4 Técnicas de Mindfulness para ayudarle a calmarse

4 Técnicas de Mindfulness para ayudarle a calmarse

El estrés puede hacerte enfermar e infeliz. No hay manera de evitar completamente todas las situaciones que te ponen bajo presión, pero puedes practicar técnicas de atención plena, que te ayudarán a calmarte rápidamente. Haz que los ejercicios conscientes sean parte de tu vida diaria, y te relajarás y manejarás los desafíos sin ansiedad. Aquí hay 4 técnicas de mindfulness para ayudarte a calmarte.




1. Respiración consciente

No hay necesidad de esperar hasta que el estrés aumente para usar métodos de respiración para el bienestar. Experimentas equilibrio y armonía cuando tus respiraciones son de igual longitud y profundidad. Como la inhalación y la exhalación uniforme son la respuesta natural a la paz interior, tu cerebro piensa que estás relajado incluso cuando respiras de esta manera intencionalmente. Respira profundamente y de manera uniforme durante todo el día para preservar tu bienestar.

2. Cambia tu conciencia interior

Aparte de cuando te enfrentas a reacciones corporales distintas, como cuando tu estómago retumba para indicar que tienes hambre, es posible que no seas consciente de tus sensaciones físicas. No prestar atención significa que tu cuerpo acumulará tirantez, lo que acabará en dolores y molestias; sin embargo, reconócelos rápidamente y podrás liberarlos antes de que se acumulen.

Aplica mindfulness a tu cuerpo, notando sensaciones, y pronto te calmarás. Podrías concentrarte en tu piel al principio. Luego, mueve tu atención hacia el interior, reconociendo la incomodidad, y luego concéntrate en la comodidad de tu cuerpo.

3. Centrarse en los espacios

Cuando te concentras en los espacios, tu conciencia se aleja rápidamente de las preocupaciones. Normalmente no te concentras en las áreas de la aparente nada entre los objetos. Sin embargo, tu mente aceptará fácilmente el proceso.

Puedes pensar en la extensión entre el lugar donde te sientas o te acuestas y el techo, las puertas, las paredes y las ventanas, moviendo gradualmente tu conciencia más cerca de tu cuerpo. Considera el espacio entre los dedos de las manos y de los pies, entre los brazos y los pies y entre los dientes. Luego, piensa en las áreas dentro de las fosas nasales y la garganta. Continúa explorando muchos espacios físicos usando tu imaginación para aliviar el estrés.




4. Estar en el momento presente

Ocasionalmente, es posible que te sientas estresado y necesites calmarte, pero tienes tareas que hacer. Mientras no estés usando maquinaria, como conducir un automóvil, puedes aplicar la atención a las tareas. Por ejemplo, si quitas la hierba en el jardín, concéntrate en la sensación del tallo de cada planta entre los dedos y la sensación de arrancarlo del suelo. Del mismo modo, si estás en una reunión de negocios, concéntrate en escuchar bien. Cuando hables, concéntrate en elegir oraciones sucintas, aportando claridad y comprensión a lo que dices. Tu nerviosismo desaparecerá porque tu mente está absorta en lo que estás haciendo.

Las técnicas de atención plena funcionan en la mayoría de las situaciones. Cuando estés ansioso, presta atención conscientemente; deja que los pensamientos no deseados se desvanezcan como la gente que camina hacia la distancia. Sigue cambiando tu conciencia de nuevo al tema que tienes a mano cuando tu mente deambula, y te relajarás.

Fotografía: Motoki Tonn
Fuente: Resilient

¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!