7 cosas que puede que no sepas sobre la depresión

7 cosas que puede que no sepas sobre la depresión

¿Alguna vez te han diagnosticado depresión o has sospechado seriamente que la tienes? ¿Hay alguien en tu vida que esté luchando con ella en este momento?




Aunque hayas respondido no a ambas preguntas, es importante que aprendas en materia de depresión. Existen muchos mitos y conceptos erróneos perjudiciales en torno a la depresión, pero al aprender más sobre ella y hacer un esfuerzo por comprenderla mejor, te vuelves más compasivo y más capaz de ayudar a quienes pueden estar sufriéndola.

La depresión es un trastorno del estado de ánimo asociado con sentimientos persistentemente negativos que afectan significativamente a nuestros pensamientos y comportamientos. Si bien puede sucederle a cualquier persona a cualquier edad, es más común entre los adolescentes y adultos jóvenes, y las mujeres corren un mayor riesgo de sufrir depresión (APA, 2013).

Dicho esto, a continuación presentamos seis datos poco conocidos que pueden ayudarte a comprender mejor la depresión:

1. La depresión es más que sólo tristeza
La tristeza es una parte del espectro natural de las emociones humanas saludables que todos nosotros experimentamos en ciertos momentos de nuestras vidas. Es natural sentirse triste cuando estamos heridos, decepcionados o angustiados, pero el sentimiento a menudo viene y se va. Todo el mundo se pone triste a veces, pero no todos los que lo hacen están necesariamente deprimidos. La depresión es mucho más crónica, persistente y severa que el ataque habitual de tristeza. Un episodio de depresión puede durar hasta meses o incluso años, especialmente si no se trata, y necesita ser tratado con la ayuda de un profesional de la salud mental antes de que pueda mejorar.

2. La depresión puede ser repentina
Rara vez la depresión parece tener una «buena razón» para ello. Una persona puede ser rica, exitosa, inteligente y atractiva, pero aún así sufrir de esta enfermedad mental. A muchos de nosotros nos puede resultar difícil comprender por qué alguien con tanto por lo que estar agradecido puede caer repentinamente víctima de la depresión, pero la aterradora verdad es que puede sucederle a casi cualquier persona. Por eso la depresión es una de las enfermedades mentales más incomprendidas que existen, ya que incluso a los propios psicólogos les cuesta mucho trabajo averiguar la razón que hay detrás de ella.




3. La depresión tiene muchas causas
Aunque ciertamente no hay escasez de estudios sobre la depresión en el campo de la psicología, los investigadores siguen sin estar seguros de la verdadera naturaleza de la depresión y de las causas que la provocan. Se cree que la depresión es causada por una combinación de factores que van desde los biológicos (es decir, un desequilibrio en la serotonina y la dopamina), genéticos (es decir, tener un pariente con depresión), sociales (es decir, la falta de relaciones interpersonales estrechas) y ambientales (es decir, ser víctima de abuso infantil).

4. La depresión puede tener diferentes síntomas
La depresión se puede manifestar de varias maneras y en distintos grados entre los pacientes. Mientras que algunas personas que están deprimidas se acuestan en la cama todo el día y duermen, hay quienes sufren de insomnio y permanecen despiertos toda la noche. Algunas personas pierden el apetito y dejan de comer casi por completo, mientras que otras comienzan a comer en exceso y aumentan de peso en lugar de perderlo (como la mayoría de los pacientes con depresión). Hay momentos en los que los síntomas físicos (como la fatiga, los dolores corporales y las migrañas) se vuelven más prominentes que los emocionales (como los sentimientos de inutilidad y la pérdida de motivación e interés), o viceversa. En resumen, la depresión no siempre se ve de la misma manera para todos.

5. Hay diferentes tipos de depresión
Cuando las personas piensan en la depresión clínica, a menudo tienen una visión muy simplista de la misma. Piensan que la depresión tiene que ver con sentimientos de tristeza, letargo y desesperanza, y aunque esto es cierto hasta cierto punto, en realidad hay muchos tipos diferentes de trastornos depresivos. Hay un trastorno depresivo mayor (el tipo de depresión más grave); un trastorno depresivo persistente (el tipo de depresión más crónico); un trastorno afectivo estacional (que sólo se manifiesta durante ciertas estaciones del año), la depresión posparto (que es común entre las madres primerizas) y el trastorno perturbador del estado de ánimo desregulado (que es la depresión en los niños).

6. La depresión es más común de lo que crees
Más del 25% de las personas de todo el mundo sufren de depresión, lo que la convierte en la enfermedad mental más prevalente en el mundo, por lo que no debería sorprender que la depresión sea conocida como el «resfriado común de la psicología». Una encuesta reciente de la Organización Mundial de la Salud (2019) reveló que la depresión es en realidad la principal causa de discapacidad en todo el mundo, y la mayoría de los pacientes informan que la enfermedad mental es «lo peor que les ha pasado en la vida«.

7. La depresión es más dañina de lo que crees
La depresión es una enfermedad mental grave que puede ser tan peligrosa y dolorosa como cualquier enfermedad física porque puede tener un impacto negativo en tu vida de muchas maneras. La depresión agota tu energía, destruye tu autoestima, e interrumpe tus patrones normales de alimentación y sueño. Puede dañar tus relaciones personales, tu trabajo o rendimiento académico y, sobre todo, tu salud física y mental. Por eso la depresión severa está tan estrechamente asociada con el daño a sí mismo y un mayor riesgo de suicidio. Un buen entendimiento de la depresión puede ayudarte a salvar una vida, ya sea la tuya o la de otra persona.




La depresión es una enfermedad muy real y muy grave, pero es importante recordar que no importa cuán grave pueda llegar a ser a veces, siempre hay esperanza de que las cosas mejoren. Por lo tanto, si sientes que puedes estar sufriendo de depresión o conoces a alguien que la padece, no dudes en recurrir a un psicólogo o a un consejero para obtener la ayuda que necesitas.


¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

Síguenos en Telegram



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!