Los 5 errores más comunes que cometen las mujeres en sus relaciones

Los 5 errores más comunes que cometen las mujeres en sus relaciones

La duración del matrimonio en la mayoría de países está siendo cada vez menor. Según datos de los diferentes institutos de estadística de cada país, en Italia, por ejemplo, la duración es de 18 años, en Canadá 14 años, en Francia 13 años, en EE.UU. 8 años, en México 12 años y en Reino Unido 11 años.




¡Personalmente este año celebro mi 35 aniversario de boda! Esto me pone en una posición rara, que se sale de la norma esté en el país que esté. ¿Pero mi relación es perfecta? En absoluto. ¿Hay alguna relación perfecta? ¡En absoluto! Por eso, y en base a mi experiencia como mujer voy a relatar los que para mí son los cinco errores más grandes que cometen las mujeres en las relaciones.

1. Esperan la relación PERFECTA
Estamos rodeados de reality shows y medios sociales que detallan a personas que engañan en sus relaciones. Sin embargo, muchas mujeres siguen creyendo que encontrarán a un príncipe encantador que las hará perder la cabeza, satisfará sus deseos, nunca estará en desacuerdo y vivirá feliz para siempre con ellas. A pesar de la realidad de los medios de comunicación, hemos sido criados con una dieta constante de anuncios de sacarina, tarjetas de regalo y cuentos de hadas de la infancia.

El escritor y conferenciante Dale Carnegie dijo una vez: «Cuando tratamos con gente no estamos tratando con criaturas de lógica sino con criaturas de emociones«. La lógica nos dice que nada es perfecto, pero nosotros anhelamos ser la excepción. Y a veces desperdiciamos meses, años, décadas saltando dentro y fuera de relaciones que no se sienten como en esos cuentos de hadas que nos relatan.

2. Se comparan y se desesperan
Vemos una relación que admiramos y desesperamos si la nuestra se ve diferente. ¡Instagram y Facebook son nuevos caldos de cultivo para la desesperación! ¿Por qué no me compra flores? ¿Llevarme a viajes sorpresa? ¿Posar frente a una barra de postres y parecer que está feliz de estar allí? No puedo recordar en qué año de mi matrimonio estaba, pero un día me di cuenta de esto. ¡No hay dos relaciones iguales! Estúpidamente obvio, ¿verdad? Pero hasta entonces, estaba comparando y desesperada. Me había creído el mito de que había una forma única de tener una relación y la mía no estaba a la altura.

Lo que realmente tenemos que hacer es aprender a entendernos a nosotros mismos y a nuestras parejas. Necesitamos aprender cuáles son nuestras fortalezas y debilidades de comunicación, cuáles son nuestros desencadenantes emocionales y qué necesitamos para sentirnos realizadas en una relación. Y comparar sólo tu relación de hoy con la de ayer.




3. Asumen y condenan
La mayoría de los hombres no se comunican muy a menudo y tan plenamente como las mujeres, por lo que a las mujeres les gusta leer entre líneas. Y debido a cómo funciona el cerebro, tendemos a asumir lo negativo. A veces no habla porque está muy molesto por el resultado del fútbol. A veces no te ha felicitado por ese nuevo peinado porque realmente no lo notó. (Es un hecho neurológico que las mujeres tienen más receptores de percepción que los hombres.) En lugar de pasar horas enviando mensajes de texto y hablando con tu mejor amiga tratando de «averiguar» lo que significa, PREGÚNTALE. ¡Ahórrate el tiempo y la angustia!

4. Malinterpretan las emociones de los hombres
Me ha tomado un tiempo darme cuenta de que cuando mi esposo parece enfadado, a menudo significa que está herido o triste por algo. Sabemos que las niñas y los niños son aculturados de manera diferente y por lo tanto expresamos las emociones de manera diferente. Los científicos han descubierto recientemente que todos sentimos las emociones de manera diferente dependiendo de cómo o cuándo las experimentamos por primera vez. En resumen, ¡las emociones son complicadas! La próxima vez que pierda la calma, intenta averiguar qué más puede estar pasando.

5. Quieren correr antes de caminar
Conociste a un gran tipo. Estupendo. ¡No empieces a planear la luna de miel! Sé que es tentador. Pero saltar al futuro demasiado rápido es el beso de la muerte para muchas relaciones. Incluso si nunca te haces la pregunta de «¿A dónde va esta relación?«, los seres humanos tienen estas cosas llamadas Neuronas Espejo, de modo que los hombres pueden virtualmente «oler» cuando uno está ansioso por asentarse. Quédate en el presente. Empieza a meditar si es necesario.

Y por encima de todo, mantente fiel a ti misma
Las relaciones exitosas se componen de dos individuos que son lo mejor que pueden ser. Subyugar cualquier parte de ti misma es el mayor error de todos.




Fotografía: Charlie Foster

¿Te ha gustado?






Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!