6 Signos de personas con integridad

6 Signos de personas con integridad

«Sabiduría es saber el camino correcto a tomar… Integridad es tomarlo.»

Muy a menudo oímos: «debes tener integridad…, esta persona es íntegra, sigue su ejemplo….o su integridad está corrompida, no seas como él«.




Pero, ¿qué es realmente la «integridad«, quiénes son las personas que tienen integridad, por qué la integridad es tan importante y cómo puede estar mal o corrompida?

Como se ha dicho anteriormente, con esa hermosa cita, y según el diccionario: «la integridad es la cualidad de ser honesto y tener principios morales fuertes… es una manera moral y justa de tratar una situación o un problema«.

Por lo tanto, tener «integridad» significa que alguien actúa de acuerdo con los valores, creencias y principios que afirma tener.

Hay muchos ejemplos de cómo actúa una persona con integridad, y aquí están algunos de ellos que muestran el contraste entre lo que una persona con integridad hará y lo que no.

1. Los padres piden disculpas a sus hijos

Este es uno de los actos de amabilidad e integridad más raros que se hacen hoy en día. Por definición, casi todos los padres piensan que son más inteligentes que sus hijos y reclaman el derecho a tener siempre la razón, sólo porque los dieron a luz.




Pero olvidan que el niño no es una propiedad y también tienen sentimientos y una memoria muy larga, especialmente cuando reaccionan con muchas emociones. Así que a veces el padre debe olvidarse de la etiqueta «padre» y tratar de actuar como un ser humano en su lugar.

Cuando uno se equivoca, se equivoca, ¡sin excepciones! Cuando hacemos algo que hiere, es negativo y rompe el bienestar de otra persona, debemos disculparnos sinceramente con ella, ya sea un niño, un animal o una planta. Si quieres estar en paz y dormir bien, discúlpate cuando sea culpa tuya.

2. Los jefes reconocen los logros de sus empleados

No importa qué tipo de posición tengamos, siempre debemos actuar con amabilidad y apoyo hacia todos aquellos que aún no han alcanzado nuestro nivel de competencia.

La mayoría de los jefes en el mundo competitivo de hoy son despiadados, narcisistas y tan egocéntricos que ni siquiera merecen ser llamados «seres humanos». Pero por suerte hay algunas excepciones muy buenas.

El jefe no debe olvidar que una vez él también fue un simple trabajador, un empleado, pero que poseía un talento extraordinario que fue notado por su propio jefe y lo llevó al puesto que tiene ahora.




Así que, tal vez haya también alguien con un gran talento, o en el otro extremo, alguien con mayor vanidad que la tuya, y que un día ocupará tu lugar. Recuerda: nadie es irremplazable, así que empieza a respetar a los que trabajan para ti, respeta a todos los seres humanos, porque si los trabajadores son felices, también lo es el jefe.

3. Parejas que nunca discuten de manera negativa

Ahora te preguntarás cómo es posible, pero lo es. Uno puede discutir y confrontarse y dar una fuerte retroalimentación, de tal manera que las cosas dichas no tengan ningún impacto negativo en el otro.

Cuando discutimos no es necesario herir los sentimientos de la otra persona sólo porque los nuestros están heridos. Ser lastimados significa que hemos dejado que la otra persona nos traiga lo peor a nosotros, y en realidad es nuestra culpa que nos hayamos vuelto tan negativos.

En tal momento, recuerda encontrar la fuente de la discusión, para no verte envuelto en una disputa que sólo es el resultado de un asunto más profundo no reconocido. Trata primero de entenderte, y si esto no es posible, simplemente vete, nunca te quedes a resolver una discusión sin sentido por el simple hecho de discutir.

4. Figuras públicas, gente importante que se disculpan por estar equivocados

Muy a menudo, cuando alguien gana poco más importancia en la vida pública, de repente tienen «amnesia». Es el caso cuando estas «personas importantes» olvidan quiénes eran y de dónde venían.

De repente no recuerdan a ninguna de las personas que les han ayudado a lo largo del camino, y empiezan a descuidar a los que se preocuparon lo suficiente como para ayudarles a llegar a donde están ahora. Pero uno nunca debe olvidar a los que lo ayudaron a subir, los necesitará en su camino hacia abajo.

5. Darle a alguien la oportunidad de explicarse

Esta es una cualidad muy importante que uno debería tener, porque casi todas las guerras, todos los enfrentamientos han ocurrido debido a grandes malentendidos.

La gente tiende a ser muy precipitada, impaciente y «omnisciente» cuando se trata de dejar que alguien hable por sí mismo. Si uno es lo suficientemente paciente y le da al otro tiempo y oportunidad de explicarse por qué ha cometido tal acto, o por qué ha dicho esas palabras, el mundo nunca verá otra guerra.

Todo este dolor y sufrimiento que experimentamos es porque nos ponemos a nosotros mismos en el papel de «juez y jurado». Pero recuerda que así como tú juzgas, así serás juzgado.

6. Altruismo

Afortunadamente hay más y más personas que abren sus corazones para el servicio a los demás, lo cual es lo opuesto al servicio a uno mismo. Esto significa que uno dirige todas sus acciones y pensamientos hacia el más alto bien para la humanidad y para todos los seres vivos y es una hermosa forma de vivir.

Ejemplos de tal desinterés son muchas acciones desinteresadas que podemos hacer en nuestra vida ordinaria, no sólo verlas en las películas: ayudar a uno con su equipaje en una estación de tren, cuidar los libros pesados de otra persona en la escuela o simplemente compartir tu almuerzo o tus pertenencias con alguien menos afortunado que tú.

Fotografía: Janko Ferlič

¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!