Mantener tu cerebro ocupado todo el tiempo destruye tu creatividad, según una investigación

Mantener tu cerebro ocupado todo el tiempo destruye tu creatividad, según una investigación

La creatividad no se trata sólo del pensamiento artístico, como mucha gente piensa erróneamente. Es la capacidad de «crear» algo nuevo a partir de las cosas que ya están presentes y son conocidas. Es la capacidad de romper lo establecido y dejar que tu cerebro procese la información de una manera que te permita hacer nuevos avances, manejar tus retos diarios de una manera diferente, o expresarte de la manera más eficiente.




El pensamiento creativo es lo que hace que el mundo siga avanzando. Y parece que la forma en que nuestra sociedad ha empezado a funcionar es una forma que mata este proceso creativo en nuestros cerebros. Involucramos nuestros cerebros en el procesamiento de la información en cada momento de nuestro día, ya sea en el trabajo o mientras presumiblemente nos «relajamos».

Forzar a tu cerebro a procesar constantemente información, manteniéndolo ocupado en todo momento, es lo que las nuevas investigaciones han encontrado como el mayor enemigo de la creatividad. Y esto incluye tu tiempo libre desperdiciado en desplazarte por tus aplicaciones de redes sociales.

Como explica Emma Seppälä, directora científica de la Universidad de Stanford: «la creatividad se produce cuando la mente está desenfocada, soñando despierta o desocupada«.

La investigación realizada por psicólogos de la Universidad de California ha llegado a la conclusión de que las personas son más creativas después de permitir que sus mentes vaguen y sueñen despiertas. Incluso cuando nos enfocamos en hacer algo desafiante, se ha descubierto que permitir a tu mente deambular antes de enfocarte en la tarea es la manera óptima y más inventiva de manejarla.

Lo que consideramos como tiempo libre normalmente implica sumergirnos en nuestros teléfonos, ver películas de Netflix durante horas, y participar en cosas que suponen mucho trabajo en nuestros cerebros que tienen que procesar toda esa información.




Pero esto no es tiempo libre para el cerebro. Mientras dejas que tu cuerpo descanse, o alejas tu mente de los problemas reales de la vida, redirigir tu enfoque hacia otra cosa es algo que es una carga adicional de información para tu cerebro.

Esto significa que nunca nos relajamos de verdad, que nunca dejamos que nuestros pensamientos se alejen, y que hemos olvidado lo que se siente al soñar despiertos. Matamos conscientemente nuestra creatividad, y estamos aparentemente felices por ello.

Como dijimos antes, la creatividad tiene mucho que ver con la forma en que uno pasa por la vida. Todo lo que haces se puede hacer mejor si pones tu mente a pensar de manera más creativa y fuera de lo establecido. Entonces, ¿cómo puedes ayudar a tu cerebro a relajarse?

Emma Seppälä tiene algunas sugerencias muy buenas que no alterarán tus patrones diarios.

Da largos paseos (sin tu teléfono)

Genios creativos como J.R.R. Tolkien y Charles Dickens lo hacían. Incluso Nikola Tesla obtuvo su visión sobre la rotación de los campos magnéticos después de dar largos paseos.




Un estudio de la Universidad de Stanford encontró que las personas que daban largos paseos al aire libre obtenían mejores resultados en las pruebas de pensamiento creativo que las personas que no hacían estos paseos. Y seamos realistas: los paseos son muy relajantes y refrescantes.

Sal de tu zona de confort

La zona de confort es el enemigo del crecimiento. Nunca te imaginarás cómo todas las cosas (casi mágicamente) se conectan entre sí hasta que empieces a experimentar esa conexión. Y la mejor manera de hacerlo es dejar de centrarse tanto en lo que ya conoces y comenzar a explorar las diferentes cosas que este mundo tiene para ofrecer.

«Aprende una nueva habilidad o ve a clases. Viaja a nuevos lugares y socializa con gente fuera de su entorno«, dice Seppälä. Este enfoque respaldado por la investigación promete un pensamiento más amplio y enfoques más innovadores ante los desafíos.

Date un poco de tiempo para jugar

La diversión y los juegos no son sólo para los niños. De hecho, mantener satisfecho a tu niño interior aumentará tu felicidad y creatividad. La investigación ha encontrado que la introducción del juego en tu día contribuye a un mejor estado de ánimo y a una mayor inventiva.

Así que, únete a tus hijos en un juego, juega a buscar algo con tu perro, únete a un grupo deportivo o a un grupo de improvisación. Lo que sea que te haga sentir satisfecho y realizado, hazlo y no pienses en las consecuencias, porque no las hay. ¿Beneficios, por otro lado? Muchos.

Alternar entre enfocar y vagar/soñar despierto

Centrarse en algo al 100% nunca da los mejores resultados. Por otro lado, alternar entre enfocar y hacer algo que es menos exigente intelectualmente, permite que tu cerebro procese toda la información con la que no puedes lidiar conscientemente.

Adam Grant, profesor de gestión de la Wharton School y autor del libro Give & Take: Why Helping Others Drives Our Success (Dar y tomar: Por qué ayudar a los demás impulsa nuestro éxito), sugiere que al cambiar entre el enfoque intenso y el deambular/soñar despierto dará a tu cerebro el muy necesario tiempo de inactividad que necesita para reordenar la información en tu cabeza más fácilmente.

Así que nuestra sugerencia es que hagas una lista de tareas y que anotes o chequees cada vez que llegues a uno de estos cuatro puntos. Y, por supuesto, pasa menos tiempo con tu teléfono y más tiempo al aire libre. Dale un respiro a tu cerebro si quieres que funcione en tu beneficio.

La creatividad es lo más importante que necesitas para pasar por la vida y tener éxito. El trabajo duro viene en segundo lugar.

Fotografía: Wikimedia

¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!