No quiero un amante, quiero un mejor amigo

No quiero un amante, quiero un mejor amigo

Suena hermoso, ¿no? Encontrar un amante. Una persona a la que besar. Una persona con la que salir. Una persona a la que le aprietas la mano durante las películas de terror. Una persona a la que abrirle tu vida, entregarle tu corazón, con quien puedes verte, años y años después.




Pero encontrar a esa persona da miedo.

Hay tantas reglas y restricciones en el mundo de las citas de hoy. Un ‘amante’ se supone que es atractivo y sexy y tentador y confiable y romántico y todo lo que siempre hemos soñado, ¿verdad? Se supone que es la persona perfecta. ¿Pero perfección en el amor? Eso no es real. ¿Y encontrar a una persona impecable y completa? Imposible. (Gracias a Dios, porque ninguno de nosotros pasaría el corte.)

Por eso no quiero algo perfecto. Y por eso no quiero un amante. Quiero un mejor amigo.

Quiero a alguien con quien pueda ser completamente yo mismo. Quiero despertarme por la mañana, con el pelo todo despeinado alrededor de mi cara y adormilada, sin maquillaje, con la camiseta holgada puesta, y sin sentir que tengo que ser algo que no soy.

Quiero alguien con quien reírme. Para estar despierto hasta tarde y hablar de sueños. Para aventurarse con ellos, grandes o pequeños. Tomar vino y preparar el desayuno juntos, y sentir como si supiéramos cada detalle de la vida del otro.




Quiero a alguien con quien pueda hablar abiertamente, sin miedo, sobre mis mayores arrepentimientos y mis planes futuros. Alguien en quien pueda confiar. Alguien que estará ahí para mí, pase lo que pase, y le devolveré el favor. Alguien con quien pueda comerme una bolsa de Cheetos de tamaño fammiliar, alguien con quien pueda sentarme en el sofá y no decir nada, sino simplemente disfrutar de la compañía del otro.

Quiero un mejor amigo. Alguien con quien pueda hacer el tonto, salir a beber, o quedarme a ver Prison Break. Alguien que me haga un cumplido genuino cuando me vea lo mejor posible, pero que honestamente me diga cuando me veo horrible y necesite mover el trasero del sofá.

Quiero a alguien que conozca todos mis secretos internos, mis dramas y mis momentos de mayor orgullo. Quién irá a lugares conmigo, o me llevará a cenar y hablará de las cosas que importan. Quien no siempre tendrá que estar a cargo de las cosas, tener que pagar, tener que ser el que planifique las cosas. Pero aún así hará esas cosas a veces, sólo porque sí.

Quiero a alguien que me haga reír, que me vuelva loco, que me haga enfadar, pero que aún así sea mi mejor amigo.

Y quiero enamorarme de este mejor amigo.




Creo que el mundo está equivocado. El amor no se trata de encontrar a la persona perfecta, de encontrar un amante. Creo que el amor se trata de encontrar a tu mejor amigo. Alguien con quien eres compatible en muchos niveles, no sólo románticamente. (Porque esa cosa íntima y empalagosa saldrá naturalmente. No te preocupes.)

Quiero un mejor amigo, alguien a quien quiera, sí, pero lo más importante es que alguien a quien pueda conocer de verdad. Y alguien que me conoce, por dentro y por fuera, defectos y capricho y todas mis rarezas, pero que aún así elige ser mío.

Artículo original de Marisa Donnelly.

Fotografía: Allen Taylor

¿Te ha gustado?






Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

Síguenos en Telegram



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!