¿Tu personalidad es impulsiva o disciplinada? Haz esta prueba para averiguarlo

¿Tu personalidad es impulsiva o disciplinada? Haz esta prueba para averiguarlo

El truco es encontrar un buen equilibrio entre la moderación y la espontaneidad. Sin embargo, la mayoría de nosotros tendemos a inclinarnos más hacia un lado que hacia el otro, en la escala de la impulsividad.




Entonces, ¿eres más impulsivo o tienes más autodisciplina?

Hay beneficios de lo que se llama impulsividad funcional. El impulsivo funcional (que es bueno) puede aprovechar rápidamente las oportunidades inesperadas. Pueden rápidamente poner sus pensamientos en palabras. Pueden pensar rápidamente. Son mentalmente ágiles. Pero necesitan a alguien que modere su entusiasmo, que considere las consecuencias, que planifique con anticipación y que siga persistiendo ante el fracaso o el revés.

Así que es una compensación. Una persona brillante e impulsiva en productos de movimiento rápido puede ser una ventaja. Pero la impulsividad, como todas las características humanas, se distribuye normalmente en una curva de campana. La mayoría de nosotros tenemos una impulsividad moderada. Así que no es un caso de todo o nada. Estar en el lado alto del espectro de impulsividad trae sus ventajas y desventajas. El aventurero, activo, entusiasta e impulsivo puede aportar dinamismo a cualquier grupo. Pero el impulsivo desordenado, antianalítico y sin planes puede llevar a cualquier plan bien pensado a la perdición y a la destrucción.

¿Qué pasa con la autodisciplina?

La autodisciplina es la capacidad de retrasar la gratificación inmediata y a corto plazo en favor de un beneficio a largo plazo. Es la capacidad de hacer lo que sabes que debes hacer, te apetezca o no. Es la habilidad de manejar tus emociones y resistir tus tentaciones para que puedas trabajar en lo que realmente importa.




Los mayores logros son el resultado de un esfuerzo prolongado y la perseverancia y la autodisciplina es el motor que impulsa dicho esfuerzo. Sin autodisciplina, es prácticamente imposible atenerse a objetivos y compromisos a largo plazo.

A continuación encontrarás una lista de frases con dos opciones, A o B. Elige la que mejor se adapte a tus necesidades y recuerda o escribe tus respuestas. Al final leerás los resultados.

Mis viajes tienden a ser:

A- Planificacdos con antelación.

B- Impulsos del momento.




Yo muy a menudo:

A- Me ciño al presupuesto.

B- Gasto más de lo que gano.

Viendo actuaciones, normalmente siento:

A- Comprometido.

B- Inquieto.

En general, mis pensamientos son:

A- Concentrados.

B- Rápidos.

Tiendo a:

A- Vivir el momento.

B- Planear el futuro.

Ahora, veamos tu puntuación. Cuenta tus resultados y mira si tiene más «A» o más «B».

Principalmente «A» pueden sugerir una tendencia hacia una mayor moderación y autodisciplina.

Principalmente «B» es una inclinación hacia una mayor impulsividad.

Homero alabó a los autodisciplinados: «Cuán propensos a la duda, cuán cautelosos son los sabios«. Por el contrario, Abraham Maslow veía la espontaneidad como parte integral de las «experiencias máximas» de la autorrealización. Sin embargo, sin tener en cuenta las consecuencias, la impulsividad puede ser problemática.

Fotografía: Laura Fuhrman

¿Te ha gustado?






Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

Síguenos en Telegram



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!