Inteligencia emocional: Las 10 Cualidades de una persona emocionalmente inteligente

Inteligencia emocional: Las 10 Cualidades de una persona emocionalmente inteligente

Hay muchos tipos diferentes de inteligencia, y es nuestro trabajo descubrir cuáles son y cómo integrarlas en nuestras vidas. Las fuentes de inteligencia se pueden medir en cocientes. La mayoría de nosotros estamos familiarizados con el coeficiente intelectual, o el cociente de inteligencia, que se asocia principalmente con nuestra capacidad para memorizar, recuperar elementos de nuestra memoria y nuestro razonamiento lógico.




También hay una “nueva inteligencia”, la CC, o cociente de curiosidad, que se refiere a la habilidad de tener una motivación poderosa para aprender un tema en particular. A lo que dedico gran parte de mi tiempo tanto en la investigación como en el trabajo con clientes y organizaciones, es en concentrarme en la inteligencia emocional.

La definición de inteligencia emocional (tal como la propusieron por primera vez los investigadores Peter Salavoy y John Mayer, pero popularizada por el autor Daniel Goleman en su libro seminal y homónimo) es la capacidad de:

Reconocer, entender y manejar nuestras propias emociones.
Reconocer, entender e influenciar las emociones de los demás.
En términos prácticos, esto significa ser consciente de que las emociones pueden impulsar nuestro comportamiento e impactar a las personas (positiva y negativamente), y aprender a manejar esas emociones -tanto las nuestras como las de los demás- especialmente cuando estamos bajo presión
“.

Somos criaturas emocionales que a menudo toman decisiones y responden a estímulos basados en nuestras emociones. Como resultado, nuestra capacidad de crecer en Inteligencia Emocional tiene un enorme impacto en todas nuestras relaciones, en cómo tomamos decisiones e identificamos oportunidades. La Inteligencia Emocional es enormemente importante. A través de mi trabajo, he identificado 10 cualidades que creo que comprenden a la persona emocionalmente inteligente.

Espero que obtengas valor de esto y aprendas a entender las formas en que puedes influir en tu mente, y en las mentes de los demás, creciendo emocionalmente cada día, en todo lo que haces.

1. Empatía

Me encanta esta definición de empatía:




La empatía es la capacidad de entender o sentir lo que otra persona está experimentando desde su marco de referencia, es decir, la capacidad de colocarse en la posición de otra persona“.

Hay dos tipos diferentes de empatía. Esta pieza del Greater Good Science Center de la Universidad de California en Berkeley representa maravillosamente lo que son:

La ‘empatía afectiva’ se refiere a las sensaciones y sentimientos que obtenemos en respuesta a las emociones de los demás; esto puede incluir reflejar lo que esa persona está sintiendo, o simplemente sentirse estresada cuando detectamos el miedo o la ansiedad de otra persona. La ‘empatía cognitiva’, a veces llamada ‘toma de perspectiva’, se refiere a nuestra capacidad de identificar y entender las emociones de otras personas.

Empatizamos basándonos en la reacción a los demás. Lo que también diría es que la empatía se puede cultivar y aprender a través de las experiencias. Guarda en tu memoria esos sentimientos que sientes tanto en reacción como cuando pones las cosas en perspectiva. Escribe estos pensamientos, analízalos y determina cómo quieres tratar a los demás de la misma manera que te gustaría ser tratado tú.

2. Autoconciencia

La autoconciencia es el arte de comprenderse a sí mismo, reconocer los estímulos a los que se está enfrentando y luego prepararse para manejarse a sí mismo de una manera proactiva y reactiva. La autoconciencia es la forma en que nos vemos a nosotros mismos, y también la forma en que percibimos a los demás para que nos vean. El segundo, el aspecto externo, es siempre el más difícil de evaluar adecuadamente.

La Dra. Tasha Eurich nos dice:

Los líderes que se centran en la construcción de la autoconciencia interna y externa, que buscan la retroalimentación honesta de críticos amorosos, y que preguntan qué en lugar de por qué pueden aprender a verse a sí mismos más claramente – y cosechar las muchas recompensas que el aumento del autoconocimiento ofrece.

