7 Potenciadores cerebrales geniales para probar antes de ir a trabajar

7 Potenciadores cerebrales geniales para probar antes de ir a trabajar

Para ayudarte a abordar las tareas de tu día y agudizar tu cerebro para los años venideros, añade estos sencillos potenciadores cerebrales a tu rutina matutina.




Conceptos básicos sobre el impulso cerebral

Muchos de nosotros estamos divididos entre hacer malabarismos con cargas de trabajo pesadas, fomentar relaciones, cumplir con las responsabilidades familiares y luego apenas llegar a tiempo para las cosas que disfrutamos como individuos. Todo ese estrés puede arruinar nuestra concentración, hacernos estar irritables o deprimidos, y dañar nuestras relaciones -incluyendo las profesionales que hemos forjado en el trabajo. «Trabajar en áreas del cerebro antes de comenzar el día puede ponernos en el camino de una mayor agilidad y flexibilidad en nuestro pensamiento y permitirnos comunicarnos más calmada y efectivamente con nuestros compañeros«, dice Jennifer Wolkin, neuropsicóloga clínica con sede en la ciudad de Nueva York. Incorpora una combinación de estas simples actividades a tu rutina matutina y te encontrarás trabajando de manera más inteligente desde el principio.

1. Relájate con una buena lectura

En nuestro día a día de ritmo acelerado, es difícil acordarse de desconectar y tomarse un tiempo para las cosas simples que relajan y estimulan nuestra mente. La lectura es ciertamente una de ellas, ya sea un libro, un periódico o un artículo en Internet. «Algunas de las mejores actividades que se pueden realizar son aquellas que enriquecen el cerebro con nueva información, como leer«, dice Jason Liauw, neurocirujano del Saddleback Memorial Medical Center en Laguna Hills, California. «Tomar un buen libro o el periódico matutino no sólo es una forma tranquilizadora de comenzar el día, sino que también puede ayudarte a reorientar tus prioridades, sacándote momentáneamente de la rutina diaria de ayer antes de que empiece el día de hoy«. Lo más importante es que la lectura también puede causar un cambio de imagen en tu mente, de modo que cuando estés en medio del día, puedas ver tu rutina y tus tareas a través de una perspectiva diferente.

2. Ejercicio

Todos sabemos que el ejercicio importante juega un papel importante en nuestra salud y nuestro estado de ánimo, pero hay algunas razones adicionales que estimulan el cerebro para entrar a hurtadillas en una sesión de sudor antes del trabajo. «El ejercicio en realidad altera la química cerebral e incluso se ha comparado con el efecto de tomar antidepresivos«, dice el Dr. Wolkin. «El ejercicio libera varios neurotransmisores clave, muchos de los cuales juegan un papel vital en mantener nuestro cerebro agudizado a medida que envejecemos.» El ejercicio también ayuda a bombear el flujo sanguíneo y oxígeno al cerebro, permitiendo que nuestra materia gris trabaje a su máxima capacidad, lo que se traduce en una mejor toma de decisiones, juicio y memoria. Un estudio que combinó el entrenamiento de la memoria con el yoga para adultos mayores encontró una mejoría significativa en el rendimiento general de la memoria, lo que sugiere que el ejercicio ayudó a aumentar los efectos del entrenamiento cerebral.

3. Meditar

Aunque ha existido desde los albores de los tiempos, sólo recientemente los científicos se han centrado en comprender hasta qué punto la meditación puede ayudar a mejorar la atención, la concentración, reducir la ansiedad y la depresión y mejorar nuestra estructura psicológica general. «Los estudios han encontrado que la amígdala, conocida como el centro de ‘lucha o huida’ del cerebro y el asiento de nuestras temerosas y ansiosas emociones, disminuye respecto al volumen de las células cerebrales después de la práctica de la atención plena«, dice el Dr. Wolkin. «El impacto que el prestar atención ejerce en nuestro cerebro nace de la rutina: un cálculo lento, constante y consistente de nuestras realidades, y la capacidad de dar un paso atrás, ser más conscientes, más tolerantes, menos críticos y menos reactivos«. Los meditadores también muestran una mayor capacidad para recordar información más rápido, lo que lleva a los investigadores a creer que la capacidad de «filtrar» rápidamente el ruido mental, permite que la memoria de trabajo busque y encuentre la información necesaria de manera más rápida y eficiente, dice el Dr. Daniel Amen, renombrado experto del cerebro, psiquiatra certificado, médico y autor de Time for Bed Sleepyhead.

