El secreto del éxito: 10 cosas difíciles que hacer primero

El secreto del éxito: 10 cosas difíciles que hacer primero

Cómete la rana fea primero.




Me gusta decir esa frase cuando doy un discurso, a menudo acompañado en la gran pantalla por una fotografía de un reptil grande y excesivamente poco atractivo. Pero se basa en la verdad de que si comes una rana fea para desayunar, el resto del día será mucho mejor.

Esto llega al corazón de la procrastinación y su contraparte – la autodisciplina.

La procrastinación es la evitación activa de hacer cosas que son aburridas, tediosas, poco interesantes, aburridas o estresantes. Sin embargo, la vida y los negocios tienen muchos de estos elementos. Dirigí una empresa de semiconductores que lleva cotizando en bolsa desde hace 37 años, y hubo días en los que no quise mirar los últimos números financieros ni ayudar a depurar el problema de los equipos de las instalaciones de producción. Pero esas eran mis ranas feas, y las comí con gusto.

La disciplina supera a la procrastinación porque, y anoto en mi libro Haz lo difícil primero, la disciplina es hacer lo que no te gusta hacer y hacerlo bien.

Si tienes 10 cosas que necesitas hacer, y pospones la única cosa que no te gusta, todavía necesitarás hacerla. Sin embargo, mientras haces las otras nueve tareas, la única tarea desagradable pesa en tu mente, drena tu entusiasmo, agota tu motivación, agota tu energía y, en general, te hace sentir mal.




Por el contrario, si primero haces las cosas difíciles, si te comes tu “rana fea” para desayunar, las otras tareas pasarán volando. Te liberas del retraso, te liberas de la ansiedad y te sientes alegre en todas las demás actividades. He descubierto que mi productividad personal aumenta un 20% cuando mi tarea desagradable está acabada.

Esto no es sólo una receta para los negocios. La vida está llena de ranas feas. Es por eso que siempre se hacen propósitos de Año Nuevo (porque las cosas difíciles se han quedado en el camino) y se abandonan rápidamente (porque todavía son cosas difíciles). Sin embargo, cada procrastinación crea un obstáculo para tu cuerpo, tu salud, tu mentalidad, tu fuerza de voluntad y tu coraje. Cada rana fea que evitas ingerir es la que ves en tu mesa de desayuno a la mañana siguiente. Simplemente no desaparecen, y engendran ranas más nuevas y feas.

Muy pronto, no podrás ni estar en tu rincón para desayunar por la cantidad de ranas que has permitido que se acumulen.

He aquí un ejemplo personal. Mi socio y co-fundador Warren llevó una vida sin ranas. Esto incluía sus hábitos de salud. No era de los que hacen dieta o ejercicio, y fumaba sin descanso. Su vida no estuvo dedicada a comer las feas ranas necesarias para la buena salud. Murió a la edad de 69 años, mientras que yo sigo corriendo duro a los 81 años en lo que sólo en broma se puede llamar “jubilación”. A decir verdad, estoy trabajando más duro y disfrutando más que nunca.

¿Qué ranas feas tienes en tu armario? Aquí hay 10 ranas que debes tragar.




1. Un riguroso programa de ejercicios diarios

Una vez vi a un comediante que dijo que no hacía ejercicio porque “es aburrido y duele”. ¡Son dos ranas feas en el mismo plato!

Pero tu cuerpo y tu mente son un sistema interrelacionado, en el cual el mantenimiento es crítico. Una “mente sana en un cuerpo sano” es el más antiguo de los adagios y fue escrito porque es una verdad fundamental.

Y aquí está la parte divertida:

El ejercicio hace que todas las demás tareas sean más fáciles y agradables porque el cuerpo y la mente están totalmente preparados para realizarlas.

2. Come tres comidas saludables cada día

He tenido empleados para quienes los donuts eran un grupo alimenticio primario. Algunos vendedores viven de comida rápida mientras están de viaje. Otros piensan que todo lo que necesitan para cenar es whisky y pollo frito. Y ninguna de esas personas sobresalió.

Al igual que con el ejercicio, el cuerpo – y por lo tanto la mente – no puede operar lo suficientemente bien como para hacer las cosas difíciles primero, y esto permite la procrastinación. Esto a su vez permite que las ranas feas de tu vida se reúnan y se reproduzcan.

