8 señales definitivas de que tu relación está hecha para durar

8 señales definitivas de que tu relación está hecha para durar

Si bien es cierto que cada pareja es diferente, es decir, que experimenta diferentes cambios, problemas y pruebas en sus relaciones, también es cierto que todas las relaciones saludables, fuertes, felices y duraderas comparten las mismas características.




La cuestión es que, independientemente del tiempo que tú y tu pareja hayáis estado juntos y de la cantidad de desafíos, tentaciones y problemas que hayáis superado en vuestra relación, seguirás sin estar seguro sobre el futuro de vuestra relación. Y esta sensación de incertidumbre aumentará aún más cuando veas a otras parejas comprometerse o casarse y decidir pasar el resto de sus vidas juntas.

Entonces, ¿cómo sabes que tu relación está hecha para durar?

Bueno, si las siguientes 8 cosas te suenan familiares, puedes tomar esto como una señal segura de que tú y tu pareja tenéis lo que se necesita para permanecer juntos para siempre.

Aquí están las señales:

1. Podéis comunicaros abiertamente entre vosotros.

¿Te sientes cómodo para hablar con tu pareja sobre cualquier cosa sin temer que pueda juzgarte, te critique o te desprecie? Bueno, si es así, es decir, si te sientes libre de hablar con tu pareja sobre tus dudas, preocupaciones y problemas, y si ellos escuchan pacientemente tus problemas y muestran que tus opiniones e ideas les importan, entonces puedes considerar esto como una señal de que finalmente has encontrado a tu persona para siempre.




Siéntete libre de hablar de cualquier cosa, especialmente de los problemas que tengas en tu relación, te ayudará a encontrar maneras de superar cualquier problema que aparezca en tu relación.

2. No sólo sois amantes, sino también los mejores amigos.

Es innegable que la pasión, la intimidad física y la emoción son importantes, pero toda relación sana, profunda, feliz y comprometida requiere que ambas partes se vean y traten como verdaderos amigos. ¿Por qué?

Porque un amigo real y leal siempre está ahí para ti cuando lo necesitas. Se quedan contigo en las buenas y en las malas. Te aceptan por lo que eres. Te aman desinteresadamente, de todo corazón e incondicionalmente.

3. Hace tu vida más fácil y mejor.

¿Te sientes cómodo en tu propia piel cuando estás cerca de ellos? ¿Tu pareja te hace sentir contento, en paz y satisfecho cuando estás en su presencia? ¿Te sientes seguro y protegido porque tienes a tu pareja en tu vida?

¿Te has dado cuenta de que no tienes dudas ni miedo de enfrentarte a los retos de la vida y superar cualquier problema o dolor que la vida te pueda deparar desde que tu pareja entró en tu vida? Bueno, si contestaste todas las preguntas con un sí, puedes tomar esto como una señal de que has encontrado a ‘el elegido’.




4. Estáis de acuerdo en las cosas importantes.

Por supuesto, que tú y tu pareja tendréis opiniones, ideas y perspectivas diferentes sobre la vida en general y, por lo tanto, a menudo no estaréis de acuerdo entre vosotros. Pero, cuando se trata de las cosas importantes en una relación, como la fidelidad y la confianza, es esencial que ambos compartan los mismos valores y principios.

Por ejemplo, si a tu pareja le gusta «explorar otras opciones» fuera de tu relación, y eres alguien que valora la fidelidad sexual, entonces tu relación nunca funcionará.

5. Tienes tu propia vida.

Lo que queremos decir con «tu propia vida» no es que tú y tu pareja guardéis secretos entre vosotros o que paséis una cantidad considerable de tiempo separados. Más bien, tener tu propia vida significa que ambos os sentís libres de perseguir vuestras propias metas y sueños, hacer las cosas que os hacen felices y pasar tiempo con vuestros amigos y familiares.

Significa que vosotros dos tenéis opiniones, intereses, gustos, disgustos y pasiones diferentes, pero no os juzgáis el uno al otro por eso. En su lugar, ambos entendéis y respetáis las opiniones e intereses de los demás y os apoyáis mutuamente para perseguir vuestras metas y sueños. Significa que no has renunciado a la vida que tenías antes de empezar a salir con tu pareja.

6. No escondéis los problemas bajo la alfombra.

No dejas que tus problemas de relación se acumulen ignorándolos o echando la culpa al otro. En su lugar, os sentís libres de quejaros por los errores y el mal comportamiento del otro y de discutir abiertamente los problemas de vuestra relación o lo que sea que os esté molestando. Lo más importante es que estáis dispuestos a buscar juntos una solución a vuestros problemas. Simplemente estás dispuesto a hacer todo para salvar tu relación.

7. Puedes hablar libre y abiertamente de tus fantasías sexuales.

Si te sientes demasiado incómoda o tímida para decirle a tu pareja lo que quieres y lo que no quieres en la cama, significa que hay algo malo en tu relación, y empeorará aún más si sigues sintiéndote así.

Pero, si tu pareja te hace sentir cómodo compartiendo tus fantasías salvajes y deseos eróticos con ella, entonces esto es una señal de que vosotros dos disfrutáis de una relación sana, estable y cercana.

8. Estáis dispuestos a perdonaros el uno al otro.

Todos cometemos errores y todos merecemos una segunda oportunidad. Por lo tanto, cuando tu pareja comete un error o te dice algo hiriente cuando discutes, necesitas ser capaz y estar dispuesto a perdonarlos y seguir adelante.

Guardar rencores contra tu pareja, ignorarla y sentir resentimiento no te hará ningún bien ni a ti ni a tu pareja.

Fotografía: Joanna Nix

¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!