La neurociencia revela cómo la gratitud reconecta tu cerebro para ser más feliz

La neurociencia revela cómo la gratitud reconecta tu cerebro para ser más feliz

A menudo oímos hablar del poder de la gratitud por crear un estado mental más positivo y feliz. ¿Pero sabías que la gratitud literalmente transforma tu cerebro?




Según el Mindfulness Awareness Research Center de la universidad de UCLA, expresar gratitud regularmente cambia literalmente la estructura molecular del cerebro, mantiene el funcionamiento de la materia gris y nos hace más saludables y felices.

Cuando sientes felicidad, el sistema nervioso central se ve afectado. Eres más pacífico, menos reactivo y menos resistente. La gratitud es la práctica más efectiva para estimular los sentimientos de felicidad.

En este artículo compartiremos algunas de las investigaciones que demuestran que la gratitud te hace más feliz, seguidas de algunos pasos prácticos que puedes tomar para transformar positivamente la estructura molecular del cerebro.

Estudios de que la gratitud te hace más feliz

En un estudio sobre la gratitud, realizado por Robert A. Emmons de la Universidad de California en Davis y su colega Mike McCullough de la Universidad de Miami, los participantes asignados al azar recibieron una de tres tareas. Los participantes llevaban un diario cada semana, con un grupo que describía las cosas por las que estaban agradecidos, otro que describía lo que les molestaba y el otro llevando un registro de los eventos neutrales. Después de diez semanas, los participantes en el grupo de gratitud se sintieron un 25 por ciento mejor que los otros grupos, y habían hecho ejercicio un promedio de 1.5 horas más.

En un estudio posterior de Emmons con una estructura similar, los participantes que realizaban ejercicios de gratitud cada día ofrecían a otras personas en sus vidas más apoyo emocional que los de otros grupos.




Se realizó otro estudio sobre gratitud con adultos que padecen trastornos neuromusculares (NMD) congénitos y de aparición en adultos, y la mayoría de las personas que tienen síndrome post-polio (PPS). En comparación con aquellos que no anotan lo que agradecen cada noche, los participantes que expresaron su gratitud se sintieron más frescos cada día al despertar. También se sintieron más conectados con los demás que los participantes del grupo que no expresaron gratitud.

Un cuarto estudio no requirió un diario de gratitud, pero observó la cantidad de gratitud que la gente mostraba en su vida diaria. En este estudio, un grupo de investigadores chinos descubrió que los niveles más altos de gratitud estaban asociados con un mejor sueño, y también con niveles más bajos de ansiedad y depresión.

Mejor sueño, con menos ansiedad y depresión. Algunas razones convincentes para expresar gratitud más regularmente.

Tres pasos sencillos para ser más agradecidos

Si sólo tienes tiempo para rezar una oración hoy, haz que sea la simple palabra de «gracias».

Vale la pena tenerlo en cuenta al calcular tus prácticas y rutinas diarias.




Aquí hay tres pasos prácticos que puedes hacer para infundir rutinas de gratitud en tu vida.

1) Lleva un diario de tres cosas por las que estás agradecido. Esto funciona bien a primera hora de la mañana, o justo antes de ir a la cama.

2) Convierte en una práctica contarle a tu cónyuge, pareja o amigo algo que aprecias de ellos todos los días.

3) Mírate en el espejo cuando te cepilles los dientes y piensa en algo que hayas hecho bien recientemente o en algo que te guste de ti mismo.

Fotografía: Lionel Abrial

¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!