Por ti mismo, haz las preguntas introspectivas, anhela el conocimiento y sé curioso. Y para los demás, busca retroalimentación en un ambiente honesto y afectuoso.




3. Curiosidad

No tengo talentos especiales. Sólo soy apasionadamente curioso“.

Albert Einstein

Muéstrame a una persona curiosa que esté dispuesta a aprender y mejorar, y te mostraré una historia de éxito que está a punto de suceder. Cuando eres curioso, eres apasionado, y cuando eres apasionado, te sientes impulsado a querer ser el mejor. Tus “antenas” están a la altura de las cosas que amas, de querer crecer y aprender más. Esta mentalidad de aprendizaje afecta positivamente a otras áreas de tu vida así como a las relaciones.

Tomas Chamorro-Premusic escribe:

Primero, los individuos con mayor CC son generalmente más tolerantes a la ambigüedad. Este estilo de pensamiento matizado, sofisticado y sutil define la esencia misma de la complejidad. En segundo lugar, la CC conduce a mayores niveles de inversión intelectual y de adquisición de conocimientos a lo largo del tiempo, especialmente en los ámbitos formales de la educación, como la ciencia y el arte“.

4. Mente analítica

Las personas más inteligentes y resueltas emocionalmente son pensadores profundos que analizan y procesan toda la información nueva que se les presenta. Siguen analizando información antigua, hábitos y formas de hacer las cosas para ver si pueden extraer formas de mejorar. Todos somos “analistas” en el sentido de que pensamos conscientemente en toda la nueva información que nos llega.

Los individuos con Inteligencia Emocional son solucionadores de problemas y filósofos cotidianos que contemplan el “por qué” de la existencia, el “por qué” de por qué hacemos lo que hacemos, y que se preocupan apasionadamente por vivir una vida virtuosa. Tener una mente analítica significa tener un apetito saludable por una mentalidad de mejora continua orientada a mejorar uno mismo y permanecer siempre abierto a nuevas ideas.

5. Creencia

Un componente importante para mantener el autocontrol emocional es usar el poder de la fe para creer en ti mismo tanto en el presente como en el futuro. Es creer que las personas y las cosas en tu vida están ahí por una razón, y que en última instancia todo saldrá bien.

La fe por sí sola no te ayudará. Toma medidas, por supuesto. Pero cuando se combina la fe con valores poderosos como el trabajo duro, la perseverancia y una actitud positiva, se han formado los cimientos de un campeón. Todo gran líder y pensador usa la fe, ya sea en un contexto práctico, emocional y ciertamente espiritual.

Pasa tiempo en meditación. Piensa en la forma en que crees en ti mismo. Engendra una mayor fe hacia la persona que eres y en quien quieres convertirte. Y confía y cree que las piezas de tu vida se juntarán de una manera que te ayudará a vivir con audacia y alegría.

6. Necesidades y deseos

La mente emocionalmente inteligente es capaz de discernir entre las cosas que necesita versus las cosas que serían “agradables de tener” que se clasifican más adecuadamente como deseos. Una necesidad, particularmente en el contexto de la “Jerarquía de Necesidades” de Abraham Maslow, es la seguridad, la supervivencia y el sustento. Una vez que esas cosas se cumplan, entonces podremos progresar hacia otras necesidades y, por supuesto, hacia lo que queremos.

Un “deseo” es una casa grande, un coche bonito, e incluso el nuevo iPhone. No necesitamos esas cosas para sobrevivir, sino que las queremos basándonos en nuestros propios deseos personales o en lo que percibimos como importante para la sociedad. Conviértete en un experto en saber lo que realmente necesitas para vivir, para lograr tus metas y para apoyarte a tí mismo y a tus seres queridos. Asegúrate de hacer una distinción muy clara entre lo que necesitas y lo que quieres.

