Señales de que no está enamorado de ti y de que no eres nada serio para él

Señales de que no está enamorado de ti y de que no eres nada serio para él

No hay vergüenza en querer amor, especialmente cuando estás convencido de que ya lo tienes. Algunos de nosotros pasamos tanto tiempo dedicándonos a la búsqueda del romance, que cuando la más mínima pizca de él aparece en alguna parte, esperamos lo mejor. Lo construimos. Pero no todas las relaciones son una historia de amor perfecta.




A veces, estamos demasiado atrapados por el momento para darnos cuenta de las claras señales de que algo anda mal. Nos convertimos en optimistas enamorados. Eventualmente, sin embargo, la realidad te recordará que estás siendo engañado, así que es saludable estar consciente.

Sigue leyendo para encontrar las señales de que él (o ella) no está enamorado, y de que no eres nada serio.

Nunca se abre emocionalmente. Si imaginas que no se está abriendo, entonces es probable que sea así. Cuando no estás interesado en alguien, normalmente no te molestas en expresarte, principalmente porque no te has involucrado emocionalmente en él. No le interesa tu opinión.

Te das cuenta de que nunca ha dejado de salir con alguien. Si ambos os habéis abierto sobre vuestras relaciones anteriores, es posible que hays notado un patrón. Tratas de averiguar cuándo ha tenido tiempo para ti, y te das cuenta de que nunca ha sido así desde el principio. Sólo le gusta la atención. No es a ti, específicamente, a quien necesita.

Es un oponente total de las muestras de afecto en público. Si no está dispuesto a mostrar afecto en público, entonces hay algo mal. Claro, besarse delante de la gente es un poco raro, pero él ni siquiera puede aceptar que vayáis de la man, ni darse un ligero beso en los labios.




Se mantiene en contacto con sus ex. Esto es una bandera roja. Si ya superó a sus ex, ¿por qué mantiene conversaciones constantes? Obviamente, no está completamente dedicado a ti, porque si lo estuviera, nunca te faltaría al respeto manteniendo sus viejas llamas en segundo plano.

A veces te sientes como un extraño a su alrededor. No hay nada peor que estar en una relación donde sientes un nudo en la boca del estómago. Algo está mal. No se puede poner el dedo en la llaga, pero cuando los dos estáis juntos, parecéis extraños. Esto sucede de vez en cuando, y no dice nada positivo, eso es seguro.

Sólo te conoce a nivel superficial. Te gusta pensar que os conocéis muy bien, pero a decir verdad, no es así. Si le preguntaras sobre el tipo de información que la mayoría de las parejas saben el uno del otro, fallaría. Él te conoce, pero no conoce a tu verdadero yo – el yo que existe bajo la superficie.

Siempre se aleja de las discusiones. Las parejas discuten, y eso está bien. Pero con él, las discusiones son más una molestia que cualquier otra cosa. Siempre que suceden, es como si no pudiera ser molestado. Si vas a empezar una, él comienza a alejarse.

Parece que nunca le importa adónde va la relación. Cuando tratas de hablar del futuro, él está lejos de estar comprometido. Es como si no le importara. Parece perfectamente cómodo manteniendo su atención en el presente, y casi se puede tener una sensación de vacilación si se menciona algo sobre el futuro.




Nunca parece preocupado por ti. Las parejas están ahí para el otro. Esto ni siquiera es un requisito; es simplemente lo que viene naturalmente. Cuando te preocupas por alguien, muestras preocupación. Pero no lo hace. Parece que en realidad nunca ha dirigido su enfoque emocional hacia ti.

Pasa más tiempo con amigos que contigo. El tiempo de amistad es totalmente saludable en una relación. Un poco de distancia puede hacer maravillas. Pero vosotros dos casi nunca salís, y eso es porque siempre está con amigos. Si él no te quiere, está bien. Podéis romper. Pero él nunca hace ninguna mención de eso.

Nunca parece advertir el momento. Cuando a la gente no le importa lo que está haciendo con alguien, lo más probable es que no le importe ese alguien en particular. Este es tu caso. No parece advertirlo porque su mente está en otras cosas; cosas que requieren su atención mucho más que tú.

Nunca has conocido a su familia. Si estuviera emocionado por estar contigo, estaría emocionado por presumir de ti. Pero si eso no está sucediendo, entonces es una razón justificada para preguntarse. Tú y su familia no necesitáis que os conozcáis, porque según él eso no sirve a ningún propósito genuino.

Sólo tienes un mal presentimiento general. A veces, especialmente cuando no puedes poner el dedo en algo, es mejor seguir tu instinto. Si algo se siente mal, puede estar mal. Si parece que no le importa, entonces puede que en realidad no le importe.

Fotografía: Luca

¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!