10 cosas para intentar antes de renunciar a tu matrimonio

10 cosas para intentar antes de renunciar a tu matrimonio

Juan y María, ambos a finales de los cuarenta y casados desde hace quince años, están considerando el divorcio. «Estoy harta de este matrimonio«, se queja María. «No me siento amada y soy rechazada por Juan, no tenemos una conexión emocional y rara vez tenemos relaciones sexuales.»




Juan lo dice así: «María quiere a los niños más que a mí y siempre me está atacando. Sigue amenazando con irse, y esa podría ser la mejor opción«.

Muchas parejas como Juan y María están listas para tirar la toalla y quieren soluciones rápidas para salvar su matrimonio. A decir verdad, este es un problema común, pero las soluciones nunca son fáciles.

Un cambio radical en la mentalidad

La buena noticia es que si estás dispuesto a poner todo tu esfuerzo en rescatar tu matrimonio, hay cosas que puedes hacer que te pueden dar un nuevo comienzo. Romper el ciclo de una dinámica de relación infeliz requiere un cambio radical de mentalidad.

Tomar la responsabilidad de tu parte en el conflicto o disputa es un gran punto de partida. La habilidad de una persona para hacer esto puede cambiar toda la dinámica de la relación.

Los estudios muestran que la razón más común por la que las parejas desarrollan dificultades serias es que uno o ambos miembros de la pareja se retiran debido a sentimientos de dolor, ira y resentimiento. En un estudio reciente de 14,000 participantes, el Dr. Paul Schrodt encontró que las mujeres eran usualmente (pero no siempre) las que demandaban o perseguían y los hombres tendían a retirarse o distanciarse.




Detén el juego de la culpa

Muchas parejas juegan al juego de la culpa, lo que lleva a un baile de persecución y distanciamiento que hace que uno de los miembros de la pareja persiga al otro. Después de un tiempo, ya no abordan el tema en cuestión y entran en un círculo vicioso de resentimiento, frustración e ira.

La experta en relaciones, la Dra. Harriet Lerner, explica que la receta para el fracaso en un matrimonio es esperar a que la otra persona cambie. En lugar de renunciar a su matrimonio, las parejas necesitan inclinarse el uno hacia el otro. Escribe: «Es la pareja insatisfecha la que suele estar motivada para cambiar. Si no tomas alguna nueva acción en tu nombre, nadie más lo hará por ti«.

Si bien es natural querer rendirse cuando tu pareja se vuelve distante, reaccionar amplía la brecha entre tú y tu pareja. En cambio, el Dr. Lerner recomienda que asumas la responsabilidad de calentar las cosas y aumentar el refuerzo positivo. Puedes decir cosas como: «Eres tan atento para limpiar la cocina«, lo que pone de relieve las cualidades positivas de tu pareja y las cosas que admiras de ella.

Practicar lo que el Dr. John Gottman llama sintonización emocional puede ayudarte a mantenerte conectado a pesar de tus diferencias. Esto significa «volverse» el uno al otro, escuchar y mostrar empatía en lugar de «alejarse». El Dr. Gottman recomienda una proporción de interacciones de 5:1, lo que significa que para cada interacción negativa se necesitan cinco positivas.

El Dr. Gottman descubrió en más de 40 años de investigación con miles de parejas que la solución número uno a los problemas maritales es ser bueno en la reparación. Lo llama el «arma secreta» de las parejas emocionalmente inteligentes.




A continuación hay 10 cosas para intentar antes de renunciar a tu matrimonio, basado en el trabajo del Dr. John Gottman.

1. Quejarse sin culpar
¿Has desarrollado el hábito de criticar a tu pareja? Hablar sobre temas específicos cosechará mejores resultados que atacar a tu pareja. Por ejemplo, una queja es: «Me preocupé cuando no me llamaste. Acordamos que nos comunicaríamos cuando uno de los dos llegara tarde«. Frente a una crítica: «Nunca lo cumples, eres tan egoísta.»