4. Reproducir música clásica de fondo

Los sonidos suaves y pacíficos de obras clásicas de la talla de Mozart y Beethoven han sido promocionados durante mucho tiempo como beneficiosos para el cerebro y la productividad en general. El estudio más famoso tiene que ver con el llamado efecto Mozart, según el cual escuchar música clásica puede mejorar el razonamiento espacio-temporal de una persona, o su capacidad de pensar a largo plazo y de forma abstracta. Otro estudio de la Universidad de Illinois encontró que escuchar música en todo tipo de trabajos y profesiones aumentaba la producción laboral en un 6 por ciento. «Escuchar música clásica mientras se viste por la mañana o hace ejercicio es un doble golpe de circuitos neuronales que ha sido demostrado por los investigadores que mejora significativamente la fluidez verbal, el funcionamiento cognitivo y la concentración y el enfoque general«, dice Dian Griesel, empresario relacionado con la salud, reconocido desde hace mucho tiempo.




5. Juega un juego rápido basado en la lógica

Los aprendices de por vida están definitivamente en algo, ya que la educación continua -no sólo el ir a clases- promueve la salud cerebral y crea nuevas conexiones neuronales. «Incluso el solo hecho de hacer un crucigrama o hacer pruebas por Internet que desafíen tu mente, puede ayudar a construir reservas cognitivas«, dice el Dr. Wolkin. La mayor explosión para el cerebro son las tareas que no sólo son desafiantes, sino que son variadas y novedosas: pensar en sudokus, o en juegos o aplicaciones relacionadas con la memoria. «Es importante mantener las actividades que estimulan el cerebro en constante cambio con una complejidad creciente, así como las actividades de entrenamiento cruzado que utilizan diferentes partes del cerebro«, dice Kristin M. Mascotti, médico del Hospital Infantil y de la Mujer Miller, en Long Beach, California. «La consistencia es clave, y muchas de estas técnicas se pueden hacer en pocos minutos cada día con diferentes habilidades probadas en diferentes días.»

6. Haz una lista de gratitud

Cuando atraes tu atención a las cosas en tu vida por las que estás agradecido, tu cerebro realmente funciona mejor. Raro, ¿verdad? «Los estudios de imágenes del cerebro muestran que los patrones de pensamiento negativos cambian el cerebro de una manera negativa, pero que por el contrario, practicar la gratitud literalmente ayuda a tener un cerebro por el que estar agradecido«, dice el Dr. Amen. Cada día, escribe cinco cosas por las que estás agradecido, ya sea por tu perro, tu trabajo, el hecho de que una construcción cerca tu casa haya cesado finalmente, etc. Una investigación de la Universidad de Pensilvania encontró que cuando las personas hacían este ejercicio, notaron una diferencia positiva significativa en su nivel de felicidad en sólo tres semanas. Otros investigadores han encontrado que las personas que expresan gratitud de manera regular son más saludables, más optimistas, progresan más hacia sus metas, tienen una mayor sensación de bienestar y son más útiles para los demás. ¡Eso sí que es un incentivo!

7. Descansa bien por la noche

Suena obvio, pero una encuesta de Gallup de EE. UU. encontró que un sorprendente 40 por ciento de los estadounidenses duermen menos de las siete horas recomendadas por la National Sleep Foundation. «En innumerables estudios se ha comprobado que el sueño ayuda a nuestra capacidad de recordar, lo cual afecta directamente nuestra capacidad de controlar tanto nuestro comportamiento como nuestro aprendizaje«, dijo el Dr. Griesel. «El déficit de sueño resulta en un rendimiento comparable al de la intoxicación.» La mejor manera de preparar tu cuerpo para el desempeño laboral del día siguiente es seguir un horario de sueño que no cambie mucho los fines de semana y practicar un ritual relajante a la hora de acostarse, como leer un libro o ver las noticias antes de acostarse. Asegúrate también de que tu habitación esté oscura y fresca a una temperatura ideal de alrededor de 18 grados.




Fotografía: Pexels

¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!