5 consejos sobre cómo criar a un hijo feminista

5 consejos sobre cómo criar a un hijo feminista

El término “feminismo” tiende a evocar reacciones negativas últimamente, especialmente si se atribuye a un estilo de crianza. Ha habido mucha discusión acerca de criar a una hija de una manera feminista, pero ¿qué significa criar a su hijo como feminista?




Criar a una hija para que sea independiente y autosuficiente ya no es un tabú. Las mujeres pueden desempeñar el papel de esposas, madres y desarrollar una carrera o trabajo al mismo tiempo. Entonces, ¿cómo es posible que en los tiempos de la “proclamada igualdad de género” sea inapropiado criar a los hijos como seres fuertes y emocionales al mismo tiempo? ¿Por qué es una controversia criar a su hijo como feminista?

La crianza de los hijos es, sin duda, una gran responsabilidad. Los niños crecen para ser personas, unos individuos que se deben a sus padres. Además, los padres son los artífices de que sean ellos los próximos agentes socialmente responsables, cuya forma de entender la sociedad y su funcionamiento está muy influenciada por el modo en que han sido educados.

Diferentes fuentes y expertos tienden a proporcionar un enfoque profesional hacia el tema. Sin embargo, la realidad es diferente. Hay opiniones divididas con respecto a este tema y un gran debate en varios foros de padres sobre lo que representa el feminismo y si es bueno para los hijos, especialmente si tienes un hijo, ser criados como feministas.

Es por eso que vamos a compartir algunos consejos que encontramos en varias redes de padres sobre cómo criar a tu hijo como feminista.

1. Utilizar los medios de comunicación para fomentar el pensamiento constructivo.

Hoy en día los medios de comunicación son simplemente inevitables, así que en lugar de tratar de evitar a toda costa de que tus hijos sean testigos de diferentes tipos de estereotipos o simplemente permitir que estos se den por sentados, trata de mantener una conversación y abordar el asunto de manera constructiva. Trata de animarlos a pensar y explícales el mensaje que tu hijo ha recibido tras ver un programa de televisión o un video de YouTube. Aborda su percepción y luego explica por qué las cosas no son siempre lo que parecen.




Discute por qué los anuncios presentan algo que podría no estar sucediendo en la vida real o hazles saber que también hay películas en las que las niñas son las que tienen los superpoderes.

2. Romper los estereotipos comunes.

Aunque tendemos a presentar a niños y niñas como iguales, la sociedad simplemente impone ciertas formas de comportamiento. “Las niñas juegan con muñecas, los niños con juguetes y camiones” o “el color rosa no es para chicos“.

A menudo, cuando los chicos quieren insultarse, dicen: “Te comportas como una chica” o “corres como una chica“. Siempre que escuches a tu hijo aceptando o iniciando este tipo de comportamiento, explícale que el género no juega un papel específico en si alguien es atlético y que no es aceptable que la gente participe en ciertas actividades porque son un niño o una niña. No hay nada malo con una chica a la que le guste el fútbol, ni con un chico al que le guste el ballet.

3. Hablando de emociones.

Mostrar una gama completa de emociones es saludable, y tu hijo debe ser consciente de ello. No hay nada malo en llorar cuando te sientes triste, así como no hay nada malo en sonreír cuando estás feliz. De esta manera, influirás en la creación de un entorno seguro en el que tu hijo no se sentirá avergonzado de mostrar sus emociones, sean cuales sean.

Además, al ser consciente de las diferentes emociones y de cómo se reflejan en uno mismo, y también en los demás, tu hijo podrá mejorar su inteligencia emocional.




4. Ayuda a tu hijo a mejorar su Inteligencia Emocional.

Otro aspecto importante de la inteligencia emocional es la capacidad de empatizar con los demás. Enséñale a tu hijo que comprender los sentimientos de los demás y saber cómo responder a ellos en consecuencia es lo que lo hará un buen amigo y, finalmente, una buena persona.

Practica con situaciones sencillas que puedas encontrar en la televisión y tiende a incorporarlas en situaciones cotidianas, por ejemplo, cuando estás en compañía de amigos o compañeros de clase, y así sucesivamente.

5. Crea un conjunto dividido de tareas.

Si un niño es testigo constante de cómo su mamá cuida la casa y el padre del jardín, o repara electrodomésticos, se dará cuenta de que así es como funciona y lo aceptará como tal.

Sé un ejemplo para tus hijos cuando se trata de dividir las obligaciones del hogar. Haz horarios semanales y trata de asignar una tarea en la que tu hijo pueda ayudar en el área exterior, pero que también tenga que limpiar su habitación o lavar los platos después de la cena. ¿Y por qué no le dejas a veces que se haga su propio desayuno?

Ahora que hemos terminado la lista, nota que cada padre tiene su propio estilo de crianza y que no le corresponde a nadie ser condescendiente. Simplemente hay una necesidad evidente de recordar a tu hijo que no es vergonzoso mostrar su lado emocional también y que uno puede ser duro y sensible al mismo tiempo. ¿No es ese el objetivo de los superhéroes de todos modos? Ser poderoso, pero también preocuparse por los demás.

¿Hay algún otro consejo que no hayamos incluido y que te gustaría compartir?

Fotografía: Victoria_Borodinova

¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!