Esta maestra dice una verdad preocupante sobre el TDAH que todos debemos conocer

Esta maestra dice una verdad preocupante sobre el TDAH que todos debemos conocer

Internet está lleno de ideas que se oponen a la existencia del TDAH. Incluso psicólogos de renombre han cuestionado la forma en que se diagnostica el TDA/H y la cantidad de medicamentos que se han recetado a los niños que “muestran” signos de TDA/H.




La verdad es que las compañías farmacéuticas siempre se beneficiarán teniendo más pacientes, y muchos médicos tienden a buscar la solución más fácil disponible cuando tratan de abordar algo tan complejo como el comportamiento de un niño.

Pero siempre hay dos lados de la verdad, y Suzanne Robertshaw, una maestra y tutora de apoyo al aprendizaje para estudiantes con diferencias de aprendizaje (incluyendo el TDAH), ofrece el otro lado de la verdad sobre esta condición.

Robertshaw ha dado charlas en conferencias sobre el apoyo a estudiantes con TDAH y otras diferencias de aprendizaje, y lo que es más, ha pasado años de su vida con su pareja que también había sido diagnosticada con TDAH.

En una carta que envío, Robertshaw habla de su experiencia personal con el TDAH y de cómo llegó a entender la diferencia entre lo real y los millones de pacientes mal diagnosticados.

Con su permiso, te entregamos la carta – ¡es una lectura que vale la pena!




Una carta abierta a la revista Curious Mind Magazine:

Le escribo en respuesta a un artículo que publicaron el 18 de enero de 2017, titulado Renombrado psicólogo de Harvard dice que el TDAH es en gran medida un fraude. El artículo se basó en una entrevista realizada a Jerome Kagan, quien, de hecho, parece ser un psicólogo muy estimado.

He estado enseñando a estudiantes de todo el mundo durante 17 años, además de proporcionar apoyo de aprendizaje para aquellos con un diagnóstico de TDAH. Además de esto, he estado con mi pareja de 45 años de edad durante 5 años.

Le diagnosticaron TDAH cuando tenía 27 años. Al principio, como algunos otros, ya me había formado una opinión sesgada sobre esta “condición” debido a años de leer opiniones muy sesgadas en ciertas áreas de la prensa.

Opiniones que parecían haberse formado en oposición a la ola de exceso de prescripción del medicamento Ritalin a cualquier niño que mostraba signos de ser perturbador o hiperactivo. En otras palabras, en el fondo de mi mente, no creía que existiera.




Sin embargo, a través de los años de vivir con alguien que ha mostrado unos “síntomas” tan evidentes que le han causado diferentes grados de angustia a lo largo del tiempo y sobre los que claramente no tiene control, me he quedado con la impresión de que esta “cosa” -independientemente de la etiqueta- es una “cosa” real que no puede ser simplemente controlada con una buena crianza de los hijos, o con una dieta limpia o con profesores profesionales.

Es, por su propia naturaleza, parte de la composición del ADN de una persona hasta el punto de que no puede encenderlo o apagarlo cuando la ocasión lo requiere.

Aunque el profesor Kagan claramente tiene razón en un punto, que en ciertos países (EE.UU. viene a la mente como el ejemplo obvio), Ritalin se da como un caramelo. De hecho, el argumento de que las compañías farmacéuticas suministran este medicamento de una manera muy irresponsable es un argumento que, por todo lo que he leído, no se puede negar.

Parece que ha habido una tendencia preocupante, en las últimas dos décadas, a convencer de alguna manera a los padres y a las escuelas que no saben cómo manejar a los niños desestabilizadores, de que esta pequeña píldora resolverá todos sus problemas paternos/pedagógicos.

Pero para vender el medicamento es necesario “inventar” una condición para que las compañías farmacéuticas puedan legitimar el suministro de lo que es esencialmente una velocidad diferente para algunos niños.

… pero… aquí es donde el argumento y la información generalizada se vuelven peligrosos.

Sí, puede haber millones de personas en todo el mundo que son mal diagnosticadas con TDAH (debido a las razones mencionadas anteriormente), pero… ¡eso no significa que la condición no exista!

Afortunadamente, la tecnología ha avanzado hasta el punto de que los escáneres cerebrales son capaces de mostrar cómo es un cerebro con TDAH, en comparación con uno sin TDAH.

Como he dicho, cuando se vive con alguien que tiene TDAH, cuando se ve a jóvenes con esta afección es casi imposible ignorarla. Un niño que es perezoso en el aula o que interrumpe cuando un tema en particular comienza a ser discutido es solo eso.

Un niño que nació con un cerebro neurodiverso y que simplemente no puede procesar la información entrante de la misma manera que alguien con un cerebro neurotípico, se comporta así la mayor parte del tiempo. Si tuvieran la opción de cambiar, créanme, lo harían en un abrir y cerrar de ojos.

Mi pareja sufrió mucho, siendo niño en la Gran Bretaña de los años 70, en un momento en el que ni siquiera existía la dislexia – tan sólo eras algo ‘espeso’. Supo desde hace mucho tiempo que, a pesar de ser enormemente inteligente, no podía funcionar de la misma manera que otros niños.

Recuerda haberle dicho a su madre cuando tenía unos 10 años: “Algún día habrá un nombre para esta cosa que tengo“. Lamentablemente, pasaron otros 17 años antes de que recibiera esa identificación. Todavía lucho diariamente para que me responda cuando estoy sentada frente a él y le digo su nombre dos o tres veces.

He perdido la cuenta del número de veces que ha inundado nuestro techo al olvidar que el baño estaba abierto o que ha tenido que repetir en voz alta varias veces una pregunta que le he hecho, como “¿Cómo fue tu reunión? ESTO ES REAL.

La razón por la que mi corazón se hundió cuando leí su artículo es que, según tengo entendido, su revista está dirigida a mentes jóvenes y curiosas. Lo cual es una misión que debe ser aplaudida, ya que he pasado gran parte de mis 17 años en la profesión docente tratando de despertar la curiosidad de los jóvenes.

Sin embargo, la idea de que el TDA/H es algo que hay que descartar por completo no sólo sirve para solidificar un argumento ya muy sesgado (y ojalá anticuado) en la mente del público, sino que tal vez también dañe irreversiblemente la autoestima de una persona joven que puede tener TDA/H (de verdad) y que puede quedar cuestionando que no esté lo suficientemente controlada, o que sea lo suficientemente fuerte como para superar sus síntomas de angustia.

Se espera que el mundo haya superado esas actitudes y que nos convirtamos en una sociedad más solidaria y abierta. La prescripción de medicamentos a los jóvenes plantea ciertamente muchas cuestiones éticas y morales, pero ignorar una afección investigada médicamente como una “invención” es igualmente preocupante.

Sinceramente suya,
Suzanne Robertshaw

Es importante concienciar sobre este tema. Si tienes dudas sobre tu diagnóstico o el de tu hijo, buscar una segunda opinión siempre es una buena opción. Sin embargo, no descartes el diagnóstico por completo, ya que el TDA/H es algo real y necesita tratamiento.

Fotografía: Pixabay

¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!