3. Haz la tarea que temes primero

No en segundo lugar. No después del almuerzo. No “cuando me pueda poner con ello”. ¡Ahora!

Antes de que nadie más haya tomado suficiente café para hablar coherentemente, cuando te despiertes, anota las 10 cosas que necesitas hacer y ordénalas desde las menos agradables hasta las más agradables. Después no te atrevas a pasar al ítem #2 hasta que el ítem #1 esté completo. Y así sucesivamente.

4. Reparar una relación

Encuentra a alguien con quien tengas un problema y haz un poco de trabajo para solucionar las cosas.

No estamos solos en la vida o en el trabajo. Dependemos de la gente y ellos dependen de nosotros. Cuando las relaciones son disfuncionales, también lo son nuestras vidas.

Puede ser muy desagradable acercarse a alguien con quien no te estás llevando bien, pero es mucho más desagradable permitir que la relación se debilite. Cúrala lo antes posible.

5. Encuentra a alguien diferente cada día a quien elogiar

Los humanos necesitan sentirse valorados. Esto es parte del problema en nuestros centros urbanos: los jóvenes se sienten desvalorizados y recurren a las pandillas en busca de cualquier sentido de validación.

Tu familia, tus amigos, tus compañeros de trabajo, tu jefe, tu mecánico, tu camarera… todos ellos necesitan sentirse apreciados porque son todos seres humanos.

No elogies sólo a los pocos selectos con los que te asocias con más frecuencia. Encuentra a alguien para quien tus elogios parezcan venir de la nada. Les alegrarás el día.

6. Lee un buen libro al mes

Groucho Marx dijo una vez:

La televisión me parece muy educativa. Cada vez que alguien enciende un televisor, me voy a otra habitación y leo un libro“.

Los libros son educativos. Incluso la buena ficción te expone a otras sociedades, filosofías, culturas y pensamientos. Con las maravillas de la era digital, cada día hay más y más libros que contienen todos los temas imaginables.

En lugar de perder una hora viendo la televisión después de la cena, invierte una hora leyendo.

7. Limita el tiempo para tus dispositivos

Hoy en día miramos mucho a los rectángulos: nuestros teléfonos, nuestras tabletas o monitores de ordenador, y nuestras televisiones.

Los dispositivos digitales proporcionan mucho valor, sólo pregúntale a cualquier abuelo que recibe videos de sus nietos de forma regular. Pero algunas personas no saben cuándo parar, desplazándose sin parar página tras página de contenido sin sentido.

Establece un límite diario de tiempo para tu dispositivo y cúmplelo.

8. No trabajes más de 48 horas a la semana

Dirigí una empresa de semiconductores en una industria muy competitiva durante 37 años y rara vez trabajé más tiempo que eso.

Si te encuentras trabajando muchas horas, entonces añade esta fea rana a tu lista para mañana:

Descubre y cura lo que es disfuncional en tu trabajo, equipo o compañía que te está haciendo trabajar horas extras… y arréglalo.

9. Sé Frugal: gasta sabiamente

El dinero es como el oxígeno: la vida se vuelve inhabitable si te quedas sin él. Sin embargo, la gente suele gastar en cosas que no necesita, poniendo las posesiones más viejas en el almacén para hacer espacio para los nuevos artículos.

Ser frugal no es no gastar nada. Simplemente se trata de no gastar en cosas que realmente no se necesitan.

Al evitar esos gastos, ambos aumentan su dinero en efectivo/oxígeno y elimina el estrés de querer “cosas”. Los budistas tienen razón al observar que el deseo es la fuente de mucha miseria.

10. Aprende a amar lo que odias hacer

Disfruta de tus feas ranas. Cuando dirigía mi empresa, encontré alegría en las tareas sin alegría al saber que mi atención a esos detalles se relacionaban con todos los aspectos de mi compañía. Comer mis feas ranas me llevó a ser rentable en 36 de mis 37 años en el negocio.

Por encima de todo, saber que hacer es el alma de la vida. Hacer lo que no te gusta hacer, y hacerlo bien, trae grandes recompensas… pero sólo después de que tu plato de ranas feas haya sido limpiado.

Fotografía: Eunice De Guzman
Fuente: Lifehack

¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!