¿Por qué socializar agota a los introvertidos más que a los extrovertidos?

Un joven extrovertido y otro introvertido entran en un bar. (No, esto no es un chiste.) Es sábado por la noche, y el lugar está lleno. Un grupo toca en el escenario, docenas de personas hablan en voz alta entre jarras de cerveza, y todo el ambiente es ruidoso.




El extrovertido entra en escena y se excita. Ve oportunidades en todas partes: alguien atractivo y desconocido en el bar, amigos con los que puede hablar, y la oportunidad de relajarse y divertirse. Se acerca directamente a su grupo de amigos, choca sus cinco a uno de ellos y pide una cerveza.

El introvertido ve la situación de manera diferente. Se queda un momento mirando a su alrededor, captando todo. Luego, camina silenciosamente hacia su grupo de amigos y espera a que alguien lo reconozca antes de hablar. Se siente un poco abrumado, agobiándose con todo el ruido y la actividad, pero se dice a sí mismo que se relaje: Se supone que esto es divertido.

Y el introvertido se divierte, por un tiempo. Bebe una cerveza y se encuentra con un amigo que no ha visto desde la universidad. Incluso baila cuando la banda toca su canción favorita. Pero no dura mucho. Pronto, el introvertido se cansa. No sólo está cansado, sino muy cansado. Su cerebro se ha vuelto lento. Tiene problemas para decir oraciones. Todo su cuerpo se siente físicamente fatigado.

Está teniendo una resaca de introversión.

Mira al extrovertido, que está tomando fotos con un par de mujeres que aparentemente acaba de conocer. El extrovertido no muestra signos de ralentización; de hecho, parece aún más enérgico que cuando llegó.




¿Por qué los introvertidos se agotan más al socializar que los extrovertidos?

Por supuesto, este ejemplo es una generalización. No todos los extrovertidos pasan el fin de semana de fiesta, y a veces los introvertidos sí lo hacen. Todos actuamos introvertidos a veces y extrovertidos en otras; según Carl Jung, el fundador de la psicología analítica, no existe tal cosa como un introvertido o extrovertido “puro”. Todos nos “movemos” en alguna parte en una escala móvil entre ambos términos.

Y socializar es realmente agotador para todos, según un estudio reciente. Los investigadores encontraron que después de tres horas de socializar, los participantes reportaron niveles más altos de fatiga. Sorprendentemente, se encontró que estos efectos se mantenían tanto para introvertidos como para extrovertidos. Esto tiene sentido, porque socializar gasta energía: hay que hablar, escuchar y procesar lo que se dice, entre otras cosas.

Sin embargo, hay algunas diferencias muy reales entre introvertidos y extrovertidos, y estas diferencias se reducen a cómo responden a las recompensas. Las recompensas son cosas como conseguir el número de teléfono de un atractivo desconocido, ser ascendido en el trabajo, o incluso comer una comida deliciosa.

Según los expertos con los que hablé cuando escribí mi libro, The Secret Lives of Introverts, los extrovertidos tienen un sistema de recompensa de dopamina más activo que los introvertidos. La dopamina es un neurotransmisor que ayuda a controlar los centros de placer y recompensa del cerebro. Tener un sistema más activo de la recompensa de la dopamina significa que los extrovertidos consiguen más energía y excitación por la posibilidad de recompensa que los introvertidos. Así que los extrovertidos están más motivados a entablar una conversación con un extraño o pasar el rato en el bar hasta la hora del cierre.




Por supuesto, los introvertidos también se preocupan por tener relaciones, comer y salir adelante en el trabajo. Pero, en pocas palabras, los introvertidos no están tan interesados en perseguir las cosas que los extrovertidos persiguen.

Tener un sistema de recompensa de dopamina menos activo también significa que los introvertidos pueden encontrar ciertos niveles de estimulación – como el ruido y la actividad – que les castigan y les cansa. Esto explica por qué el introvertido en nuestro ejemplo de bar se divirtió un rato, pero se sintió agotado a medida que se sobreestimulaba.

¿Es malo preocuparse menos por las recompensas?

Los introvertidos no buscan recompensas en el mismo grado que los extrovertidos. ¿Esto es algo malo? No necesariamente. Todos tenemos esa amiga que se ha enfocado tanto en salir adelante que se convirtió en una adicta al trabajo, comprometiendo su salud y sus relaciones. Estas son personas que persiguen recompensas duramente.

En lugar de buscar el estatus externo, los introvertidos tienden a volverse hacia adentro. Investigan un tema simplemente por el placer de aprender algo nuevo. En cuanto al trabajo, buscan una vocación que es más que un simple cheque de pago. Desean profundidad e intimidad en las relaciones, una conexión que es mente a mente y de corazón a corazón.

Esto no quiere decir que todos los extrovertidos sean superficiales y todos los introvertidos profundos. No es blanco y negro. A veces los extrovertidos persiguen actividades tranquilas e intrínsecamente gratificantes, y a veces los introvertidos buscan estatus, dinero, popularidad y otras recompensas. Yo diría que una vida sana y exitosa para cualquiera incluye una mezcla de introversión y extroversión.

Cuando les pedí a los introvertidos que me contaran acerca de las cosas que los motivaban y energizaban, todos mencionaron actividades de bajo perfil, como ir de compras en solitario, una conversación significativa con un amigo, terminar un buen libro o expresarse a través del arte. Si no fuera por el sistema de recompensa de dopamina menos activo de los introvertidos, probablemente no se estarían enfocando en este tipo de actividades. El introvertido no busca recompensas, sino busca sentido.

¿Le ha resultado útil este artículo? Por favor difúndalo si es así…


¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!