5 Signos de que tienes un ambiente familiar poco saludable

5 Signos de que tienes un ambiente familiar poco saludable

El que te sientas cómodo en tu casa tiene un gran impacto en tu estado de ánimo y satisfacción en la vida. Tu hogar es el lugar donde te relajas y descansas después de un largo día en el trabajo o con los estudios. También puede ser un lugar donde te encuentras con un estrés inesperado. Sigue leyendo para identificar si tienes un ambiente poco saludable en tu hogar. Personalmente, esto es algo con lo que lucho, así que a continuación identificaré estos signos por mi experiencia en mi propia casa.




1. Comunicación irrespetuosa con tu familia
¿Alguna vez te sorprende la manera en que tú y tus padres, hermanos e hijos os habláis entre vosotros? Esto puede ser una señal de un ambiente familiar poco saludable, ya que contribuye a la atmósfera de la casa. Si no podéis hablar entre vosotros sin empezar una discusión, pronto aprenderéis a evitar el contacto por completo, para no meterse en una pelea. Tal atmósfera impactará a todos los miembros de la familia. Tal vez os ponga tensos, estresados o incluso incómodos el uno con el otro. Si te encuentras siempre conteniendo tu lengua, y no siendo capaz de ser honesto con la persona con la que vives, podrías tratar de hablar con un amigo de confianza, o un miembro de la familia, preferiblemente en la casa, para obtener su perspectiva, y buscar ayuda.

2. Falta de privacidad
La privacidad proporciona consuelo y comodidad. Y no estamos hablando de ocultar tus datos personales en Internet, aunque eso también es importante, nos referimos a la privacidad en casa, tu propio espacio, donde guardas cosas personales o incluso algo intangible como son los momentos a solas. Todo el mundo necesita su tiempo a solas a veces, incluso los más extrovertidos. Si siempre estás husmeando en tu propia casa, sabes que algo está mal. Los miembros de tu familia deben respetar tu espacio, así como tú debes respetar el de ellos. Esto vuelve al punto número 1, tenéis que comunicaros entre vosotros. Por ejemplo: «Oye, sé que compartimos esta habitación, pero ¿puedo pasar algún tiempo a solas aquí? Podemos cambiarnos más tarde si quieres«.

Otro aspecto importante de la privacidad es tener tu propio espacio para tus cosas personales, al que sólo tú puedes acceder. No queremos decir que necesites tener una caja fuerte con todas tus ametralladoras como en el Sr y la Sra. Smith, pero tu propio cajón estaría bien, ¿verdad? Quizás el aspecto más importante es que los miembros de tu familia no revisen tus cosas, lo que incluye tu teléfono y tu ordenador portátil. Tiene que haber un cierto nivel de confianza, especialmente entre los hijos y los padres, y siempre es mejor comunicarse en lugar de ir a espaldas del otro para averiguar si tu hijo fuma o si tu pareja está haciendo algo.

3. Límites poco claros
Ya sea que vivas con tus padres o con tus compañeros de habitación en la universidad, necesitas establecer algunos límites para poder vivir juntos en armonía. Por ejemplo, si tus compañeros de piso están tocando música en un momento en que tú te está preparando para un examen de fin de año o si tus hijos no respetan tus peticiones de ayuda con las tareas domésticas. Es necesario que haya un lugar para los compromisos, y de nuevo una comunicación sana para llegar a un entendimiento.

4. Entorno sucio
Ya sea que se trate de polvo, juguetes por todas partes o muebles rotos, el entorno real de la casa también importa. Ahora, es comprensible que no todo el mundo pueda permitirse dedicarse todo el día a ello, pero se debe requerir un mínimo para tener un nivel decente de comodidad en el hogar. A menos que te guste vivir en un lugar desordenado, y que ninguno de tus compañeros de piso se preocupe, siempre debes tratar de mantener limpia tu parte de la casa. ¡Recuerda que afecta a todos los que también necesitan pasar tiempo allí! Cuando se trata de espacios comunes, como baños o cocinas, también debes ayudar a limpiarlos. ¡Todos se sentirán más cómodos si no hay platos sucios por todas partes!




5. Incapacidad para relajarse o descansar
Si te resulta inusualmente difícil relajarte en tu propia casa, o incluso quedarte dormido y sientes que la atmósfera es la causa, es una clara señal de un ambiente doméstico poco saludable. Quizás sea debido a alguna de las señales anteriores, o simplemente refleja tu actitud hacia tu casa.

Fotografía: Davide Pietralunga

Temas:

¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

Síguenos en Telegram



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!