11 cosas que suceden cuando eres sabio más allá de tus años

11 cosas que suceden cuando eres sabio más allá de tus años

Aquellos que son sabios más allá de sus años son un poco enigmáticos. Son jóvenes, pero tienen la sabiduría de alguien con un alma vieja. Ellos ven cosas que otros normalmente no verían.




La vida puede tener un nuevo significado para las personas que son sabias más allá de sus años:

1. Eres muy observador.

Tus habilidades de observación están al nivel de los ninjas, pero las mantienes en secreto porque no quieres asustar a nadie. Es por eso que tus amigos a menudo se refieren a ti como la mamá del grupo de amigos.

No pierdes de vista a tus amigos cuando sales para saber cuándo alguno ha bebido demasiado. Normalmente es cuando quiere empezar una pelea con alguien del grupo.

2. Analizas con profundidad las cosas.




Siempre estás sobre-analizando las cosas, a veces demasiado profundamente. No estás satisfecho sólo con la superficie porque hay mucho más que eso.

3. Cuestionas lo que otros aceptan ciegamente.

Siempre cuestionas las opiniones populares que la mayoría de la gente tiende a seguir sin pensarlo dos veces. Es por eso que siempre haces de abogado del diablo durante una discusión. Normalmente enfocas las cosas desde diferentes ángulos antes de dar tu opinión.

4. Eres super reflexivo.

Pasas mucho tiempo reflexionando sobre cómo eras en el pasado, quién eres en el presente y cómo cambiarás en el futuro. Los recuerdos y la nostalgia llegan a tu presente de una forma tan espesa que te sorprende. A menudo te preguntas si llegarás a ser quien siempre has querido ser.




5. Llegas al punto de incomodar a la gente.

Has experimentado en más de una ocasión que la gente te odia en el momento en que te conocen porque, por alguna razón, tu presencia hace que los demás se sientan incómodos. Puede ser por tus inquetantes comentarios pasivos-agresivos.

6. Te gusta probar cosas nuevas.

Conocer nuevos pasatiempos o lugares es una manera de desafiarte a ti mismo y de ampliar tus horizontes. No es tiempo perdido el aprender a hacer una salsa, escribir ficción especulativa realmente extraña, o ir a un país que no se puede pronunciar.

7. Eres peor que tu abuelo cuando se trata de Redes Sociales.

No tienes idea de cómo son tus amigos o incluso tus padres porque es mentalmente agotador estar al día con todos los selfies, las discusiones de las secciones de comentarios y los estados filosóficos.

8. Cuestionas cualquier cosa y todo.

Es prácticamente el mantra de tu vida. Siempre quieres tener en cuenta las cosas antes de seguir con ellas o de lo contrario te dejará un mal sabor de boca. No confías completamente en las noticias porque sabes que a la gente le gusta manipular la verdad y tu confianza en la gente no se basa en su moral sino en sus acciones.

9. Te encanta las conversaciones intelectuales.

No hay nada como sentarse con tu mejor amigo y hablar de la vida a un nivel real. Tener una conversación intelectual estimula tu mente mucho más que el café.

10. A veces te resulta difícil socializar.

Porque la mayoría de la gente no puede manejar las conversaciones intelectuales. Cada vez que tratas de conversar con alguien, la conversación tiende a decaer porque no puede llegar a un punto tan profundo como te gustaría. Es por eso que también eres un poco solitario.

11. Te fascina la historia.

No te avergüenzas de la generación en la que estás, pero te gusta explorar generaciones anteriores porque la historia tiene esa nostalgia que puede ser adictiva para ti. Desde fotos, pasando por ropa y programas de televisión, te fascina cómo eran las cosas en ese entonces y cómo han cambiado a lo largo de los años.


¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!