9 cosas que la gente no te dice sobre los trastornos alimentarios

9 cosas que la gente no te dice sobre los trastornos alimentarios

A pesar de que la incidencia de los trastornos alimentarios va en aumento, todavía hay mucho estigma y vergüenza en torno a la discusión de los trastornos alimentarios. Este artículo va a tratar de empezar a romper ese estigma, explorando 9 cosas sobre los trastornos alimentarios de las que la gente no habla.




1. Los trastornos alimenticios no son glamorosos

A pesar de lo que se muestra en los medios de comunicación, no hay nada glamoroso en tener un trastorno alimentario. Restringiendo tanto tu comida que tu cabello comienza a caerse, serás inestable desde el punto de vista médico que tu única opción será la de ser alimentado a través de un tubo y ser vigilado las 24 horas del día, los 7 días de la semana por el personal de enfermería. No hay nada glamoroso cuando tus dientes comienzan a caerse o a deteriorarse por la exposición repetida a los ácidos estomacales o cuando vomitas sangre, además existe el potencial riesgo de desgarrar tu esófago por los vomitos provocados repetidos. No hay nada glamoroso en desmayarse en medio del centro comercial por un desequilibrio electrolítico debido a las restricciones, los atracones y los vomitos. No sé tú, pero yo no veo nada glamoroso en todo eso.

2. Los trastornos alimentarios no se tratan no comiendo nada

A pesar de la creencia común, los trastornos alimentarios no son no comer nada en absoluto. Incluso los anoréxicos más graves comen cantidades minúsculas. Los trastornos alimentarios se presentan en todas las formas y tamaños, ninguno de los cuales implica no comer absolutamente nada. Los trastornos alimentarios pueden implicar restricciones graves, eliminar todo lo que se consume, ciclos viciosos de atracones y vomitos provocados, alimentación incontrolable. No importa lo mucho o poco que estés comiendo, siempre estás pensando en la comida.

3. Te consumes por la rutina




No puedo hablar por todos, pero en mi experiencia con la anorexia, y para muchos de mis amigos con trastornos alimentarios, mi vida se vio consumida por rutinas relacionadas con la comida, los rituales alimentarios y las reglas alimentarias. Sólo comer a horas específicas, sólo usar un juego específico de cubiertos, sólo comer la mitad de lo que haya en el plato, sin importar cuánta hambre tengas. Comer sólo cuando no hay nadie en casa. Comer sólo los mismos alimentos que has considerado como «seguros». Hacer todo lo posible para evitar alimentos «inseguros». Negarse a probar nuevos alimentos o a comer alimentos que no sabes exactamente cómo se prepararon.

4. Tu cuerpo comienza a comerse a sí mismo

Si tienes anorexia u otro tipo de trastorno alimentario restrictivo, tu cuerpo eventualmente comenzará a comerse a sí mismo. Si no le estás dando a tu cuerpo suficiente energía a través de los alimentos, hace todo lo que puede para obtener energía. Comienza a descomponer los músculos, incluyendo el corazón, y los órganos, incluyendo el cerebro y el hígado. Es verdaderamente aterrador, pero incluso ese miedo no puede hacer que comas.

5. Comenzar a comer de nuevo duele

si has estado restringiendo la alimentación durante cualquier período de tiempo, comenzar a comer de nuevo te duele. Cuando restringes la alimentación, tu cuerpo se acostumbra a que sólo le dés porciones pequeñas, de modo que tu estómago se encoge. Parte de la recuperación y la nueva alimentación consiste en expandir el estómago a un tamaño «normal». Es doloroso e incómodo, pero para mantener una nutrición adecuada, tu cuerpo no puede seguir sobreviviendo con porciones pequeñas, por lo que es vital que aumentes tus porciones a un tamaño normal, lo que incluye comer cuando te sientas físicamente incómodo. Esto es mucho más fácil de decir que de hacer. No es nada fácil, ni física ni mentalmente, pero es factible.




6. Te aíslas

Cuando tienes un trastorno alimentario, te esfuerzas por evitar situaciones que involucran alimentos. ¿Y en qué giran la mayoría de las situaciones sociales? Sí, lo adivinaste: en la comida. Así que al evitar la comida, terminas evitando prácticamente cualquier situación social. Te sientes increíblemente solo, pero no puedes asistir a ningún evento social, comúnmente debido al temor de perder el control sobre la comida. Es un círculo vicioso, el trastorno alimentario no te permite ir a socializar, así que recurres al trastorno alimentario para intentar escapar de la oscuridad y la soledad.

7. Perderás amigos

Cancelas repetidamente los planes con tus amigos, sin dejarles ver lo que realmente está sucediendo. Poco a poco dejan de hablarte, e incluso cuando te envían un mensaje de texto, no respondes porque estás convencido de que no mereces tener amigos. En poco tiempo, tu único amigo es ‘Ta’ (el Trastorno Alimentario). «Ta» te ha convencido de que es el único amigo que necesitas, y siempre está ahí para consolarte, así que le crees y dejas de intentarlo incluso con tus amigos.

8. Siempre creerás que no estás lo suficientemente enfermo

No importa lo enfermo que estés, siempre creerás que no estás lo suficientemente enfermo para obtener ayuda. Para mí, todavía no estaba convencida de que estaba lo suficientemente enferma para recibir ayuda cuando estaba en el hospital con un tubo en la nariz. Estoy sentada aquí ahora, al borde de la inestabilidad médica, aún creyendo que no estoy lo suficientemente enferma o que no merezco la ayuda necesaria. Si estás luchando con tu alimentación, estás lo suficientemente enfermo y merece recibir ayuda. Sí, hay «personas más enfermas que yo», pero siempre habrá personas más enfermas que tú, pero eso no significa que necesites menos ayuda que ellas. Están lo suficientemente enfermos como para acceder a la ayuda. Mereces recibir ayuda.

9. Los riesgos para la salud asociados con los trastornos alimentarios

Los trastornos alimentarios pueden ser potencialmente mortales, algo que comúnmente se pasa por alto. La anorexia, los trastornos alimentarios que implican restricciones graves y los trastornos alimentarios que implican purgas pueden provocar latidos cardíacos irregulares e insuficiencia cardíaca. Los trastornos alimentarios pueden causar estreñimiento, y el estreñimiento a largo plazo puede debilitar los músculos de los intestinos. La restricción puede llevar a una disminución de las relaciones sexuales y de las hormonas tiroideas y a la amenorrea (pérdida de los períodos). Los atracones de comida pueden aumentar el riesgo de diabetes tipo 2, y el hambre puede causar colesterol alto. Los trastornos alimentarios pueden provocar daños a largo plazo en el riñón y el hígado, disminución de las células sanguíneas y baja inmunidad. Incluso cuando una persona está en recuperación, tiene un mayor riesgo de desarrollar un inicio temprano de Alzheimer, osteoporosis y algunos tipos de cáncer.

Fotografía: Jairo Alzate

¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!