Así es como puedes enseñarle a tu cerebro 4 nuevos trucos

Así es como puedes enseñarle a tu cerebro 4 nuevos trucos

Ejercitar estos cuatro talentos es un buen recordatorio de que, incluso en un mal día, el ordenador que llevas incorporado es realmente muy potente.




El cerebro de una persona promedio contiene 86 mil millones de neuronas y trillones de sinapsis. Todas esas células cerebrales significan que tu mente puede hacer mucho más de lo que crees, como estas hazañas aparentemente imposibles.

1. Memorizar cualquier cosa

Digamos que te pido que memorizaras esta lista de diez palabras: mariquita, peine, avena, abogado, carbón, sello, cuchillo, gusano, campana, lechuga. Normalmente tendrías que repetirlas en tu cabeza muchas veces antes de lograr una recuperación del 100 por ciento. Incluso después de lograr la fatigosa hazaña, unas horas más tarde, probablemente recordarías sólo dos o tres palabras al principio y al final de la lista. Esto se debe a lo que los psicólogos cognitivos llaman los efectos de primacía y actualidad: La información al principio y al final de una serie interfiere con el recuerdo de la información en medio de una serie.

Esta dificultad proviene de las limitaciones de nuestra memoria verbal; la porción lingüística de nuestro cerebro, donde almacenamos listas arbitrarias de palabras, tiene un almacenamiento limitado.

Sin embargo, nuestros cerebros visuales tienen mucho más almacenamiento que nuestros cerebros lingüísticos. Así, cuando se almacena información visualmente, en lugar de lingüísticamente, se puede recordar mucho mejor. Y ese es el secreto para recordar las diez palabras anteriores.

En lugar de repetir las palabras en su cabeza, conviértalas en imágenes, y no en cualquier imagen, sino en imágenes extremadamente vívidas. Luego visualiza tu casa y mentalmente coloca la imagen de cada objeto en la lista en una habitación diferente o en un lugar distinto, como un armario, dentro de la casa.




Por ejemplo, coloque una mariquita muy grande, digamos de 50 centímetros diámetro para que sea realmente vívida, donde está la alfombra de bienvenida junto a la puerta principal. Luego deposita un peine grande de color naranja en el suelo, justo dentro de la puerta principal. Continúa colocando cada objeto sucesivo de la lista por toda tu casa, preferiblemente en el orden en que llevarías a alguien a una visita guiada.

Cuando hayas terminado, da otro paseo por tu casa y «mira» los objetos que has dejado en los diferentes lugares. No deberías tener problemas para visualizar todos y cada uno de los objetos y, por lo tanto, todas y cada una de las palabras.

Puedes usar este mismo truco para memorizar cadenas de números, letras, símbolos o cualquier otra cosa. Simplemente convierte lo que estás memorizando en algo significativo; por ejemplo, el número 2 podría estar representado por una imagen tuya y de tu pareja.

2. Mueve las cosas con tu mente

Ata un pedazo de cuerda (o hilo dental) de entre 50 y 75 centímetros a través del mango de una taza de café y sosteniendo la cuerda (o hilo) con tus dedos deja que la taza cuelgue frente a ti, manteniéndola tan quieta como puedas. Después, usando sólo tu mente, la taza se balanceará hacia adelante y hacia atrás. Después de 20 a 30 segundos, verás que la taza comienza a moverse hacia adelante y hacia atrás. Entonces, de nuevo usando sólo tu mente, ordena que la taza se detenga. Repite el ejercicio, esta vez deseando que la copa se balancee a izquierda y derecha como un péndulo.

No, no puedes literalmente mover las cosas con tu mente, hay otros hechos cerebrales que tampoco son ciertos. Pero este experimento -que se siente asombrosamente como telequinesia- prueba que tu inconsciente ejerce un control extraordinario sobre tus músculos, causando que se contraigan de maneras sutiles que producen movimientos diminutos pero precisos que mueven la copa. Aunque probablemente no sabías qué músculos contraías para hacer que la taza se balanceara, tu cuerpo sabía qué hacer a través de un proceso llamado memoria implícita, en el que tu cerebro almacena grandes cantidades de información inconscientemente, como por ejemplo qué grupos de músculos causarán qué tipos de movimientos sutiles. Tal vez estos movimientos inconscientes son los que dieron origen al concepto de telequinesia.




3. Navegar en la oscuridad

Los murciélagos navegan en la oscuridad escuchando el sonido de retorno que crean a partir de chasquidos, chirridos y tonos ultrasónicos. Todos tenemos un murciélago interno que también puede ecolocalizar. Encuentra un palo o una barra larga con una punta dura (el metal es ideal) y un amigo para que lo vea, y luego vete a un área sin alfombras de tu casa. Cierra los ojos y golpea el palo delante de ti, como hacen los ciegos. Observa que puedes obtener una idea aproximada de la presencia de grandes objetos cercanos, e incluso de su distancia, con sólo escuchar los clics.

Si eres como la mayoría de las personas con visión que hacen esto por primera vez, simplemente «sabrás» cuándo te estás acercando a una pared o a un objeto grande sin saber exactamente cómo lo sabe. Este «saber sin saber cómo» es otro ejemplo de memoria implícita.

Pero si escuchas atentamente los chasquidos de tu palo, empezarás a notar que un chasquido generado al golpear el suelo a pocos metros de una pared tiene una cualidad hueca debido a los ligeros ecos que siguen inmediatamente al chasquido de contacto original. Los ecos del palo que golpea el suelo siguen demasiado rápido para distinguirse como réplicas distintas del clic original, pero se añaden ligeramente al sonido de clic original.

Si golpeas el palo más cerca de la pared (dentro de unas pocos centímetros), el clic tendrá un tono algo más alto. Algunas personas reportan que los clics justo al lado de la pared suenan «más muertos» porque contienen menos ecos y sobretonos.

4. Ver detrás de ti

Las sombras de sonido son un primo cercano de la ecolocalización. Te permite sentir cuando alguien, o algo grande, como un depredador, está justo detrás de ti, incluso cuando ese alguien (o algo) no hace ningún sonido.

Párate con los ojos cerrados sobre una superficie alfombrada (u otra superficie que absorba el sonido, como el césped o la arena de la playa) y pídele a un amigo que se acerque sigilosamente detrás de ti para que no oigas sus pasos, su respiración o el crujido de la ropa. El experimento funciona mejor cuando tienes una fuente de sonido llamativa, como una radio, ubicada a unos tres metros detrás de ti para crear ruido de fondo.

A medida que tu amigo se acerca por detrás, aunque no puedas verlo ni oírlo directamente, deberías poder «sentir» la proximidad de la persona por la sombra de sonido que proyecta: la forma en que la persona bloquea el sonido. Si prestas mucha atención a la sombra de sonido, percibirás que tiene dos partes: una ligera disminución del volumen y un amortiguamiento de los ecos del ruido de la radio en las superficies detrás de ti. Estos dos efectos se hacen cada vez más evidentes a medida que la persona se acerca a ti. Nuestra capacidad inconsciente de sentir que alguien está detrás de nosotros puede haber dado lugar a esa frase sobrecargada que aparece en los thrillers y películas de misterio: «Ella sintió que alguien la miraba.»

Aunque la percepción de sombras sonoras, como la ecolocalización, es otro ejemplo de memoria implícita, también puede tener un componente de supervivencia programado que nos ayuda a rellenar un gran punto ciego detrás de nosotros que los animales depredadores (y los humanos desagradables) podrían explotar.

Fotografía: Gerd Altmann

¿Te ha gustado?






Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!