5 Signos de que es ansiedad social y no introversión

5 Signos de que es ansiedad social y no introversión

Si eres una persona introvertida, lo más probable es que prefieras tu propia compañía a la de las multitudes y que te consideres una persona tranquila y reservada. No hay absolutamente nada malo en ser introvertido, pero es importante conocer las diferencias entre la introversión y el trastorno de ansiedad social, ya que ambos pueden fácilmente entrelazarse y confundirse entre sí.




Entonces, ¿qué es la ansiedad social, cómo puedes detectarla y qué deberías hacer si necesitas ayuda para lidiar con ella?

La ansiedad social se describe como el miedo a las situaciones sociales que implican interactuar con otras personas, se puede manifestar de muchas maneras y puede incluir de todo, desde la timidez en situaciones sociales, el temor a las actividades cotidianas y la realización de tareas frente a otras personas, hasta el hecho de tener efectos físicos en una persona como ataques de pánico, sentirse enferma, sudar o palpitaciones cardíacas.

Hay una variedad de cosas diferentes que pueden desencadenar y causar ansiedad social, algunas de las cuales son un evento traumático temprano en la vida, una crianza aislada o la estructura y genética de tu cerebro.

Comparemos todo eso con alguien que es simplemente introvertido. Un introvertido es alguien que está enfocado principalmente en su propio yo mental. Los introvertidos generalmente se perciben como más centrados «hacia adentro» y tienden a favorecer el tiempo que pasan en solitario, encontrando el tiempo que pasan solos más gratificante que el tiempo que pasan con otros. Esto no quiere decir que los introvertidos estén en contra de la socialización, sino que suelen ser más específicos sobre con quién y a qué dedican su tiempo.

Considerando los ejemplos anteriores, la ansiedad social puede ser mucho más dañina para tu bienestar físico y psicológico que ser simplemente un introvertido, lo que demuestra la importancia de poder saber la diferencia y si con lo que estás luchando es o no simplemente una personalidad introvertida o ansiedad social. Los siguientes puntos examinarán cinco escenarios diferentes desde el punto de vista de un introvertido y de alguien que está luchando contra la ansiedad social.




1. Rechazas invitaciones a eventos sociales porque la idea te asusta, no porque prefieras estar en casa

Siempre he sido una persona introvertida, pero siempre he tenido un buen círculo de amigos que se ven regularmente y eso es algo que siempre ha sido importante para mí, pero en los últimos años me he encontrado rechazando invitaciones para salir por las noches, los fines de semana y las vacaciones cada vez más a menudo. En el pasado, esto siempre se podía atribuir a que favorecías tu propio tiempo y espacio y elegías quedarte para hacer tus propias cosas, pero hoy en día la verdadera razón por la que rechazas estas ofertas es porque la idea de estar fuera te hace sentir incómodo. Puede ser que ya no te guste estar en situaciones sociales porque te preocupas constantemente por cómo te perciben los demás y cómo te encuentras con gente nueva que no te conoce y que puede pensar que eres «raro» o porque «no te entienden». La ansiedad social también produce una sensación de pavor cuando las cosas no están bajo tu control: ¿a qué hora terminará esto? ¿Adónde vamos a partir de aquí? ¿Qué es lo siguiente que hacen todos? ¿Se espera que te unas a nosotros? ¿Vas a formar parte de una especie de búsqueda interminable en los pubs? Pero no se puede dar a conocer estas preocupaciones porque para la mayoría de la gente estas preocupaciones parecerían totalmente ridículas.

