5 Técnicas para dejar de sentirse como un fracaso

El éxito no es definitivo, el fracaso no es fatal: lo que cuenta es el valor para continuar.

Winston Churchill




No vamos a empezar con un tipo de conversación de “está bien fallar repetidamente”. ¿Por qué?

Porque no está bien. A menos que estés tratando de cambiar el mundo cambiándote a ti mismo, no está bien seguir fallando.

Por cierto, cambiarse a sí mismo hace cambiar el mundo. ¡Así que sigue así!

No debes darle importancia por no cumplir con las expectativas de los demás. Olvídate de conformarte con lo que la “sociedad” (sí, incluida tu familia) espera de ti. Obedecer la ley y tratar a los demás con amor y amabilidad son los únicos deberes que debes a este respecto.

“FALLAR” DE VERDAD ES FALLARTE A TI MISMO.

Ciertamente deberías preocuparte por fallarte a ti mismo. Para ser claro, fallarte a ti mismo no es experimentar errores en el camino – a todo el mundo le pasa.




Por favor, comprende que el éxito y el fracaso se definen a nivel individual. En gran parte del mundo desarrollado, la cultura promete que cosas como la educación, las posesiones, el dinero y alguna religión te harán feliz. Tal vez estas cosas lo hagan, pero lo más probable es que no lo hagan. No realmente, y no a largo plazo.

5 TÉCNICAS PARA DEJAR DE SENTIRSE COMO UN FRACASO

1. BUSCA LA FELICIDAD INTERNAMENTE

La explicación es simple: Las personas que aceptan las promesas de la sociedad o de cualquier otra persona confían en el mundo externo para que les brinde felicidad interna (y altamente individualizada). La psicología – y el sentido común – nos dice que esto es altamente improbable.

2. RESPIRA

¿Respirar? ¡¿En serio?! “¿No respiro ya?”

Sí, pero si eres como muchas personas, probablemente respire muy superficialmente.

La respiración adecuada es uno de los regalos más preciados de la vida. La respiración diafragmática puede cambiar tu corazón, mente y espíritu. Puede hacernos más felices, menos estresados y más resistentes.




He aquí cómo practicar la respiración diafragmática (“respiración abdominal”) según la Clínica Cleveland:

  1. Siéntate cómodamente, con las rodillas dobladas y los hombros, la cabeza y el cuello relajados.
  2. Inspira lentamente por la nariz para que el estómago se mueva hacia contra tu mano. La mano en el pecho debe permanecer lo más quieta posible.
  3. Coloca una mano en la parte superior del pecho y la otra justo debajo de la caja torácica. Esto te permitirá sentir cómo se mueve el diafragma mientras respiras.
  4. Aprieta los músculos del estómago, dejándolos caer hacia adentro mientras exhalas a través del fruncido. La mano en la parte superior del pecho debe permanecer lo más quieta posible.

Empieza practicando esta técnica de 5 a 10 minutos todos los días.

3. PERMÍTETE SENTIR

El fracaso personal puede tener un alto costo emocional – y esto está bien. Recuerda que no es la situación la que determina tu felicidad, sino tu reacción a esa situación.

Siente miedo, tristeza, frustración, confusión….lo que sea que necesites sentir en ese momento – pero hazlo sin juzgarlo. Sé amable contigo mismo.

El budismo llama a este tipo de procesamiento emocional como aceptación. Podemos aceptar estas emociones y sentirlas sin apegarnos a ellas.

La respiración adecuada activa el área parasimpática del sistema nervioso (SNP), que suprime la respuesta de pelear o escapar. Luchar o huir es responsable del miedo, la ira y todas las demás emociones negativas.

Otro simple ejercicio de respiración sólo para este propósito:

  1. Inhala a través de tu vientre durante 3 segundos. Haz una breve pausa.
  2. Exhala durante 5-6 segundos.
  3. Repetir 6 veces.

¡Enhorabuena. Acabas de activar el SNP!

Por favor, inténtalo la próxima vez que alguien te interrumpa en el tráfico. ¡Te sorprenderá!

4. ENTENDER LOS BENEFICIOS DEL FRACASO

Citaremos a Churchill una vez más:

El éxito es la habilidad de ir de un fracaso a otro sin perder el entusiasmo.

Este escritor va a criticar un poco a Winston. A todos nos encantaría fracasar y seguir siendo entusiastas. Pero a menos que seas un Yogui o un monje, probablemente no sea posible.

Lo que es posible es reconocer los beneficios del fracaso, y son muchos. Aquí hay tres:

  1. En primer lugar, el fracaso es inseparable de la autorrealización y la realización.
  2. Segundo, el fracaso fortalece nuestro carácter y fuerza de voluntad.
  3. Tercero, es a través del fracaso que aprendemos quiénes somos y cuánto más debemos avanzar.
Carácter es lo que eres en la oscuridad.

El fracaso es un excelente maestro de carácter porque tiene una manera de exponernos a la oscuridad.

5. OCUPA TU MENTE

¡Hora de ponerse a trabajar!

Con toda seriedad, puede que no haya una mejor manera de superar el miedo al fracaso que usar tu hermoso cerebro.

Nada hace que tu mente se aleje de lo negativo como el trabajo duro. Por otro lado, si necesitas un descanso, ¡toma uno! Participa en un pasatiempo o busca uno nuevo, toma una siesta, lee un buen libro – ¡lo que te guste! ¡La distracción alegre también puede ser productiva! No te vuelvas perezoso.

¡Ocupa tu mente y tendrás mucho menos que temer!

Fotografía destacada de Anh Nguyen en Unsplash.


¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!