgustado con algo que hiciste. El análisis constante de cada uno de tus movimientos para mantener a los demás contentos no sólo es agotador, sino que también es una forma de agotar el alma.

2. Cuando alguien lee el mensaje pero no responde.

La mente se vuelve loca cuando esto sucede. «¿Está todo bien?» «¿Fue algo que dije?» «¿Estás enfadado conmigo?» Nuestros pensamientos se convierten en preguntas que nos tienen preocupados por todos los escenarios posibles.




3. Decir algo que pueda ofender a alguien.

«¿Dije eso de la manera equivocada? «¿Tanto esfuerzo por no ofender a esa persona lo hizo más ofensivo?»

4. Atascarse en el transporte público.

«Cuando un tren del metro se atasca o se para, y no tengo información sobre por qué, me asusto un poco y pienso en tomar un taxi, aunque sé que me costará demasiado y me llevará el mismo tiempo. Esto se debe a que al menos puedo ver lo que me está reteniendo y sentir que tengo algo de control sobre lo que me rodea«.

5. Llegar a algún lugar tarde (o a tiempo, para el caso).

«¿A qué hora tengo que dejar el trabajo para llegar a donde voy? ¿Cómo estará el tráfico? ¿Será difícil estacionar?»

6. Temiendo que algo pudiera salir mal.

«¡Tengo un miedo constante de lo que pueda pasar si algo le pasa a mi marido! Me temo que terminaré sin hogar. No tengo amigos ni familia a los que recurrir«.

7. Olvidando hacer algo importante.

«En los días buenos puedo salir de casa sin tener que revisar la cerradura tres veces o asegurarme de que la nevera esté cerrada varias veces. En los días buenos puedo controlar mis pensamientos y no se me pasa nada por la cabeza. En los días malos no puedo parar los ‘qué pasaría si'».




8. No poder controlar lo que está sucediendo ahora o en el futuro.

«Cada minuto de cada día preocupándose por algo que está sucediendo actualmente, algo que sucedió recientemente, o algo que podría suceder en los próximos momentos, más tarde hoy o en el futuro.»

9. Cometiendo un error en el trabajo que resultará en que alguien te juzgue.

«Tuve un error tipográfico en el último email y lo envié a todos: ahora todos piensan que soy incompetente.»

10. Te ves estúpido en un ambiente social.

«¿Se ríen de mí? Espero no estropear esto. Espero no decir algo equivocado. ¿Se suponía que era gracioso? ¿Se suponía que no debía reírme? ¿Puedo irme ya?»

Entonces, ¿qué puedes hacer cuando tienes estos pensamientos que se te acercan sigilosamente? Bueno, cada persona es diferente, así que lo que funciona para una persona podría no funcionar para ti. Sin embargo, una cosa que ciertamente ayuda es saber esto:

Cada uno está lidiando con sus propios problemas, y se está preocupando demasiado por sí mismo como para preocuparse por ti. Tan simple como suena, relájate y no te preocupes por lo que otras personas están pensando, o por cómo podrían reaccionar, o por los incontables «y si…», porque todos los demás están ocupados con sus propias vidas.

Ahora, ve a vivir la tuya.

Fotografía: Houcine Ncib

Temas:

¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!