11 citas para recordar cuando te sientas agotado

11 citas para recordar cuando te sientas agotado

No hay duda de ello, esta vida puede llegar a ser bastante agotadora después de un tiempo. Con tantas responsabilidades de las que debemos ocuparnos, podemos agotarnos fácilmente si no nos tomamos tiempo para nosotros mismos. Tenemos niños que cuidar, trabajos a los que ir, una casa que limpiar, recados que hacer, y mucho más, además de nuestras mentes que a veces nos pueden sacar lo mejor de nosotros. A veces, la vida puede parecer un campo de batalla, pero la próxima vez que te sientas exhausto, sólo ten en mente las siguientes 11 citas para ayudarte a seguir adelante.




11 CITAS PARA RECORDAR CUANDO TE SIENTAS EXHAUSTO

1. “La ansiedad ocurre cuando piensas que tienes que resolverlo todo a la vez. Respira. Eres fuerte. Hazlo poco a poco.
Karen Salmansohn

2. “No confundas mis malos días con una señal de debilidad. Esos son los días en los que estoy luchando más duro.

3. “La pared más grande que tienes que escalar es la que construyes en tu mente.

4. “Deja de permitir que te moleste, sólo déjalo ir. Tu mente no puede soportar tanto.

5. “Hoy me niego a estresarme por cosas que no puedo controlar o cambiar.




6. “A veces no te das cuenta del peso de algo que has estado cargando hasta que sientes el peso de su liberación.

7. “A veces sólo necesitas desconectar y disfrutar de tu propia compañía.

8. “Las almas que han visto los días más oscuros pueden hacer brillar la luz más brillante. ¡Sigue adelante!

9. “Cuando la vida te da cien razones para romperte y llorar, muéstrale a la vida que tienes un millón de razones para sonreír y reír.

10. “Deja de preocuparte por lo que puede salir mal y entusiásmate por lo que puede salir bien.




11. “Fíjate una meta que te dé ganas de levantarte de la cama por la mañana.

HE AQUÍ ALGUNOS CONSEJOS PARA AYUDARTE A COMBATIR EL AGOTAMIENTO Y AUMENTAR TUS NIVELES DE ENERGÍA:

1. COMER MEJOR.

Es difícil ser feliz cuando tu cuerpo no se siente bien. Si deseas comenzar a sentirte mejor inmediatamente, todo lo que tienes que hacer es hacer pequeños cambios en el tipo de combustible que utilizas. El consejo es simple, y es comer alimentos más naturales, integrales y menos procesados. Bebe agua y té verde y menos refrescos y bebidas energéticas. No tiene que ser difícil o una propuesta de todo o nada para crear nuevos hábitos. Comienza añadiendo un alimento bueno y eliminando uno malo.

2. HACER EJERCICIO REGULARMENTE.

Ahora que te levantas temprano y comes mejor, ¿qué vas a hacer con el tiempo extra? Muévete. Agregar más movimiento a nuestro día es una parte importante de ser feliz. Mantener el cuerpo activo a lo largo de la vida ayuda a asegurar que tu vida esté activa hasta bien entrada la edad de oro. Al igual que con cualquier hábito, comienza poco a poco y luego continúa añadiendo actividades que disfrutes y que también te ayuden a sudar.

3. DORMIR MÁS.

No hay duda de que el sueño afecta nuestra felicidad. Nos estamos engañando a nosotros mismos cuando pensamos que sobrevivir con cuatro horas de sueño por noche es lo que necesitamos hacer para lograr nuestros grandes objetivos. El buen descanso nos ayuda a ser más productivos y a tomar mejores decisiones, y esas son cosas por las que estar contentos.

4. ACEPTAR LO QUE NO PUEDES CONTROLAR.

La felicidad no puede existir en medio de la preocupación y el arrepentimiento. Deja ir las cosas que no puedes controlar, mientras ahorras energía para las cosas que puede. No tiene sentido enfadarse por el tráfico que te hace llegar tarde. Adoptar hábitos como salir de casa diez minutos antes, sin embargo, es algo que se puede controlar. Concéntrate en la solución, no en el problema, y observa cómo cambia tu actitud.

5. EVALUAR TUS RUTINAS.

Hay una relación de amor-odio con las rutinas de nuestro tiempo. Algunas rutinas son necesarias para la eficiencia, pero demasiadas rutinas pueden impedirnos vivir en el momento. Es bien sabido que una de las mejores maneras de aumentar nuestra felicidad es estar más atentos. El objetivo aquí es crear un equilibrio entre hábitos/rutinas y aceptar el momento. Las rutinas de despertar y acostarse ayudan a nuestro cuerpo a cambiar de un estado a otro, por lo que son útiles. Pero la rutina de conducir al trabajo puede impedirnos la oportunidad de aprender, observar y establecer nuestro estado de ánimo para el día. Evaluemos nuestros hábitos y rutinas y veamos dónde podemos traer más atención al día.

Fotografía: Zohre Nemati

¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!