11 Secretos de un campeón de la memoria para reforzar el cerebro

11 Secretos para reforzar el cerebro de un campeón de la memoria

Nelson Dellis puede aprender los nombres de 217 personas en sólo 15 minutos, ¡impresionante! A continuación nos dice cómo usar sus técnicas para memorizar nuestras listas de compras o encontrar nuestros lugares de estacionamiento.




1. Se necesita práctica para convertirse en un campeón de la memoria

Después de ver el triste declive de la memoria de su abuela mientras sufría de la enfermedad de Alzheimer, Nelson Dellis decidió canalizar su frustración en acción positiva y entrenar su propio cerebro en un esfuerzo por mantenerlo saludable. No sabía lo que eso significaba, pero después de descubrir el Campeonato de Memoria de Estados Unidos, una bombilla se encendió en su cabeza y se dijo a mí mismo: «¡Voy a ganar eso!» Para llegar allí, estudió las técnicas utilizadas por los campeones de la memoria del pasado y comenzó a inventar las suyas propias. En el camino, utilizó sus habilidades de memorización para impresionar a los posibles empleadores: Memorizó todo el menú en un restaurante donde quería servir mesas, y una vez que consiguió el trabajo, recordó los nombres de todos sus clientes habituales. Después ganó cuatro Campeonatos de la Memoria de los Estados Unidos.

2. Leer éste libro

Dellis, que también es alpinista, fundó una organización sin fines de lucro llamada Climb for Memory (Escalar por la memoria) que recauda fondos para la concienciación y la investigación sobre la enfermedad de Alzheimer. Sus esfuerzos de divulgación incluyen compartir sus técnicas de entrenamiento cerebral con personas que no están compitiendo por los campeonatos pero que sólo quieren poder encontrar sus llaves por la mañana (y tal vez obtener algunos consejos adicionales al recordar los nombres de las personas que acabamos de conocer). Su libro, Remember It! fue publicado en septiembre de 2018, y detalla sus métodos simplificados para recordar todo lo que odias olvidar: «Lo uso para recordar todos los nombres de las personas que conozco, todas mis listas de tareas, los números importantes y las contraseñas que necesito a diario, y a veces incluso trivialidades al azar para impresionar a la gente«, dice Dellis. «Imagina una vida en la que sepas, con casi total certeza, que la información que quieres recordar estará ahí cuando la necesites. Es casi como un superpoder«.

3. VER – ENLAZAR – IR

Muchas de las estrategias de Dellis para recordar cosas se pueden resumir en este proceso de tres pasos. Así es como lo describe en sus términos más básicos: «VER la información (crear una imagen mental). ENLAZAR la imagen a una ubicación y luego IR (hacer que esa conexión sea memorable haciéndola tonta, divertida, loca, etc.)«.

4. ¿Recuerdas dónde aparcaste

Por ejemplo, si dejas tu coche en un gran aparcamiento, tendrás que recordar a qué nivel tienes que volver. Si es nivel 4, Dellis dice que conviertas ese número en una imagen -VER un velero, que te recordará la apariencia del número 4. Luego, tienes que ENLAZAR el velero a una imagen mental de tu coche, lo que hace Dellis imaginando un velero dentro del coche, sobresaliendo por la parte superior y las ventanas. El paso final, IR, es hacer que la imagen mental divertida realmente se pegue en tu cabeza añadiéndole detalles sin sentido, groseros y animados. Dellis se imagina el agua salada que se vierte desde el barco hacia el interior del coche, y las gaviotas volando alrededor, dejando plumas y caca de pájaro por todas partes.

5. Nombres

La técnica para recordar los nombres de las personas es similar, dice Dellis. VER una foto que se relaciona con el nombre de la persona – si es Marcos, podrías imaginar el marco de un cuadro, y si es Luz, una bombilla. «Si el nombre me recuerda a alguien o algo, entonces está mi imagen«, dice. «Si es un nombre que no asocias con nada, trata de dividirlo en sílabas más pequeñas y ver si alguna de ellas me recuerda algo (siempre lo hace)«. En su libro, Dellis usa el ejemplo de Donovan, que mentalmente descompondría en una foto de Don Juan conduciendo una camioneta (van en inglés). Elige un rasgo distintivo en la cara de la persona («un lunar, orejas grandes, peinado, etc.», dice) y luego ENLAZA la imagen mental divertida a ese rasgo. Si Donovan tiene una cabeza calva y lisa, Dellis se imagina la camioneta de Don Juan encima. El último paso, IR, es cuando añade más tontería y acción a la imagen mental para que se pegue; en este ejemplo, la camioneta de Don Juan está llena de mujeres y está conduciendo por toda la calva.




6. ¿Recuerdas por qué fuiste a otra habitación diferente?

