Ser ‘Fuerte’. ¿Es un regalo o una maldición?

Ser 'Fuerte'. ¿Es un regalo o una maldición?

Piensa en alguien a quien admiras, y apuesto a que la «fortaleza» es una de sus características. La fortaleza mental, física o emocional tiene ventajas obvias y está asociada con el liderazgo, la resistencia, la productividad y muchos otros rasgos positivos. También sabemos que podemos depender de personas fuertes cuando necesitamos su apoyo.




Con estos poderosos beneficios, es fácil pasar por alto que la fuerza también tiene un lado de sombra menos reconocido.

Hace años traté a un hombre de mediana edad en psicoterapia que sentía el peso del mundo sobre sus hombros. Había estado llevando a otros desde su adolescencia, y seguía siendo la piedra angular de su familia, ya que todos esperaban de él apoyo financiero y emocional. Y estaba agotado. Nadie parecía verlo como un verdadero ser humano con necesidades y debilidades, ni se preguntaban cómo le iba. Todos asumieron que estaba bien, pero sentía que se estaba ahogando.

Aunque puede que no sea intuitivo pensar en la «maldición de ser fuerte», considera estas desventajas potenciales.

  • No reconoces tus necesidades. Tener necesidades es a menudo considerado como una debilidad, ya sea que las necesidades sean emocionales, físicas, mentales, o simplemente necesitar a otras personas. Sin embargo, nuestra fuerza en realidad proviene de reconocer nuestras necesidades y de cuidarlas. Piensa en los atletas fuertes que conoces: su fuerza viene no sólo de sus entrenamientos duros sino de su recuperación, incluyendo el sueño y la nutrición.
  • Eres demasiado duro contigo mismo. Cuando no ves tus propias necesidades, es probable que sea demasiado duro contigo mismo. Es posible que no estés dispuesto a relajarte cuando estás exhausto, o a llorar cuando lo necesites. O tal vez te regañas mentalmente por no ser perfectamente fuerte. Eventualmente podrías venirte abajo, sufriendo agotamiento emocional, físico y mental. Nadie puede ser fuerte todo el tiempo.
  • Otros no reconocen tus necesidades. Si tienes el hábito de ser soldado sin importar las dificultades, los demás llegarán a esperar eso de ti. Y aunque su confianza en ti puede hacerte sentir bien, puede cegarles en los momentos en que no te sientes tan fuerte. Es posible que no se den cuenta de que tienes menos energía de lo normal, o que sólo necesita un descanso. No importa cuán fuerte seas, las personas que se preocupan por ti necesitan saber que necesitas su apoyo tanto como ellos necesitan el suyo.
  • Atraes a la gente necesitada. La fuerza es atractiva, y si la tuya es evidente, la gente se sentirá atraída hacia ti. Eso puede ser algo muy bueno, especialmente si atraes a personas que son igualmente fuertes. Pero a veces la gente se aprovecha de tu fuerza, permitiendo que sea un sustituto de la suya propia. Como resultado, tendrás que ser doblemente fuerte, para ti y para ellos.

Si te consideras una persona fuerte, ten en cuenta que eres tan humano como cualquier otra persona, y recuerda que debes cuidarte a ti mismo. Y si tienes una persona especialmente fuerte en tu vida, hazles saber que los aprecias y busca oportunidades para apoyarlos en todo lo que puedas.

Artículo original por Seth J. Gillihan. Psicólogo y profesor clínico asistente de psicología en el Departamento de Psiquiatría de la Universidad de Pennsylvania.




Fotografía: Jose A.Thompson
Fuente: WebMD

¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!