14 Signos de que eres una persona emocionalmente inteligente

14 Signos de que eres una persona emocionalmente inteligente

La inteligencia emocional es una de las habilidades esenciales en la vida que es increíblemente importante para el éxito personal y profesional, pero que a menudo se pasa por alto y no se discute.




En su nuevo libro “Promote Yourself: The New Rules for Career Success“, el autor Dan Schawbel habla sobre la inteligencia emocional y por qué es tan importante para prosperar en la vida. Es probablemente uno de los mejores libros que he leído esta primavera y me hizo pensar en lo que significa para mí la inteligencia emocional y cómo veo esto reflejado en la vida cotidiana. ¿Eres una persona emocionalmente inteligente? Aquí están las claves para saberlo.

1. Te esfuerzas constantemente por entender la condición humana.

Notas todo: la forma en que alguien duda antes de hablar, la forma en que sus ojos se iluminan cuando ven a alguien que aman. A menudo te das cuenta de todas las cosas que otras personas parecen extrañar y buscas comprender la lógica y la motivación detrás de cómo se comportan las personas. Quieres entender la condición humana desde todos los ángulos porque te ayuda a tener una visión y perspectiva de tu propia vida.

2. Eres intrínsecamente curioso sobre la forma en que viven otras personas.

Te encanta hablar con personas de diferentes culturas y orígenes porque te encanta aprender sobre cómo viven los demás y lo que les motiva. Disfrutas de interacciones aparentemente aleatorias con extraños porque ahí es donde a menudo puedes aprender más sobre otras personas.

3. Eres consciente de tus defectos y fortalezas.

Conoces las cosas sobre ti mismo que te hacen no ser una persona ideal y también eres consciente de las cosas que te hacen realmente grande. Sabes que tienes el mal hábito de postergar los proyectos hasta el último minuto o tal vez sabes que puedes ser un mal comunicador a veces, pero debido a que eres consciente de estas cosas, tratas activamente de trabajar en ellas cuando surgen. También sabes lo que te hace sobresalir en la vida y siempre estás buscando maneras de mejorar esos rasgos.

4. Pones énfasis en vivir el momento más que en el pasado o en el futuro.

No crees que vivir en el pasado o esperar el futuro tenga ningún valor aquí, en el presente. Preferirías experimentar lo que está sucediendo en la actualidad tan profunda y plenamente como puedas en lugar de revivir los recuerdos de ayer o las historias de promesas para mañana. Has aceptado tu pasado por lo que es y sabes que ya no puedes volver atrás, así como entiendes que tu futuro es simplemente un sueño en el que te gusta vivir para darte esperanza pero que aún no has experimentado.




5. Tratas activamente de entender tus estados de ánimo y cambiarlos cuando se ponen malos.

Cuando uno se enfada, se pone triste o celoso por algo, tiene conciencia de ello. Experimentas tus emociones a medida que suceden con la perspectiva de tratar de entender por qué exactamente te sientes de esta manera. Entiendes que las emociones son la manera en que tu cuerpo procesa tus pensamientos y debido a esto, intentas alterar tus pensamientos antes de que se salgan del control emocional.

6. Te enfrentas a la gente a medida que surgen los problemas en lugar de dejar que se infecten por dentro.

Cuando surge un problema entre tú y otra persona, prefieeres lidiar con él de inmediato en lugar de no decir nada en absoluto y dejar que se creen problemas residuales entre tú y la otra persona.

7. Tus motivaciones vienen de dentro de ti mismo, no de influencias externas.

Vives para ti mismo y para las motivaciones internas. Escuchas lo que la gente dice – tus compañeros, amigos, padres – pero en última instancia, vas a buscar una vida y logros basados en lo que te impulsa en lo más profundo de ti mismo.

8. Siempre estás trabajando en el desarrollo personal.

Te sientes inquieto cuando la vida se estanca, por lo que cuando te encuentras en una calma empiezas a pensar en cómo salir de ella. Comienzas a considerar tus intereses, trabajo, amigos, relaciones y cómo podrías hacer las cosas de manera diferente para mejorar estas áreas.

9. Realmente disfrutas escuchando a otras personas y ayudándoles con sus problemas.

Tienes la habilidad de hacer que otras personas se sientan calmadas y valoradas en tu presencia. Cuando están a tu alrededor, sienten que pueden decir cualquier cosa y que no vas a juzgarlos por lo que han hecho, sino que en realidad los escucharás y les darás una retroalimentación constructiva. Realmente disfrutas conectándote con la gente, ya sean tus amigos o tu familia, o gente al azar que te habla, y escuchar lo que está pasando en su vida.




10. Tienes una naturaleza empática para todos.

Cuando la gente te habla de las luchas que están experimentando actualmente, a menudo puedes sentir y entender su dolor, incluso si es algo que no has experimentado personalmente. Puedes imaginarte cómo debe ser para ellos y cómo este obstáculo está afectando el resto de su vida.

11. Eres una especie de camaleón social.

Cambias tu comportamiento basado en con quién estás. Esto no significa que no seas genuino en tu personalidad, sino que eres consciente de los estados de ánimo de otras personas y tratas de igualar su nivel de energía para estar en la misma longitud de onda.

12. Escuchas tu intuición y dejas que te guíe a la hora de tomar decisiones difíciles.

Tan pronto como recibes ese sutil golpe de tu intuición diciéndote que algo no está bien, sabes que deberías escuchar lo que tu cuerpo te está diciendo y mirar un poco más profundamente en la situación antes de seguir adelante.

13. No tienes ningún problema en decir “no, gracias” si lo necesitas.

Por mucho que entiendas los deseos de los demás y quieras ayudarlos, también entiendes lo que es mejor para ti y para tu situación. No tienes miedo de los sentimientos de los demás y les dices que no cuando tienes que hacerlo.

14. Puedes leer bien a la gente.

Tienes un sentido inherente sobre las personas y entiendes lo que quieren o lo que están pensando sin que tengan que decir nada directamente sobre ello. A través de las señales sociales y los comportamientos uno se da cuenta de las cosas y sabe cuándo alguien le está diciendo algo, incluso cuando no dice nada en absoluto.

Artículo original de Koty Neelis.

Fotografía: Justin Veenema

¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!