Dellis admite que incluso él a veces olvida las cosas que su esposa le dice. «Pero eso no es un problema de memoria, es una cuestión de atención«, dice. Un problema similar está en juego cuando abrimos el refrigerador o caminamos al sótano y luego olvidamos lo que estábamos buscando. La manera más importante de evitar tales problemas, dice Dellis, es prestar atención en el momento y tratar de no distraerse del tema o tarea en nuestro banco de memoria a corto plazo. Pero su libro tiene una sugerencia para cuando nos olvidemos: Vuelve a donde estabas cuando pensaste por primera vez en conseguir el objeto misterioso. Cita un estudio de 2011 llamado «Walking through doorways causes forgetting» (Caminar a través de las puertas causa olvido), el cual encuentra que, bueno, al entrar en otra habitación es más probable que uno olvide lo que estaba pensando en la habitación anterior.

7. El método del viaje

«Esta técnica existe desde los antiguos griegos«. dice Dellis. Es una manera de conectar los elementos que deseas recordar en un orden específico, vinculándolos mentalmente con lugares que conoces. Por ejemplo, Dellis suele utilizar una habitación, una oficina o un parque local. Si quieres recordar los nombres de todos los presidentes en orden o las montañas más altas del mundo, crearás divertidas imágenes mentales (como en Ver-Conectar-Ir) que representan los elementos para memorizar y vincularlos a lugares del mapa mental que estás creando. «Luego, cuando quieras recordar la lista, pienss en esa ruta y las imágenes estarán allí«, dice Dellis. «La ruta conservará el orden de la lista para ti. Suena raro, pero funciona«.

8. Listas de compras

El libro de Dellis explica cómo usar el Método del Viaje para memorizar una lista de compras -aquí está la versión rápida: Imagínate la puerta principal como una gran rebanada de queso suizo apestoso; la entrada principal está cubierta de riachuelos de papel higiénico; en la sala de estar, una fruta gigante de kiwi está sentada en el suelo, cortada en rodajas (¡sí, pruébala!); te diriges hacia el pasillo, donde hay una tormenta de truenos y estás hasta los tobillos de agua; empiezas a subir las escaleras y una gallina sube por ellas a tu lado, chasqueando y agitando sus alas. Y así sucesivamente, hasta que toda tu lista de compras haya sido colocada por toda tu casa. Cuando llegues a la tienda, te imaginarás el viaje para saber qué artículos comprar.

9. Recuerda cosas que se te vienen a la cabeza cuando estás acostado en la cama

Como el resto de nosotros, Dellis a veces piensa en cosas importantes cuando está a punto de dormirse y no quiere levantarse de la cama para hacerlas. Su método asegura que recordarás el problema cuando te despiertes por la mañana: Digamos que te das cuenta de que necesitas enviar tu cheque de alquiler. Dellis sugiere agarrar algo de su mesita de noche, como un libro, y tirarlo al suelo cerca de la cama donde lo verá cuando te despiertes. Luego creas una imagen mental extravagante que asocia ese libro con el pago de tu alquiler; por ejemplo, podrías imaginarte abriendo el libro y encontrando un cheque dentro de él por una cantidad tan grande de dinero que nunca más tendrás que pagar el alquiler. Imagínate la emoción que sentirías, imagínate a ti mismo sosteniendo el cheque y agitándolo en el aire. Luego, duérmete cómodamente y recordarás pagar el alquiler cuando te despiertes y veas el libro en el suelo.

10. Mejora continua

Dellis dice que cuando no está usando específicamente técnicas de memoria, no recuerda todo. «No soy mejor, digamos, para recordar los acontecimientos de la vida de hace semanas o años que antes de empezar a entrenar la memoria«, dice. Sin embargo, debido a que a menudo está considerando cómo hacer las cosas más memorables, las técnicas han llegado a áreas de su vida en las que no está tratando conscientemente de ser un campeón de la memoria. «Y por eso, las cosas son más memorables por naturaleza«, dice. «Así que oye, tal vez me ha ayudado a recordar cosas del día a día que no estoy tratando de memorizar activamente. Pero seamos claros, no recuerdo el color de los calzoncillos que usaba hace 37 días«.




11. Hacer ejercicio y comer bien

Aunque el entrenamiento y los trucos son excelentes para mejorar las formas en que almacenamos y accedemos a la información, Dellis también recomienda cuidar bien el cerebro mismo, a través de una dieta saludable y mucha actividad física. «Las técnicas que muestro harán maravillas, pero si hablamos de la longevidad de tus funciones cognitivas, la dieta y la forma física son más importantes«, dice. Con la advertencia de que no es un experto en nutrición o forma física, explica sus recomendaciones: «Según mi experiencia, tratar de hacer algún tipo de ejercicio diario es importante. Paso una hora o más en el gimnasio cada mañana cuando me despierto. En cuanto a la dieta, siempre trato de incluir Ácido graso Omega-3 en mi dieta, que es un ácido graso que ayuda con la función cognitiva. También trato de limitar los azúcares, los carbohidratos y los alimentos procesados, sobre todo las cosas obvias que causan inflamación en el cerebro«.

Fotografía: Gordon Johnson

¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!