Algún día el amor te encontrará, te lo prometo

Algún día el amor te encontrará, te lo prometo

Has pasado tanto tiempo con la cabeza enterrada, que todavía estás atrapada en esa última relación, todavía dolorida por tu ruptura anterior, todavía echando de menos a él o a ella o a lo que ambos teníais. Has pasado tantos días con tu alma vacía, tratando de llenarla de cualquier cosa y de todo lo que pudiera distraerte temporalmente, tratando desesperadamente de cubrir los agujeros que la última persona dejó.




Has pasado tantas noches llorando hasta quedarte dormida, preguntándote dónde diablos te equivocaste, sintiendo lástima, sintiéndote derrotada, sintiéndote indigna, y convenciéndote de que no mereces el amor o que no lo encontrarás o que `esa persona única’ para ti simplemente no existe.

Pero eso son mentiras. Esas son las mentiras.

Mira, el mundo tiene una manera divertida de mostrarnos lo que necesitamos y lo que no, lo que se supone que tenemos y lo que debemos dejar ir, lo que es bueno para nosotros y lo que sólo nos está rompiendo, poco a poco. Sin embargo, no siempre creemos o escuchamos. Creemos que sabemos lo que debemos hacer; confiamos en que tenemos todas las respuestas.

Pero la verdad es que somos humanos y tenemos defectos. Y a veces amamos a las personas equivocadas, abrimos nuestros corazones a alguien que se va, nos permitimos ser vulnerables, y luego nos vaciamos cuando una relación sale mal.

Y a veces nos lastiman. Nos duele tanto.




Entonces nos convencemos a nosotros mismos de que somos de alguna manera menos, de alguna manera `malos’ o `incapaces’ o merecedores de las cartas negativas que la vida nos ha dado. Nos convencemos a nosotros mismos de que lo que se derrumbó fue culpa nuestra, y que nunca más volveremos a probar la dulce libertad del amor verdadero.

Pero lo harás. Lo harás.

Pueden pasar meses, años o eones por el camino. Puede ser en un momento o lugar que no esperas, o con una persona con la que te has sentido cómoda durante años. Puede venir despacio, con delicadeza. O puede ser una sorpresa total, abofeteándote en la cara con la sorprendente comprensión de que finalmente has encontrado a tu persona especial. Puede venir cuando eres joven, viejo o en algún lugar intermedio.

Puede venir cuando has decidido finalmente creer en conexiones más profundas, o puede venir cuando no estás listo para dejar entrar a alguien.

Pero el amor vendrá.




Sé que has cerrado tu corazón, que te has dicho a ti misma que no volverás a caer. Sé que has alejado a la gente, queriendo estar sola. Sé que has querido curarte y te has quedado corta, una y otra vez, sintiéndote más y más vacía cada día. Sé que estás nerviosa de ser vulnerable, de preocuparte tanto y de que luego te dejen, de que te lastimen.

Sé que le has dado la espalda al amor y a las relaciones, creyendo que eres una de esas personas que están destinadas a ser solteras de por vida, capaces y contentas en tu propia piel.

Pero en el fondo de tu mente, has estado anhelando el amor. Bajo la superficie, has estado deseando acercarte a alguien de nuevo. Y por mucho que intentes ignorar esos sentimientos, al final del día, en los momentos previos a tu sueño, esperas que algún día no te sientas tan sola.

Y no lo estarás.

Algún día, el amor te encontrará. Se arrastrará sobre ti y se filtrará en tus huesos. Llenará tu vacío y desbordará todos los espacios dentro y alrededor de ti. Hará que tu corazón sea más ligero, tus pulmones más llenos, tus ojos más brillantes. Te sorprenderá y te asustará y repentinamente cambiarán todas tus dudas a seguridad.

Será todo lo que no sabías que necesitabas, y todo lo que has deseado durante tanto tiempo. Será todo por lo que esperaste, por lo que rezaste, por lo que deseaste por las noches.

El amor es todo lo que imaginaste, y todo lo que te mereces.

Pero debes ser paciente, creer, confiar, saber que mereces ser amada, y tener fe en que la persona correcta te encontrará. Tienes que trabajar en ti misma, perseguir tus metas, construirte y estar abierta a lo que te espera, cualesquiera que sean las relaciones y conexiones que puedan ser.

Debes dejar de permitir que la negatividad y la amargura te controlen y determinen tu destino, y en vez de eso debes dejarte llevar sin obstáculos ni cargas. Debes darte cuenta de que eres increíble, y muy digna de un amor eterno. Y un día, mirarás hacia atrás, de la mano a quien le has dado tu corazón, asombrada por tu pasada incredulidad.

Artículo original por Marisa Donnelly.

Fotografía: Milan Popovic

¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!