6 maneras en que tu lenguaje corporal está saboteando tus relaciones

6 maneras en que tu lenguaje corporal está saboteando tus relaciones

El lenguaje corporal se refiere a las señales no verbales que usamos para comunicarnos con otras personas. A través de gestos y movimientos conscientes o inconscientes, estamos constantemente revelando nuestros pensamientos y emociones a través de nuestros cuerpos. Estas señales no verbales constituyen una parte importante de nuestra comunicación cotidiana.




La información que impartimos de forma no verbal, a través de nuestro lenguaje corporal, es un aspecto importante de todas las relaciones humanas. Los expertos estiman que el cerebro capta las señales no verbales en una quinta parte de un segundo, lo cual es mucho más rápido que las verbales. La investigación sobre el lenguaje corporal ha progresado desde que fue abordada por primera vez por los profesionales médicos en la década de 1970, así que lee y no dejes que tu lenguaje corporal sabotee tus relaciones.

1. Te recuestas durante las conversaciones importantes
Inclinarse hacia atrás y poner las piernas delante de ti es una señal de que no te importa una conversación o la persona en el extremo opuesto a donde te encuentras. En su lugar, siéntate derecho o inclínate para mostrar mayor interés.

2. Cruzar los brazos
Los brazos cruzados pueden indicar que te sientes a la defensiva o que estás cerrado a una interacción. Esta posición puede interpretarse como una señal de que no estás dispuesto a escuchar lo que dicen los demás. Descruza tus brazos para parecer abierto a la persona y al intercambio.

3. No hacer contacto visual
Ya lo has oído muchas veces, pero es muy cierto: el contacto visual es esencial para crear confianza en todas las interacciones. Si no miras a la gente a los ojos, pueden suponer que estás siendo deshonesto.

4. Te inquietas demasiado
La gente tiende a moverse cuando se siente incómoda o aburrida. Si te mueves con inquietud, puedes dar la impresión de que estás ansioso y que tienes algo que ocultar, o que simplemente no quieres estar allí.




5. No dejas de mirar tu teléfono o tu reloj
Puede que pienses que puedes salirte con la tuya mirando tu teléfono o tu reloj, pero lo más probable es que te atrapen. Mantén tu atención en la gente que te rodea y en las interacciones que tienes a mano. Muestra respeto e interés general en la comunicación.

6. No logras «reflejarte» en la otra persona
Consciente o inconscientemente, las personas que escuchan atentamente a menudo reflejan el lenguaje corporal de la otra persona. Esta posición muestra que realmente te importa y que estás comprometido con el presente.

Por supuesto, el posicionamiento de nuestros cuerpos a veces no tiene nada que ver con nuestras actitudes internas. Por ejemplo, alguien puede cruzar los brazos porque siente frío, no porque se cierre intencionalmente a la interacción. Sin embargo, al aprender las formas en que tu cuerpo puede sabotear tus relaciones, puedes controlar cada uno de tus movimientos y evitar emitir mensajes inesperados (y a menudo negativos).

Fotografía: SHAYAN

¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

Síguenos en Telegram



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!