5 Cosas que nunca se deben hacer durante un despertar espiritual

Un despertar espiritual significa algo diferente para cada persona, una comprensión común de ello es simplemente creer en algo más que en ti mismo. Para algunos, es confiar más en su instinto o intuición. Y para otros, es aún más profundo – comenzar a mirar más allá de las limitaciones físicas de esta realidad, y enfocarse en ir hacia adentro para conectarse con lo que algunos llaman Dios, Fuente, Ser Superior, etc. Un despertar espiritual puede llevarnos por un camino hacia una mayor comprensión de nosotros mismos y de nuestro lugar dentro de este mundo loco, y para muchos, no podían imaginar sus vidas sin la fe en que algo es la pieza central.




Sin embargo, a lo largo de este camino hacia la iluminación, la paz interior, una mayor comprensión, o cualquier cosa que te gustaría lograr, podrías encontrarte perdido en el camino. Esto es perfectamente normal, por supuesto, pero por favor trata de alejarst de las siguientes cosas que sólo obstaculizarán su crecimiento.

5 COSAS QUE NUNCA HAY QUE HACER DURANTE UN DESPERTAR ESPIRITUAL

1. QUEDARSE ATRAPADO EN EL PASADO O EN EL FUTURO.

Una faceta común de la espiritualidad es enfocarse en la atención, o ser plenamente consciente del momento presente. Sin embargo, no podemos hacerlo si permanecemos arraigados en el pasado o en el futuro. Si nos concentramos demasiado en tiempos ya pasados o en tiempos que aún no están aquí, causaremos estragos en nuestra paz interior. Para ganar la paz interior, debemos dejar ir y abrazar el presente.

Así que, en tu viaje espiritual, esperamos que recuerdes perderte en el momento que tienes ahora mismo, y que te olvides de los momentos pasados o de los que aún no han llegado. Mucha de la espiritualidad yace en ir con la corriente y no tratar de controlar lo que te rodea, de todos modos.

2. SIENDO DEMASIADO DURO CONTIGO MISMO.

A lo largo de este camino, es posible que te encuentres hiperconsciente de tus propios pensamientos y acciones, hasta el punto de que comiences a juzgarte con demasiada dureza. Mientras que ser consciente de uno mismo es una gran parte de la espiritualidad, tienes que aprender a simplemente observarte a ti mismo como un observador atento, y no juzgar lo que podrías oír o ver. Vivimos en un mundo muy crítico, pero tienes que aprender a dejar ir estos juicios hechos por el hombre y las ideas preconcebidas de quién y qué deberías ser.

Tu viaje espiritual no debe ser acerca de alcanzar la perfección; más bien, debe ser acerca de aprender a amarte A TI MISMO de esas imperfecciones que te hacen, a ti mismo. No creas lo que otros te dicen acerca de la espiritualidad – es tu propio viaje personal, y nadie puede decirte cómo atravesarlo excepto tú.




3. SINTIÉNDOTE CULPABLE POR CÓMO VIVES TU VIDA.

Cuando empieces a profundizar en tu despertar espiritual, es posible que descubras que tus ideales y tu moral han cambiado un poco. Por lo tanto, te encontrarás en desacuerdo con ciertas personas en tu vida, porque se han acostumbrado tanto al viejo tú que realmente no saben cómo tratar con el “nuevo” tú. Por supuesto, este es el curso natural de la vida, a medida que la gente cambia y encuentra lo que la hace feliz. Sin embargo, no te sientas culpable por tu vida sólo porque no encaja con los que te rodean.

Tal vez en tu viaje espiritual, has encontrado que quieres simplificar tu vida, y vivir fuera de la red para acercarte a la naturaleza, a Dios, o a lo que sea que llames el centro de tu espiritualidad. Si esto hace feliz a tu corazón, tienes que seguirlo, sin importar lo que otros piensen. Tienes que vivir tu vida por ti, no por los demás.

4. COMPARÁNDOTE CON LOS DEMÁS.

Este tipo de cosas van de la mano con el punto anterior – nunca te juzgues a ti mismo contra otras personas. Te decepcionarás a ti mismo o dejarás que tu ego se infle. Ninguna de estas cosas te ayudará en tu viaje espiritual; más bien, te entorpecerá. Tu viaje espiritual es altamente personal, y totalmente único para ti. Por lo tanto, es imprudente e irracional compararse con los demás, porque uno tiene que moverse a su propio ritmo en la vida.

Alguien puede parecer más avanzado espiritualmente que tú, pero ¿quién lo dice? Sólo tú puedes juzgarte a ti mismo al final del día, así que asegúrate de concentrarte simplemente en tu propia vida y hacer lo que tengas que hacer para sentirte realizado dentro de ti mismo.

5. NO TE PERMITES SENTIR EMOCIONES.

Una creencia común que encontrarás en tu camino espiritual es que debemos esforzarnos por no dejar que nuestras emociones nos dominen, en vez de convertirnos en observadores atentos de nuestros pensamientos y sentimientos. Sin embargo, esto no significa sofocar tus emociones para que te conviertas en una bomba de tiempo. Si no tratas con tus emociones, tendrás que hacerlo más tarde, y sólo ganarán fuerza al ser retenidas durante un tiempo. Di lo que tengas que decir, siente lo que tengas que sentir. Sin disculpas y sin sentimientos de culpa. Todos somos humanos, y por lo tanto tenemos un amplio espectro de emociones. Para sentirnos vivos, debemos lidiar con lo que sentimos ahora, y no enterrar nuestras emociones sólo porque no queremos enfrentarnos a ellas.




Fotografía destacada de Ben White en Unsplash.


¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!