2. Ya no estás disfrutando de las actividades introvertidas que solías disfrutar.

Como introvertido, mis pasatiempos favoritos siempre han sido las cosas que puedo hacer yo solo en la comodidad de mi propia casa y siempre he utilizado estas actividades como una especie de «recarga». Un gran indicador de que estás luchando contra la ansiedad social es cuando estas actividades dejan de ser divertidas y empiezan a hacerte sentir culpable por encima de todo lo demás. Para mí siempre han sido los videojuegos y la lectura, pero para ti podría ser un atracón viendo en Netflix. En el pasado, podías pasar horas (días) a la vez disfrutando con estas cosas, pero cuando está luchando contra la ansiedad, a veces sólo pueden pasar unos minutos antes de que puedas sentir a tu mente nublándose y diciéndote que está usando estas actividades como una distracción por el hecho de que no está participando en actividades significativas o lidiando con tu ansiedad de manera apropiada.

3. Ya no vas a salir y hacer las cosas necesarias.




Aunque está en el nombre, la ansiedad «social» no gira enteramente en torno a la socialización. También puede obstaculizar tu capacidad de participar en actividades cotidianas (y necesarias) en el mundo exterior. Una señal de ansiedad social sobre la introversión es el miedo a participar en cosas como: ir de compras, ir al gimnasio o ir a trabajar. Esto no es causado por alguien que desea mantenerse a sí mismo como lo haría un introvertido, sino por la ansiedad social que causa angustia y hace que una persona quiera retirarse del centro de atención y mantenerse alejado de las posibles interacciones que vienen con estas tareas cotidianas. Con el tiempo, es obvio que evitar estas tareas se convertirá en un problema para alguien y acumulará tus ansiedades y hará que sea mucho más difícil lidiar con ellas.

4. No disfrutas de las actividades sociales que solías hacer.

Siempre me gustaba reunirme con mi grupo de amigos. Nos veíamos entre dos y cuatro veces por semana y me encantaba. Íbamos al peor club de la ciudad y bebíamos, bailábamos y cantábamos toda la noche. Hoy en día la idea de eso no podría ser más desagradable, ya que me preocuparía constantemente por lo que el tipo de la gabardina que no me conoce y que no me volverá a ver piense de mi voz cantante. Me encantaban esas noches aún más porque después de salir por la noche sentía como si me hubiera «ganado» mi tiempo libre cuando llegaba a casa. Cuando sufres de ansiedad social, incluso las cosas que solías disfrutar pueden ser desalentadoras y hacerte sentir abrumado. Una de las principales desventajas de esto es que es fácil empezar a adoptar comportamientos poco saludables para ayudarte a disfrutar de estas cosas de nuevo (por ejemplo, beber más de lo que normalmente lo harías para disfrutar de una salida nocturna), pero se trata de simples distracciones y técnicas de afrontamiento para evitar tener que lidiar con tus problemas de frente.

5. No mantienes las relaciones tan bien como solías hacerlo.

Aunque nunca he sido la persona más sociable y extrovertida, siempre he formado parte de un grupo de amigos muy unido. Incluso con mis comportamientos introvertidos nunca he luchado para mantener estas relaciones fuertes. Sin embargo, cuando alguien está luchando contra la ansiedad social, esto puede convertirse en una tarea a veces abrumadora. Has dejado a tus amigos durante días por miedo a que las conversaciones tomen giros no deseados, dejas mensajes sin leer y evitas contestar el teléfono a tus mejores amigos o a tu jefe sin más razón que la posibilidad de «qué pasa si esa conversación es sobre algo con lo que no estoy 100% preparado para afrontar ahora mismo«, lo cual luego recuerdas días después y te ríes cuando lo piensas detenidamente.

Esperamos que estos ejemplos te ayuden a diferenciar entre ansiedad social e introversión y te permitan dar los primeros pasos para lidiar con cualquier problema que puedas tener. Cada persona es diferente y, como tal, ninguna cosa ayudará a resolver los problemas de todos cada vez. Lo mejor que puedo recomendarte si crees que estás luchando contra la ansiedad social es que hables con tu médico de cabecera sobre la mejor manera de tratarla, ya sea a través de medicamentos, terapia cognitivo-conductual o terapia de ansiedad social.

Fotografía: gryffyn m

¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

Síguenos en Telegram



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!