Por qué duele tanto perder a un padre a cualquier edad

Me convertí en huérfano cuando tenía 52 años. A pesar de mi edad y experiencia profesional, la muerte de mi padre me cambió para siempre. La gente dice que es como perder una parte de ti mismo, pero sentí que mi ancla en mi identidad era lo que se había cortado.




Shock, entumecimiento, negación, ira, tristeza y desesperación son los sentimientos que la mayoría de las personas pasan después de la pérdida de un ser querido. Estas emociones pueden persistir en diversos grados durante muchos meses después. La mayoría de las personas experimentan estos sentimientos en etapas que ocurren sin ningún orden en particular, pero disminuyen en intensidad con el tiempo. Mi niebla personal no se disipó durante más de seis meses. No importa cuánto tiempo tarde, muchas personas a su alrededor pueden impacientarse para que usted se sienta mejor lo antes posible. Sin embargo, algunas personas continúan experimentando emociones intensas años después de la pérdida, y esa aflicción sostenida puede tener efectos cognitivos, sociales, culturales y espirituales.

La relación entre el dolor, la adicción y las enfermedades mentales

Estudios muestran que la pérdida de un padre puede llevar a un aumento en los riesgos de problemas emocionales y de salud mental a largo plazo, como depresión, ansiedad y abuso de sustancias. Esto es especialmente cierto si la persona no recibe suficiente apoyo durante su duelo o, si se es joven cuando uno de sus padres muere, la crianza sustitutiva no es estable y consistente. Perder a un padre en la niñez aumenta significativamente el riesgo de desarrollar problemas de salud mental. Aproximadamente uno de cada 20 niños de 15 años o menos ha sufrido la pérdida de uno o ambos padres.

Otro factor que influye en el desarrollo de los problemas de salud mental es la percepción de la persona de su cercanía con el difunto y cuánto cambia sus vidas con la pérdida. Esto no quiere decir que las personas no experimentan sentimientos de dolor si pierden a un padre al que no se sintieron cerca, con el que no se llevaban bien o no conocían bien – esa pérdida todavía puede sentirse muy profundamente.

Los datos de la encuesta sobre los efectos a largo plazo de la pérdida de los padres indican que el duelo puede tener un impacto tanto en la salud mental como física, con una mayor probabilidad de que los hombres informen sobre problemas de salud física. Los datos también muestran que el género influye en el impacto de la muerte de los padres: los hombres que pierden a su padre parecen experimentar la pérdida con más intensidad que las hijas, mientras que las mujeres que pierden a su madre parecen sufrir un impacto más profundo que los hijos varones.

Intervenciones en el duelo: Cuando se necesita ayuda para recuperarse de la pérdida

La investigación sobre la teoría del apego y la teoría del duelo ha conducido al desarrollo de intervenciones de dolor que ayudan a la gente a curarse de una pérdida. Las intervenciones de duelo son más efectivas cuando se enfocan en los recursos personales y la capacidad del individuo afligido para mejorar su propia resiliencia, así como en la atención paliativa de los proveedores de atención primaria y los miembros de la familia en los meses posteriores a la pérdida. Cuando una persona experimenta una pena complicada o sostenida – un dolor que persiste mucho después de los meses posteriores a la muerte – se pueden requerir intervenciones y evaluaciones adicionales para posibles problemas de salud mental.




Puesto que cada persona procesa la pérdida a su manera y en su propia línea de tiempo individual, puede ser difícil reconocer cuándo y si los sentimientos de pérdida se han convertido en una pena complicada. También conocido como trastorno persistente y complejo de luto, esta forma más prolongada de aflicción suele estar marcada por emociones tan severas, dolorosas y duraderas que una persona no puede aceptar la pérdida y seguir adelante para reanudar su vida, incluso muchos meses o años después.

Las etapas de recuperación después de la muerte de un ser querido típicamente implican permitirse experimentar el dolor de su pérdida, lo que gradualmente da paso a aceptar la realidad y encontrar una manera de avanzar. El proceso de curación también implica encontrar la posibilidad, con el tiempo, de disfrutar de otras relaciones. Si usted continúa experimentando un mayor enfoque en los recordatorios de su ser querido que desencadena un dolor intenso, la consejería para el dolor puede ser útil.

Un consejero de duelo proporciona apoyo mientras las personas hablan sobre su tristeza, frustración o ira y aprenden a lidiar y procesar estos sentimientos. La consejería familiar también puede ayudar. La muerte de un padre puede revivir las heridas o resentimientos del pasado o alterar las relaciones y dinámicas familiares. Un terapeuta familiar puede ayudar a abordar viejos y nuevos conflictos y enseñar maneras constructivas de sanar las relaciones y resolver problemas.

También hay grupos de apoyo para el dolor que pueden ayudar a las personas a sentirse menos aisladas en su pérdida. Estos grupos se pueden encontrar en las comunidades locales, así como en línea a través de organizaciones y foros de apoyo al dolor. La aflicción complicada a menudo resulta en intentos de automedicación con drogas o alcohol. En estos casos, ambos temas pueden ser abordados simultáneamente en un centro de rehabilitación de drogas con diagnóstico dual.

El autocuidado también es importante después de una pérdida. Usted será más capaz de procesar mejor su dolor si no se esconde de sus sentimientos, pensamientos y recuerdos. Cuídese mucho comiendo bien, durmiendo lo suficiente, haciendo ejercicio y tomando tiempo para llorar y descansar. Sea paciente con usted mismo y con sus seres queridos afligidos. El duelo es un proceso personal, pero no tiene que pasar por él solo.





¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.

¿Te ha gustado?






¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!