Razones por las que te echo de menos, pero entiendo por qué ya no hablamos

Razones por las que te echo de menos, pero entiendo por qué ya no hablamos

Te echo de menos. Quiero que sepas eso.




Tal vez no te echo de menos de la forma en que tú quieres que lo haga. Tal vez sólo por decirlo hago las cosas más difíciles de lo necesario. Pero no puedo fingir que no lo sé, tú fuiste una parte de mi vida que no se reemplaza fácilmente, si es que alguna vez lo haces. Teníamos una conexión que no desaparecía nunca de mi mente, y actuar como si no sintiera ese vacío de vez en cuando es imposible.

Sin embargo, hay razones por las que ya no somos parte de la vida del otro. Eso ya lo sé. Sé que teníamos potencial para llevar las cosas al siguiente nivel, y no lo hicimos. Sé que podríamos haber sido algo increíble y quizás lo mejor que nos ha pasado a cualquiera de los dos. Pero no lo hicimos. En vez de eso, una combinación de vida, excusas y dudas se introdujo y nos separó lo suficiente como para que otras cosas pudieran entrar. Para otras prioridades. Para otras personas.

No se desmoronó todo en un día, pero a veces se siente como si así hubiera sucedido.

Durante un tiempo, tú eras la única persona en la que podía pensar, la que me mantenía despierta por la noche con tus palabras y conversaciones, la que ocupaba tanto espacio en mí. Después, todavía eras todo en lo que podía pensar, pero esta vez me preguntaba si debería haberme esforzado más por aferrarme a ti. Todavía me mantenías despierta por la noche – todas las palabras que nunca dije me perseguían y casi me hacen decírtelas demasiado tarde para que te importen. Todavía ocupabas mucho espacio en mí, y luego dejaste un enorme agujero una vez que dejamos de hablarnos.

Sin embargo, la vida continuó. Tiene una manera divertida de hacerlo: elegir seguir adelante incluso cuando parte de tu mundo se siente como si se hubiera detenido. Así que ambos avanzamos, también. Comencé un camino diferente, y honestamente estaba más feliz de lo que esperaba. Las cosas van bien en estos días, y no me arrepiento de haberme dado esta oportunidad.




Sin embargo, cuando me suceden cosas realmente buenas, sigo pensando en decírtelas. Cuando suceden ciertas cosas en mi vida que sé que sólo tú entenderías realmente, se necesita todo de mí para no enviarte un mensaje. Todavía me pregunto sobre tu vida y cómo te van las cosas. Pienso en acercarme a ti más veces de las que admito, pero no lo hago.

Porque por una razón u otra, no luchamos para mantenernos en nuestras vidas. No intentamos salvar lo que teníamos del daño que inevitablemente aparecía; decidimos dejar que el barco se hundiera. Nadie puede señalar con el dedo y culpar al otro. Hoy en día, vivimos vidas sin el otro, y tal vez sea lo mejor. Tal vez no necesitemos ver cómo está el otro ahora que sabemos que no somos parte de la misma imagen. Tal vez hubiera sido demasiado difícil aferrarse e intentar mantenernos el uno al otro en la vanguardia de nuestras nuevas vidas, así que nos soltamos para no tener que averiguarlo. Tal vez sería demasiado difícil vernos seguir adelante con otros, aunque nos hicieran más felices de lo que hubiéramos sido juntos. Tal vez inevitablemente nos hubiéramos desmoronado de una manera peor y nos hemos ahorrado algunos daños.

Sé que al final, no importa realmente las razones de lo que pudo haber pasado. Lo único que importa es que creo que todavía queremos lo mejor para los dos, encontrar a alguien que nos ame, tener éxito en nuestras pasiones, vivir las vidas que siempre esperamos tener, aunque eso signifique que no estemos cerca para verlo.

Así que créeme cuando digo que entiendo por qué ya no hablamos.

Pero eso no hace que te eche de menos.




Fotografía: Korney Violin

¿Te ha gustado?






Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!