7 Señales de agotamiento (y cómo arreglarlo)

7 Señales de agotamiento (y cómo arreglarlo)

«El agotamiento ocurre cuando tu cuerpo y tu mente ya no pueden seguir el ritmo de las tareas que les exiges. No intentes forzarte a hacer lo imposible.»
Del Suggs




Todos lidiamos con un poco de estrés de vez en cuando. Pero algunas personas lidian con más estrés que otras, o con períodos de estrés prolongado. Cuando tu cuerpo está sometido a largos períodos de estrés, puede causar algo llamado «agotamiento».

Cuando experimentas agotamiento, todo tu proceso de pensamiento cambia. El agotamiento puede persistir incluso después de que se resuelva el estrés inmediato. Es posible que todavía te sientas te sientas desesperanzado y como si nada fuera fácil. Ser capaz de reconocer las señales de agotamiento hará que sean más fáciles de evitar, y te pondrá de nuevo en el camino hacia un estado mental más saludable.

7 SEÑALES DE QUE ESTÁS EXPERIMENTANDO UN AGOTAMIENTO

1. NADA PARECE POSIBLE PARA TI

Cuando estás experimentando agotamiento, puedes comenzar a sentirte como un verdadero pesimista. Tienes problemas para ver el lado positivo de una situación, o incluso para creer que puede haber un resquicio de esperanza. Cuando esto sucede, puedes incluso empezar a decir y hacer cosas que normalmente no harías. Estás emocionalmente exhausto e incluso las cosas que alguna vez querías y te gustaban no te están trayendo ninguna positividad.

2. TIENES GANAS DE HUIR

Cuando el agotamiento llega a ser demasiado, puede ser tentador dejar todo en tu vida y desaparecer a una cabaña en el bosque donde nadie pueda encontrarte. Cuando el estrés prolongado y el agotamiento son inminentes, tus instintos de lucha o huida están destinados a hacer efecto, y te sentirás tentado a desaparecer de lo que sea que te esté causando una cantidad significativa y prolongada de estrés.

3. PARECE QUE NO PUEDES HACER NADA BIEN

El agotamiento puede hacer que tu motivación y rendimiento disminuyan. La calidad de tu trabajo puede parecer descuidada, y puede parecer como si no te importara hacerlo bien. Tu motivación está completamente agotada y te cuesta recordar los plazos o planes que has hecho con tus amigos y familiares. Todo tu funcionamiento cognitivo no está funcionando como se supone que debe hacerlo.




4. ESTÁS AGOTADO

Incluso si has dormido las 8 a 10 horas recomendadas, no puedes evitarlo y sólo quieres volver a la cama. Ninguna cantidad de sueño será suficiente. Te sientes exhausto desde el momento en que te despiertas, hasta el momento en que te vuelves a dormir. Ni siquiera tomar una siesta al mediodía parece funcionar. Se siente como si nunca estuvieras durmiendo lo suficiente, y puede que hayas olvidado lo que se siente al estar bien descansado.

5. ESTÁS ENFERMANDO MÁS A MENUDO

No es ningún secreto que el estrés puede darle al sistema inmunológico una pequeña sacudida. Cuando estás en medio de un agotamiento, el sistema inmunológico de tu cuerpo ha sido suprimido por la cantidad de estrés que estás sintiendo. Esto significa que es más probable que contraigas un resfriado, tengas dolores de cabeza e incluso problemas digestivos.

6. NO TIENES CONFIANZA

Las cosas en las que una vez destacaste son más difíciles de lo habitual y no confías en tus propias habilidades. El agotamiento puede hacer que sea difícil confiar en tus propias percepciones, y cuando eso sucede, tu confianza comienza a disminuir. Toda la negatividad que se ha estado acumulando en tu cabeza comenzará a jugarte una mala pasada, e incluso puedes escuchar una pequeña voz en tu cabeza diciéndote que no eres lo suficientemente bueno.

7. SÓLO ESTÁS TRATANDO DE SOBREVIVIR

La mayor señal de agotamiento es cuando ya no estás disfrutando activamente de la vida. Empiezas a sentir que estás tratando de llegar de un momento a otro. Ya no estás activamente comprometido con tu trabajo, y no puedes dejar de fantasear con dejar de fumar, tal vez para que puedas quedarte en la cama todo el día con lo exhausto que siempre te sientes.

Si estás experimentando un agotamiento, puedes sentirte un poco desesperado. Afortunadamente, no todo está perdido. Si bien un agotamiento puede sentirse interminable y como si nada fuera a mejorar, eso es sólo el estrés y la negatividad hablando. Si bien puede ser difícil recuperarse de un agotamiento, se puede hacer, incluso cuando tu motivación para hacerlo la sientes baja.




Ser capaz de hacer que tu mente y tu cuerpo trabajen juntos para curarte del estrés que has estado experimentando puede ser increíblemente desalentador, pero puedes hacerlo. Hay varias maneras de detener el agotamiento en su camino.

4 MANERAS DE ARREGLAR CON ÉXITO EL AGOTAMIENETO

1. CONÉCTATE CON TU SISTEMA DE APOYO

Los amigos y la familia siempre van a estar ahí para ti en el momento que lo necesite.s Tomarse el tiempo para simplemente conectarse con ellos y relajarse puede reducir enormemente tus niveles de estrés. Cuando eres capaz de cumplir con los plazos de entrega y el estrés en el trabajo, incluso si es sólo por unas pocas horas, tu cerebro tendrá tiempo para descansar y prepararse para asumir las tareas que tienes entre manos.

2. HACER ALGO QUE TE GUSTE

Todo trabajo y nada de ocio significa que te vas a quemar antes de que te des cuenta. Tomarse el tiempo para detenerse y hacer algo que te guste puede hacer que lidiar con el estrés y el trabajo sea más fácil. Ya sea que te guste leer, escuchar música o incluso hacer footing, cualquier cosa que hagas para desestresarte te hará la vida diez veces más fácil. Tratarse a sí mismo correctamente hace más difícil que se produzca un agotamiento.

3. TRATARSE BIEN A SÍ MISMO

Prepara un baño caliene, o incluso ve a un spa y hazte un masaje. El estrés puede hacer que tu cuerpo físico experimente dolor, así que asegúrate de que estás cuidando tu mente y tu cuerpo durante los momentos estresantes. El agotamiento puede revertirse fácilmente cuando te tomas el tiempo para disfrutar de una hora para ti mismo y dejar que todo tu cuerpo se relaje.

4. SALIR DE INTERNET

Con la nueva tecnología de los teléfonos inteligentes, casi siempre estás conectado a las cosas que te estresan. Apagar el teléfono y el ordenador portátil durante unas horas puede darte tiempo suficiente para relajarte y dejar de pensar en el trabajo y el estrés. Haz un horario sobre cuándo responderás a las llamadas o correos electrónicos, de modo que no dejes que el estrés del trabajo sobrecargue cada parte de tu día.

A pesar de que el agotamiento puede parecer abrumador, hay cosas simples que se pueden hacer para asegurarse de que tu mente y tu cuerpo tengan la oportunidad de ponerse al día. Cuando no te estás dando tiempo para relajarte, significa que tu cerebro no tiene tiempo para manejar el estrés que estás experimentando, especialmente si es un tipo de estrés a largo plazo.

El agotamiento puede parecer interminable, ¡pero no tiene por qué serlo! Reconocerlo en ti mismo y tomar los pasos para contrarrestar la sensación te asegurará de que tu mente y tu cuerpo se mantengan sanos, felices y rindiendo al máximo.

Fotografía: PoseMuse

¿Te ha gustado?






Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!