2. Reparar conflictos con habilidad
No dejes de lado los resentimientos que pueden destruir tu relación. La investigación del Dr. Gottman nos informa que el 69% de los conflictos en un matrimonio nunca se resuelven, así que el enfoque debe ser manejarlos exitosamente. Recuperarse de los desacuerdos en lugar de evitar el conflicto es clave porque las parejas que se esfuerzan por evitarlo corren el riesgo de desarrollar relaciones estancadas.

3. Mantenerse enfocado en el tema en cuestión
Pregúntate a ti mismo: ¿Qué estoy tratando de lograr? Evita los insultos y no ataques a tu pareja personalmente. Recuerda que la ira suele ser un síntoma de dolor, miedo y frustración subyacentes. Así que haz preguntas que sean más profundas para entender la necesidad positiva que tu pareja está buscando. Evita estar a la defensiva y mostrar desprecio por tu pareja (poner los ojos en blanco, ridiculizar, insultar, sarcasmo, etc.).

4. Aumentar el afecto físico
Según el autor, el Dr. Kory Floyd, tomarse de la mano, abrazarse y tocarse puede liberar oxitocina (la hormona de unión) que causa una sensación de calma. Los estudios demuestran que se libera durante el orgasmo sexual y el tacto afectivo también. El afecto físico también reduce las hormonas del estrés: reduciendo los niveles diarios de la hormona del estrés cortisol.

5. Fomentar el cariño y la admiración
Recuerda las cualidades positivas de tu pareja, incluso cuando te enfrentas a sus defectos, y expresa tus sentimientos positivos en voz alta varias veces al día. Busca puntos en común en lugar de insistir en salirte con la tuya cuando tengas un desacuerdo. Escucha su punto de vista y evita aislarte de la comunicación.

6. Pasa tiempo con tu pareja a diario
Prueba una variedad de actividades que proporcionen placer a ambos. Kyle Benson recomienda que las parejas adopten una nueva forma de estructurar su conversación de «Cómo estuvo tu día, querido» de forma que muestre empatía, exprese comprensión y valide emociones. Sentir que tu pareja está de tu lado puede ayudarte a mantener un vínculo profundo y significativo y una actitud de «nosotros contra los demás».

7. Comunicarse honestamente sobre los temas clave de tu relación
Asegúrate de ser sincero sobre tus preocupaciones y expresa tus pensamientos, sentimientos y deseos de una manera respetuosa. El resentimiento se puede acumular cuando las parejas barren cosas bajo la alfombra, así que sé vulnerable y no entierres sentimientos negativos.

8. No permitas que las heridas se infecten
Desafía tus creencias y pensamientos contraproducentes sobre el comportamiento de tu pareja cuando lo encuentres negativo. Escucha la versión de la historia de tu pareja. ¿Hay ocasiones en las que te sientes desconfiado o herido aun cuando él/ella presenta evidencia contraria acerca de tu queja?

9. Desarrollar una política de Zona Libre de Daños
Este término acuñado por el autor David Akiva se refiere a un período en el que no se permite la crítica. Con ella, las parejas suelen sentirse menos a la defensiva y los sentimientos heridos se disuelven. Akiva escribe: «Tu primera directiva ahora mismo es eliminar la comunicación negativa más tóxica y reducir las emociones negativas intensas durante 3 a 4 semanas«.

10. Practicar el perdón
El perdón no es lo mismo que aprobar acciones hirientes, pero te permitirá seguir adelante. Trata de recordar que estáis en el mismo equipo. Acepta que la gente lo hace lo mejor que puede y trata de ser más comprensiva.

Es comprensible que te sientas herida, frustrada, resentida o rechazada si percibes que tu pareja se ha alejado de tu matrimonio. La próxima vez que tengas un desacuerdo con él o ella, deja de cuestionar sus reacciones y examina tus propias respuestas. En vez de cerrarte o volverte crítica, adopta una mentalidad resistente y trabaja en maneras de reparar tu relación y volver a encaminarla.

Fotografía: Kelly Sikkema

¿Te ha gustado?






Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!