Cómo 5 minutos al día pueden cambiar tu vida

Cómo 5 minutos al día pueden cambiar tu vida

¿Cuánto pueden afectarte 5 minutos al día?

Después de todo, cuando te desplazas por tu Red Social favorita fácilmente puedes pasar media hora sin que te des cuenta. Mientras está en el sofá después de un largo y agotador día, 5 minutos se sentirán demasiado cortos para relajarse. Cuando estás absorto en tu trabajo o en un libro interesante, 5 minutos habrían pasado volando fácilmente.




Sin embargo, hay muchas cosas que podrían suceder también en 5 minutos. Podrían cambiar la vida de una persona. Se siente más tiempo de lo normal cuando estás apurado por el tiempo. Y, definitivamente es más valioso cuando lo pasas con alguien a quien quieres o cuando haces algo que te importa.

5 minutos al día pueden ayudarte a alcanzar tu meta y cambiar tu vida.

Si has estado pensando en comenzar en algo puede parecer demasiado desalentador para comenzar, ya sea aprender un nuevo idioma, comenzar a pintar o incluso tu nuevo negocio.

Empieza con 5 minutos al día

Puede que no haya mucho que podamos hacer con sólo 5 minutos en un día, pero no tiene por qué ser una tarea enorme.

De hecho, la acción podría ser tan pequeña que es muy fácil de hacer y hasta parecerá tonto no hacerla.




Una nueva palabra al día toma menos de tres minutos para leerla y entenderla.

Una pincelada en una pintura lleva menos de un segundo.

Registrarse en un nuevo sitio web lleva menos de cinco minutos.

Durante un período de tiempo, habrías compilado y consolidado tantas tareas pequeñas que juntas serán como un hito.

La clave está en romper la resistencia y tomar medidas

Es fácil pensar que podemos dedicar 5 minutos al día, hasta que realmente lo intentamos.




Podríamos fácilmente perder 30 minutos antes de empezar con los 5 minutos tratando de conseguir el momento y las sensaciones correctas para empezar.

Si eres alguien que ha estado tratando de hacer algunos cambios en tu vida, puede que te encuentres experimentando resistencias más que nunca. Siempre que quieras empezar, siempre habrá distracciones, además de excusas y justificaciones internas. Esto se debe a que dar el primer paso siempre es difícil.

Y también, porque es difícil romper el impulso de no actuar.

Al igual que alguien que quiere empezar a correr después de un largo paréntesis o por primera vez, surge la tentación de la comodidad de no hacer nada. Sentarse en el sofá descansando con interesantes programas de televisión o pasar dos horas con WhatsApp es mucho más cómodo en comparación con tener que hacer otra cosa. Por ejemplo, salir del sofá, ponerse las zapatillas, salir por la puerta, llegar al lugar de entrenamiento y empezar a sudar con el trabajo duro.

Sin embargo, podras darte cuenta de que una vez que hayas dado el primer mini-paso, el segundo y los siguientes pasos serán más manejables y fáciles con el tiempo y la práctica. Cuando se practican el tiempo suficiente, estas acciones se convierten en hábitos a largo plazo.

Cómo romper la resistencia

Una manera de romper la resistencia es no permitirte detenerte y pensar o decidir. Mantén el flujo de la acción y no te permitas disminuir la velocidad para contemplar si lo haces o no. Por ejemplo, en el caso de comenzar a correr de nuevo, puedes elegir ir directamente al gimnasio después de salir de estudiar o trabajar en lugar de hacerlo después de llegar a casa. O si por alguna circunstancia tienes que ir antes a casa, cámbiate justo al llegar a tu casa y sal fuera en cuanto te cambies, evitando así sentarte por completo o darte la oportunidad de decir no a lo que te has propuesto hacer. El flujo continuo de acción te permite hacer la transición de un paso a otro sin tener que decidir o pasar por un proceso de pensamiento que pueda poner en peligro tu progreso.

En lugar de sentarte y pensar en lo enorme e imposible que puede llegar a ser una tarea, ¿por qué no ponerse en acción y sacar algo de tiempo para esos 5 minutos de acción que se deben hacer cada día?

Las acciones equivalen al progreso. Sin acciones y progreso, no vas a ir a ninguna parte; todavía seguirás donde estás cuando mires hacia atrás. Si tienes una meta y realmente quieres lograr resultados, ponte a la acción. No importa lo pequeña que sea tu acción, te impulsará hacia tu meta y te alejará de tu estado actual.

Cuantas más acciones emprendas, más lejos estarás de donde empiezas.

¿Dónde puedes encontrar 5 minutos de tu apretada agenda?

Si vas al trabajo en transporte público, puedes tener fácilmente muchos bloques de 5 minutos en lugar de entrar continuamente en tus redes sociales favoritas.

Tienes unos minutos de sobra antes de acostarte, es fácil conseguir 5 minutos antes de relajarte por la noche.

¿Qué tal si te levantas cinco minutos antes para hacer lo que querías?

Podemos tener fácilmente paquetes de 5 minutos en nuestras vidas, pero la preocupación más importante es cuánto quieres hacer de lo que te has propuesto hacer.

Más importante aún, debes saber por qué quieres alcanzar la meta que te has fijado.

Si todavía estás tratando de posponer el inicio o la falta de motivación para hacer algo, puede ser una mejor idea investigar por qué quieres hacer esa acción en primer lugar.

La mayoría de las veces, cuando eres honesto y claro sobre lo que quieres, pasar a la acción es como una segunda naturaleza para ti. En el fondo, sabes que lo quieres y sabes que tienes que tomar medidas para llegar a donde quieres llegar.

Si tener cierto nivel en algo o lograr ciertas metas es una expectativa de los demás en lugar de una expectativa tuya, no pasará mucho tiempo para que la resistencia vuelva de nuevo.

A menos que sea algo que desees para ti mismo, ninguna cantidad de recompensa o incentivo podrá motivarte a pasar a la acción. Debes comprender por qué quieres alcanzar esa meta o hacer ciertas cosas en la vida.

Si tienes claro lo que quieres lograr, entonces haz todo lo posible por lograrlo. Por lo menos comienza con los mini-escalones de los 5 minutos que has asignado cada día. Tienes que tener fe y creer que puedes lograr lo que te propones hacer.

A medida que tu experiencia y conocimientos se acumulan, es posible que te encuentres asignando más de 5 minutos de tu tiempo cada día para hacer espacio para lo que realmente aprecias y disfrutas haciendo.

Generalmente no es sorprendente ver que las acciones se conviertan en hábitos y eventualmente se incorporen al estilo de vida de uno cuando se hacen durante el tiempo suficiente.

¿Querrías perder la oportunidad de lograr algo más grande y mejor para ti mismo porque no te diste los 5 minutos que podías dedicar fácilmente?

Suponemos no.

Medidas y acciones que puedes hacer hoy mismo
  • Comprueba dónde puedes dedicar 5 minutos de tu tiempo.
  • Haz una lista de las acciones más pequeñas que puedes hacer hoy y mañana.
  • Comprométete a realizar esa acción, y al día siguiente.

Inténtalo esta semana durante 5 minutos cada día y comprueba cómo funciona esto para ti.

Fotografía: Icons8 team

¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!