¡INCREIBLE! Así es como una maestra usa manzanas para mostrar cómo las palabras pueden lastimar

¡INCREIBLE! Así es como una maestra usa manzanas para mostrar cómo las palabras pueden lastimar

Las palabras pueden construir o destruir a alguien, y tenemos el poder de elegir nuestras palabras cuidadosamente. Algo que nos parece inofensivo puede dañar a otra persona, así que antes de decir algo, debemos pensar siempre en cómo afectará a la otra persona. Las palabras llevan energía, algunas positivas y otras negativas. Las palabras pueden cambiar vidas, o pueden destruirlas. Llevamos este poder en nuestras manos y en nuestros corazones, así que debemos usarlo sabiamente.




Podemos enseñar a los niños desde una edad temprana cómo usar sus palabras para inspirar, ayudar, sanar y llevar felicidad a los demás. Los adultos harían bien en recordar lo que sus padres y maestros les enseñaron también, porque podemos olvidar fácilmente las lecciones que aprendimos hace años. Con esto en mente, una maestra tuvo la brillante idea de mostrar a los niños el impacto que las palabras pueden tener en los demás, y este experimento se mantuvo con cada uno de los niños mucho tiempo después.

HE AQUÍ CÓMO UNA MAESTRA USA MANZANAS PARA MOSTRAR CÓMO LAS PALABRAS PUEDEN LASTIMAR

Rosie Dutton, entrenadora de Relax Kids Tamworth, utilizó su experiencia trabajando con niños durante 15 años y su conocimiento de cómo enseñar a los niños a lidiar con sus emociones de una manera sana para llevar a cabo este increíble experimento.

Un día, en una de sus clases, les mostró a los niños dos manzanas diferentes.

… (los niños no lo sabían, pero antes de la clase había dejado caer una de las manzanas al suelo en repetidas ocasiones, no se notaba, ambas manzanas parecían perfectas). Hablamos de las manzanas y los niños describieron cómo ambas se veían iguales; ambas eran rojas, de tamaño similar y lo suficientemente jugosas para comerlas“, escribió Rosie en un post de Facebook.

Luego recogió la manzana que dejó caer al suelo y les dijo a los niños que no le gustaba la manzana. Les dijo que le parecía desagradable, que tenía un color horrible y que el tallo era demasiado corto. Ella tenía una razón para ello: quería que también les desagradara la manzana, llamándola con nombres similares.




Algunos niños me miraron como si estuviera loca, pero pasamos la manzana alrededor del círculo poniéndole nombres o describiéndola: ‘eres una manzana apestosa’, ‘ni siquiera sé por qué existes’, ‘probablemente tienes gusanos dentro de ti’, etc.“.

Mientras ella y la clase continuaban sus ataques verbales a la manzana, la maestra y algunos estudiantes comenzaron a sentir simpatía por ella.

Luego, pasaron alrededor la otra manzana y comenzaron a decirle cosas amables tales como: ‘Eres una manzana encantadora’, ‘Tu piel es hermosa’,’ Qué color tan bonito tienes’.

La maestra sostuvo las dos manzanas en la clase y habló con los niños sobre las similitudes y diferencias entre las manzanas. Todos estuvieron de acuerdo en que ambas manzanas se veían iguales: la única diferencia era cómo les habían hablado, hasta donde los niños podían ver.

Abrió la manzana que acababan de pasar después de la discusión para mostrar a la clase lo hermosa y fresca que se veía por dentro. Después, abrió la otra manzana que había tirado al suelo.




“LA MANZANA A LA QUE LE HABÍAMOS DICHO PALABRAS DESAGRADABLES TENÍA MORETONES Y ESTABA TODA BLANDA POR DENTRO.

Vio a los niños hacer la conexión, que la manzana magullada y blanda realmente había sufrido una paliza aunque no se podía ver por fuera. También se dieron cuenta de que la forma en que le hablaban representaba lo que sucede dentro de ellos cuando la gente los maltrata.

“Cuando la gente es intimidada, especialmente los niños, se sienten muy mal por dentro y a veces no muestran o dicen a los demás cómo se sienten. Si no hubiéramos abierto esa manzana, nunca hubiéramos sabido cuánto dolor la hemos causado…”

La maestra luego compartió una experiencia personal de lo que sintió cuando alguien le dijo palabras desagradables la semana anterior. Explicó que no se podía saber desde fuera cómo se sentía porque aún sonreía. Pero por dentro, se sentía magullada y rota.

La maestra dijo: “A diferencia de una manzana, tenemos la capacidad de impedir que esto suceda. Podemos enseñar a los niños que no está bien decirse cosas desagradables unos a otros. Podemos enseñar a nuestros hijos a defenderse unos a otros y a detener cualquier forma de intimidación, tal como lo hizo una niña hoy cuando se negó a decir palabras desagradables a la manzana“.

Cada vez que un niño es intimidado, eso sólo crea más crueldad y daño a la gente en el mundo, ya que a veces actúan o lastiman a otros debido a su dolor. Podemos, literalmente, enseñar a los niños bondad y compasión desde una edad temprana, y por lo tanto, crear un mundo mejor.

La lengua no tiene huesos, pero es lo suficientemente fuerte como para romper un corazón. Así que ten cuidado con tus palabras.

Fotografía de Elena Koycheva en Unsplash.


¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!