¿Conocer tu tipo de personalidad puede hacerte más feliz?

¿Conocer tu tipo de personalidad puede hacerte más feliz?

Probablemente te sientes como si te conocieras a ti mismo, es decir, cómo tiendes a pensar, actuar y sentir en ciertas situaciones. Sabes que prefieres las reuniones íntimas con unos pocos amigos antes que las grandes fiestas, o que eres un poco perfeccionista. Los psicólogos llaman personalidad a estos patrones característicos.




A medida que ha crecido el interés en aprender sobre la personalidad, muchos tipos diferentes de evaluaciones de la personalidad se han vuelto populares. Es posible que hayas visto uno en algún momento, como el Indicador de Tipo Myers-Briggs, la evaluación DiSC, el Eneagrama… y la lista continúa. Debo señalar que, aunque muchas personas juran por estas pruebas de personalidad populares, la mayoría no tiene investigaciones que las respalden. Sin embargo, tenemos investigaciones sólidas que demuestran que hay cinco rasgos básicos de personalidad: apertura a nuevas experiencias, responsabilidad, extraversión, amabilidad y inestabilidad emocional.

Pero, ¿hay algún valor en conocer el tipo de personalidad de uno? ¿Y conocer tus propias puntuaciones de personalidad te puede hacer más feliz?

Como todo en psicología, ¡depende! Pero hay muchas maneras en que conocer tu personalidad puede ser útil.

  • Puedes jugar con tus puntos fuertes. Si estás muy abierto a nuevas experiencias, por ejemplo, quizás estás bien preparado para una carrera en las artes, mientras que si tienes muy poca amabilidad, un puesto de servicio al cliente no va a ser una buena opción.
  • Sabes lo que necesitas. Cuando sabes cuáles son tus necesidades, es mucho más probable que satisfagas esas necesidades. Por ejemplo, si sabes que eres un extrovertido, puedes asegurarte de tener suficiente contacto social; si eres más introvertido (como yo), sabrás que debes planear con tiempo suficiente para recargarte entre eventos sociales.
  • La personalidad puede ayudar a predecir las condiciones de salud mental. Existen vínculos significativos entre ciertos rasgos de personalidad y la salud mental; por ejemplo, las personas que tienen un alto nivel de neuroticismo (es decir, poca estabilidad emocional) tienen un mayor riesgo de depresión. Cuando eres consciente de ese riesgo, puedes hacer esfuerzos más conscientes para proteger tu estado de ánimo.
  • La conciencia aumenta la posibilidad de cambio. Al reconocer patrones que no nos sirven bien, podemos trabajar para cambiarlos. Contrariamente a la creencia popular, la personalidad puede cambiar con el tiempo. De hecho, un artículo de PsycNET encontró que la personalidad puede cambiar significativamente en tan sólo 6 semanas de tratamiento. Así que si te das cuenta, por ejemplo, de que no eres tan agradable como te gustaría ser, hay esperanza de que puedas convertirte en una persona más agradable.

Esta posibilidad de cambio también sugiere que el conocernos a nosotros mismos es un proceso continuo de descubrimiento. A medida que evolucionamos con el tiempo, necesitamos seguir interesándonos activamente en nuestras personalidades para mantenernos al día. De lo contrario, nos trataremos como a una persona que ya no existe.

¿Curiosidad por tus propias puntuaciones de personalidad? Hay evaluaciones gratuitas disponibles en Internet, como ésta: Prueba de Personalidad de los Cinco Grandes del Proyecto de Psicometría de Código Abierto (Open Source Psychometrics Project Big Five Personality Test).




Fotografía: tsukiko-kiyomidzu
Fuente: WebMD

¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!