Las personas emocionalmente inteligentes saben la diferencia entre estas dos cosas, y siempre establecen las necesidades antes de cumplir con los deseos.

7. Apasionado

El liderazgo inspirado y el amor por lo que haces nace de la pasión por un tema o personas. Las personas con un alto nivel de Inteligencia Emocional usan su pasión y propósito para encender el motor que los impulsa a hacer lo que hacen. Esta apasionamiento es contagioso – impregna todas las áreas de sus vidas y se contagia a las personas que los rodean.

La pasión es algo que cuando la sientes, o incluso cuando la ves en los demás, simplemente lo sabes. La pasión es el deseo natural, el instinto, el impulso, la ambición y el amor motivado por un sujeto o algo. La pasión trae energía positiva que nos ayuda a sostenernos y nos inspira a querer seguir adelante. Y no es ningún secreto que las personas emocionalmente inteligentes y apasionadas también están dispuestas a perseverar y a avanzar sin importar las circunstancias.

8. Optimista

Si deseas aumentar tus oportunidades, mejorar tus relaciones y pensar de forma clara y constructiva, es la mejor manera de mantener una actitud positiva. De todas las cosas que tratamos de controlar e influenciar, nuestra actitud es lo principal que siempre está dentro de nuestro control. Podemos elegir vivir cada día siendo positivos. Es así de simple.

Cuando somos felices, cuando nuestra mentalidad y nuestro estado de ánimo son positivos, somos más inteligentes, estamos más motivados y, por lo tanto, somos más exitosos. La felicidad es el centro, y el éxito gira en torno a ella.

Shawn Achor

9. Adaptabilidad

La adaptabilidad no es una imitación. Significa poder de resistencia y asimilación.

Mahatma Gandhi

Las personas emocionalmente inteligentes reconocen cuándo continuar su camino y cuándo es el momento de cambiar. Este reconocimiento de importancia vital y la capacidad de tomar decisiones rápidas y precisas en su beneficio se llama adaptabilidad. Debes determinar cuándo mantener el rumbo o cuándo seguir avanzando en otra dirección.

De manera similar, cuando una estrategia no está funcionando, trata de evaluar y determinar si algo funcionará. Desde la forma en que te tratas a ti mismo, a la forma en que tratas a los demás, y a tu rutina diaria, siempre mantente abierto y dispuesto a adaptarte e introducir nuevos elementos en tu forma de pensar y en lo que haces.

A lo largo de tu vida, tendrás que cambiar de rumbo y hacer evaluaciones sobre si serás feliz y exitoso si eliges un camino u otro. Reconozca que usted PUEDE cambiar siempre. Siempre puedes empezar de nuevo. Puede que no siempre sea la decisión más prudente o sabia, pero sólo tú sabrás realmente en tu corazón lo que es o no es. Comienza con dejar la opción sobre la mesa.

10. Deseo de ayudar a otros a triunfar y tener éxito por sí mismos

Por último, pero no por ello menos importante, una persona emocionalmente inteligente está interesada en el éxito y los logros generales, no sólo para sí misma, sino también para sus compañeros. Su inspirado liderazgo y pasión, combinados con su optimismo, los lleva a querer hacer lo mejor para sí mismos y para los demás.

Demasiado a menudo, nos ponemos tan ensimismados y nos preocupamos sólo por “¿Qué gano yo con ello?” Tenemos que estar preocupados de eso. Es imprescindible, así que no dejes que nadie te convenza de lo contrario. Pero de la misma manera que debemos centrarnos en nuestro propio interés, también debemos mantener un espíritu de deseo y esperanza para querer ver a la gente que nos rodea tener éxito.

Esto no sólo es una brillante protección contra la envidia y la codicia, sino que también revitaliza nuestra pasión y nos impulsa a alcanzar nuestra siguiente meta. Nos ayuda a ganar aliados y construye relaciones poderosas que regresarán para ayudarnos de manera recíproca.

Artículo original de Christopher D. Connors.

Fotografía: Ismail Taibi
Fuente: Medium

¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!