6 maneras en que la terapia psicológica puede beneficiarte

6 maneras en que la terapia psicológica puede beneficiarte

Incluso si tú no vas en la actualidad a terapia psicológica, probablemente conozcas a alguien que sí va porque cada vez más personas buscan la ayuda profesional que proporciona.




Un terapeuta actúa como una caja de resonancia, reflejando lo que le dices para que lo escuches con claridad. Han sido comparados con espejos imparciales porque permiten a sus clientes tener una buena visión de sí mismos y de sus problemas. El resultado, en general, es una mejor comprensión y una mayor capacidad para hacer frente a la situación. Aunque no todos en la terapia necesariamente sienten tales beneficios (posiblemente debido a una mala relación con su terapeuta, falta de motivación o un esfuerzo mínimo), eso no cambia el hecho de que el potencial para ser ayudado por la terapia psicológica está ahí y es fuerte.

Si nunca has visto a un terapeuta, puede ser difícil entender de qué trata todo esto. O bien, puede que no estés seguro de cómo apoyar a un amigo o ser querido que ve a uno. Después de todo, es probable que ni siquiera sepas lo que sucede en la consulta de un terapeuta. En este artículo, voy a explicar qué es la terapia psicológica y repasar las maneras en que puede beneficiar a todos los que acuden a ella.

1. Para sentirse menos solo
Creo que en un momento u otro, todos nos hemos sentido solos en el mundo. Y nadie puede negar lo difícil que es sentirse perdido entre la multitud, sentirse invisible, sentirse atrapado en el aislamiento. La terapia me ayudó a ver que cuando me siento solo, necesito llegar a los que me rodean; sé que soy querido, pero cuando estoy luchando y necesito apoyo extra, no puedo esperar que todo el mundo lo sepa. Además, la terapia ayuda a las personas a comunicarse mejor, lo que a su vez ayuda a las personas a tener conversaciones significativas que inician amistades. También puede ayudar a que te des cuenta de por qué estar solo contigo mismo es tan incómodo porque en muchos casos, evitar emociones intensas es más difícil de hacer cuando estás solo. Finalmente, tu terapeuta está ahí para ti, ahí para apoyarte, y saber que alguien está completamente de tu lado es infinitamente útil ante la soledad.

2. Para aumentar tu confianza
La confianza es un componente clave de la salud mental porque se refleja en cómo nos sentimos acerca de quienes somos. Puede ayudarnos a ser más felices, más sanos e incluso más exitosos, y sin ella, la calidad de nuestras vidas se resiente. Pero creer y confiar en ti mismo no siempre es algo natural. La confianza en uno mismo requiere esfuerzo. Trabajar en ello en un entorno terapéutico puede ayudarte a ganar confianza. Cuando estoy siendo duro conmigo mismo, mi terapeuta me recuerda que no piense tan negativamente en mí mismo. Me recuerda lo importante que es tener una «autocomunicación positiva«, porque nuestros pensamientos se vuelven reales si los pensamos continuamente. Y además de decirme cosas buenas que nota de mí, me hará pensar en cosas buenas que he notado de mí mismo. A veces ese empuje es todo lo que necesitamos para empezar a sentirnos seguros.

3. Para ser más consciente de sí mismo
La autoconciencia se trata de entender tus pensamientos y sentimientos y de tener un conocimiento consciente de quién eres como persona. Puede mejorar tu vida al darle sentido a lo que está sucediendo dentro de ti, lo cual te da poder para hacer lo que es mejor para ti (o al menos, discernir por qué hacer algo se siente tan difícil). También te ayuda a construir sobre las fortalezas, comunicarte más efectivamente, tomar mejores decisiones y pensar con más claridad. Una de las formas en que los terapeutas nos conducen a la autoconciencia es a través de la «comprobación de la realidad» de nuestros pensamientos para ver si son verdaderos dentro de la realidad. Por ejemplo, cuando digo que «soy un fracaso», mi terapeuta puede pedirme que imagine que soy uno de mis amigos y me pide que me describa a mí mismo. A partir de ahí, puedo pensar en mí mismo más claramente y ser más consciente de mí mismo.




4. Para procesar las emociones subyacentes
Algunas partes de nuestro pasado, particularmente las difíciles, requieren energía mental adicional para procesar y entender. Si no haces nada con los sentimientos y emociones que sentiste, vuelven a tu mente e impactan tus sentimientos y emociones actuales. La terapia psicológica te enseña que puedes superar el estrés mental acumulado y comenzar a crecer. Es sólo una cuestión de averiguar qué significa todo esto y tratar con ello de manera saludable y productiva. La terapia te ayuda a comenzar ese proceso continuo en un espacio seguro y protegido. Si las emociones que se van a procesar están causando problemas significativos, los terapeutas pueden incluso dar consejos no directivos (¡nunca te dirán lo que debes hacer; no están resolviendo tus problemas, te están ayudando a resolver tus problemas por ti mismo!)

5. Para trabajar en situaciones difíciles
La vida no siempre es fácil (la mayoría de la gente aprende esta verdad desde el principio). A medida que caminamos por el camino de la vida, estamos obligados a encontrarnos con desafíos y obstáculos que se interponen en nuestro camino. Nos hacen tambalear, ¡y eso es normal! Por eso se llaman desafíos. Entonces, ¿quién no querría ayuda para superar esas situaciones difíciles que enfrentamos? Una gran parte de lo que hacen los terapeutas es analizar los problemas que afectan las vidas de sus clientes. Básicamente, toman las circunstancias de la vida actual y «hablais» juntos, probablemente dando respuestas a las preguntas. ¿Cómo te sientes con lo que está pasando? ¿Por qué es tan difícil esta situación? ¿Qué crees que ayudaría? ¿Seguirá siendo importante lo que está sucediendo ahora en cinco años? Así, al hablar y hacer preguntas y poner las cosas en perspectiva, los terapeutas se convierten en guías a través de obstáculos y crisis.

6. Para hacer frente a la pérdida
Cualquier tipo de pérdida, particularmente la muerte, implica mucho sufrimiento emocional. Y cuando algo importante o alguien a quien amas te es arrebatado, puede ser difícil llegar a un acuerdo. Tener apoyo es crucial en estos momentos. La terapia de grupo es una forma ideal de empezar a sanar. Es un lugar donde otros que pueden relacionarse con tu misma lucha se reúnen y comparten consejos, sugerencias y hechos, así como también reconocen el dolor y los logros de cada uno frente a todo ello. Incluso la terapia individual es útil ante la pérdida porque es un lugar para empezar a aceptar el dolor y entender el proceso de curación.

Muchas personas renuncian a recibir ayuda con las cosas anteriores, las cosas con las que todos luchamos, debido a los puntos de vista estigmatizados que conlleva o porque creen que la terapia psicológica es sólo para personas con enfermedades mentales. Por eso es importante hablar de la terapia psicológica en la vida diaria. Sería una pena evitar algo que podría beneficiarte por miedo a un juicio que no está justificado o debido a información errónea.

No estoy diciendo que todo el mundo debe ir a terapia como requisito porque es útil; más bien, espero arrojar luz sobre los maravillosos y transformadores procesos que pueden ocurrir al otro lado de la puerta de un terapeuta. Porque al final, incluso si no estás seguro de lo que obtendrás de ello, si decides ir a terapia lo más probable es que encuentres un gran valor en ello.




Fotografía: ErikaWittlieb

¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!