Estas son las razones por las que las hijas no amadas atraen narcisistas

Las hijas de madres que no las aman tienen muchos problemas que provienen de haber vivido un estilo de vida cruel. Por eso atraen a los narcisistas:




Vivir con una madre narcisista es posiblemente uno de los maltratos más horrendos que se le puede hacer a un niño, porque -dependiendo del espectro narcisista donde se encuentre nuestra madre- puede ser tan sutil que ni siquiera nos damos cuenta de que estamos siendo maltratados.

Como escribió una hija con una madre narcisista tan elocuentemente:

“Tan diferentes como [todas las hijas con madres narcisistas] son, tan variadas como nuestras situaciones, edades, recuerdos, grados de sufrimiento o deseo de desahogarse, las consecuencias de ser criadas por este tipo de madres con esa enfermedad mental son esencialmente universales”.

Es una abnegación del alma, y yo diría que el daño que causa es más insidioso que la mayoría de las otras formas de abuso infantil.

Es completamente invisible para todos, incluyendo para el perpetrador (que literalmente no puede ver lo que está haciendo) y para su víctima. El daño que causa es omnipresente; es vicioso, dolorosamente injusto y mutilante.




Ciertamente no sabía que este abuso estaba ocurriendo. Cuando mi hermana se fue de casa a los 15 años, aunque estuvo viviendo con una vecina, y oficialmente dejó la casa para no volver a ser vista a los 17 años, todo lo que podía pensar era: “¿Cuál es su problema?”

Nunca se me ocurrió preguntarme de dónde venía mi propia depresión, mi intento de suicidio y mis constantes pensamientos suicidas, y mi desorden alimenticio.

Tan sólo internalizamos el estrés, y pensamos que somos nosotras las que estamos equivocadas, que somos horribles, y que tal vez incluso que estamos locas. ¡Esto se ve aumentado por el hecho de que nuestras madres narcisistas, y nuestros padres que lo permiten, nos dicen que estamos locas! Tal vez no con muchas palabras (aunque muchas veces sí hay muchas palabras), pero cada vez que nos hacen gaslighting o “luz de gas” para decirnos que nuestra memoria y nuestras percepciones están equivocadas, están diciéndonos que estamos locas.

En mi última conversación con mi madre me dijo paternalistamente que tenía una muy buena imaginación – que yo me estaba imaginando todo lo que estaba diciendo.

Tal vez todavía pensamos que nuestra madre nos ama porque nos dice que nos ama, y no sabemos lo suficiente como para darnos cuenta de que normalmente el amor no se manifiesta con maltratos, ni es debilitante, ni negligente. Y por supuesto, nuestro entorno nos dice, alto y claro y una y otra vez, que nuestra madre nos ama, y que necesitamos amarla. Y por eso, nuestros amigos no entienden nada de esto, y eso también hace que lo aceptemos en solitario.




Y creemos que la amamos (a nuestra madre) porque, bueno, eso es lo que hacen las hijas. Y como chicas amorosas normales, anhelamos amar.

La herencia de ser una hija con una madre narcisista sigue y sigue.

Sentimos que no podemos ser nosotras mismas, de forma auténtica y verdadera, porque de saberlo podemos descubrir quiénes somos de verdad.

Sufrimos de baja autoestima, a menudo hasta el nivel de auto-odio, y luchamos contra el auto-cuidado. Es casi seguro que no podemos amarnos a nosotras mismas, y todo esto se evidencia en nuestra conversación negativa.

Podemos creer que no tenemos derecho a existir, y casi con certeza sentimos que nunca somos lo suficientemente buenas, que no somos aceptables, que en algún nivel profundo de nosotras mismas somos inherentemente imperfectas.

O nos auto-saboteamos siempre, o cargamos con un perfeccionismo imposible.

Aunque a menudo nos sentimos eufóricas cuando hacemos este descubrimiento, ya que nos damos cuenta de que no estamos locas, a continuación el sentimiento puede ser seguido rápidamente por ira, dolor y duelo, tristeza, vergüenza y culpa, y tal vez hasta odio.

Estamos cansadas de que nuestros éxitos sean descartados y nuestras tragedias se usen como nuevo material para ser la reina del drama.

Tal vez todavía nos sentimos como una niña pequeña, y probablemente tenemos miedo de poseer nuestro propio poder, o tener acceso a él, y eso nos mantiene sintiéndonos impotentes también. Hace años que nos dicen que somos muy sensibles, y posiblemente ahora lo somos.

Tenemos dificultades para establecer límites, ya sea con nuestra familia o con otros.

Podemos temer demasiado a las figuras de autoridad, o a la gente que está enfadada con nosotros.

Nos preocupamos de si nosotras mismas somos narcisistas.

Es posible que tengamos problemas con el cuerpo, ya sea tener sobrepeso o estar aterrorizadas por ganar peso.

Podemos encontrarnos todavía experimentando un gran temor a ella, sin importar la edad que tengamos o cuán asertivas seamos en otras partes de nuestras vidas.

Podemos encontrar que todavía estamos tratando -en vano, por supuesto- de obtener su aprobación, o de conseguir su atención.

Es posible que queramos limitar drásticamente nuestro contacto con ella, o incluso cortar todo contacto, pero nos encontramos preocupadas y confundidas al respecto.

Sin duda tenemos dificultades para formar relaciones, o tal vez nos sentimos atraídas por relaciones insalubres y abusivas. Tenemos un miedo constante al abandono, y grandes problemas de confianza. Tenemos la sensación constante de que el mundo no es seguro.

También tenemos problemas graves en torno a lo que merecemos. En el fondo, podemos sentir que no merecemos buenas cosas, o buenas relaciones, o incluso que no merecemos estar bien.

También podemos tener creencias acerca de la curación que la curación significa que ella se sale con la suya, por ejemplo, lo que nos bloquea, o la creencia de que ser infeliz es una prueba de que esto sucedió.

¿Le ha resultado útil este artículo? Por favor difúndalo si es así…


¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!