5 maneras de despejar tu mente del «no puedo»

5 maneras de despejar tu mente del

«Si crees que puedes, tienes razón. Si crees que no puedes, también tienes razón. «

Henry Ford




Todos nosotros tenemos metas, ambiciones y sueños. Algunos de nosotros perseveramos bastante bien cuando intentamos alcanzar nuestras metas, mientras que a algunos de nosotros nos vendría bien algo de ayuda. La mentalidad es la mayor diferencia entre estos dos grupos. La gente que alcanza sus metas tiene una mentalidad de «puede», mientras que otros a menudo piensan que «no pueden».

Si estás experimentando dificultades para lograr lo que quieres de la vida, hay esperanza. Puedes despejar tu mente de esos pensamientos que están saboteando tu progreso. Incluso si eres relativamente exitoso y feliz, mejorar la capacidad innata de motivarte y despejar los obstáculos mentales puede llevarte a un nuevo nivel.

5 MANERAS DE DESPEJAR TU MENTE DE LA MENTALIDAD DEL «NO PUEDO»

1. DATE CUENTA DE QUE TE ESTÁS LIMITANDO

Esta puede ser una píldora difícil de tragar. La mayoría de nosotros somos orgullosos y a veces podemos evitar la responsabilidad por nosotros mismos. Sin embargo, cuando te das cuenta de que sólo tú tienes el control sobre tu vida, es un motivador tremendamente poderoso.

Muchos de nosotros ni siquiera estamos en sintonía con el hecho de que somos el principal obstáculo, no compañeros de trabajo, jefes u otros factores externos.

Según investigaciones realizadas sobre la racionalización (es decir, «poner excusas»), la internalización del fracaso percibido afecta a la autoestima, lo que a su vez afecta negativamente a los pensamientos y al comportamiento. En términos simples – no somos buenos para dejar de lado.




Debemos dejar de lado nuestros fracasos percibidos para tener éxito en esta vida. Sólo podemos dejar de lado estos fracasos si estamos presentes en todas y cada una de las situaciones, ya sea en el trabajo, en el hogar o en cualquier otro lugar. La respuesta es centrarse en lo que hay que hacer en el presente sin repetir los fracasos del pasado. Estar presente.

2. INVIERTE LO «NEGATIVO» EN «POSITIVO»

Esto puede sonar a cliché, pero nosotros somos la suma de nuestros pensamientos. Es importante afirmar y declarar tus metas para motivar tu pensamiento, particularmente durante los tiempos difíciles.

Las afirmaciones son una manera increíblemente poderosa y efectiva de hacer esto. Esencialmente, las afirmaciones son a menudo repetidas, declaraciones positivas usadas para describir una situación deseada hasta que se impresionan en tu mente subconsciente.

Incluso los atletas, como Muhammad Ali, han utilizado afirmaciones para mejorar su rendimiento. Según Ali: «Es la repetición de afirmaciones lo que lleva a la creencia. Y una vez que esa creencia se convierte en una profunda convicción, las cosas empiezan a suceder«.

Si el mayor boxeador de la historia logró su éxito en gran parte gracias a las afirmaciones, sin duda debemos tener en cuenta.




Aquí hay una guía rápida sobre cómo usar las afirmaciones.

– Identificar y anotar las conversaciones y creencias negativas.

– Crear y escribir afirmaciones positivas; lo opuesto de los ítems de la primera lista.

– Comienza a usar las nuevas afirmaciones. Pon la lista escrita en un área que visites con frecuencia para recordártelo a ti mismo.

– Observa cómo empiezan a suceder las cosas.

3. RECUÉRDATE A TI MISMO LO QUE HAS SUPERADO

Es normal querer ser y lograr más. Es saludable. Es lo que nos mantiene en marcha. Dicho esto, debemos recordar nuestros éxitos pasados de vez en cuando. Esto es importante porque cuando nos sentimos atascados, los logros pasados sirven como un recordatorio del potencial dentro de nosotros para alcanzar el éxito.

Tu vida no te será entregada en bandeja, tienes que ganártela. Date algo de crédito por haber superado los obstáculos a medida que se han presentado. Te has convertido en una persona más fuerte después de haber pasado por estas pruebas. Esta fuerza acumulada hace posible que puedas seguir adelante y continuar tu camino en la vida.

Tal vez obtuviste un ascenso en un trabajo anterior, perdiste peso, te graduaste de la universidad o algo más que te hizo sentir inspirado. Escribe una lista de las cosas de las que estás orgulloso; luego regresa y lee esta lista cuando te falte confianza para seguir adelante en tu vida.

4. ACÉPTATE Y ÁMATE A TI MISMO

¿Aceptas quién eres como persona? ¿Qué características te gustan de ti mismo?

Estas son dos preguntas que debes ser capaz de responder sin pensar demasiado. La verdad es que no hay nada malo en ti. Cualquier deficiencia que puedas sentir puede ser superada con tiempo y esfuerzo, pero no significa que seas deficiente como persona.

La autoaceptación es un componente necesario para vivir una vida plena. Debes dejar de lado los patrones de pensamiento y las conductas que están interrumpiendo tu camino hacia el crecimiento. A menudo, esto es una cuestión de percepción. Podemos optar por percibirnos a nosotros mismos como indignos y poco capacitados, o podemos centrarnos en nuestras fortalezas y capacidades.

Debes ser consciente de los pensamientos que aparecen en tu cabeza y que pueden dañar tu imagen personal. Entiende que estos impulsos no reflejan verdaderamente quién eres tú… son sólo pensamientos. Déjalos ir. Si siente sque tu comportamiento necesita ser cambiado, entonces cámbielo; pero no sientas que no eres digno de vivir una vida plena.

Cuando te respetas y te aceptas, permites que el amor propio se manifieste. El amor propio es simplemente el acto de vivir sin dejar de ser fiel a uno mismo. Es una expresión de tu propia aceptación, que te permite apoyar tu progreso a través de la vida. Esto no es aplicable sólo a tus finanzas y trabajo; de hecho, estas no son ni siquiera cercanas a ser las más importantes. Tu crecimiento emocional, psicológico y espiritual es donde realmente ocurre el amor propio.

5. DA EL PRIMER PASO

Aquí es donde muchos de nosotros nos ponemos al día… en realidad lo estamos haciendo. Esto se debe a que tenemos una tendencia a pensar demasiado… esperamos hasta que tenemos ganas de actuar. El gran problema con esto es que nunca nos sentiremos lo suficientemente motivados para realizar las tareas difíciles, pero necesarias, para lograr nuestros objetivos.

¿La solución? Sólo da el primer paso. Por ejemplo, ¿quieres ponerte en mejor forma (quién no)? Para estar en mejor forma física es necesario hacer ejercicio y comer bien. Ahora, no tienes ganas de ir al gimnasio o de cambiar tus hábitos alimenticios. Esto es demasiado difícil, piensas para ti mismo.

¿No tienes ganas de ir al gimnasio? Vale… ponte tu ropa de entrenamiento. Después sal por la puerta principal. Ahora que estás fuera de la casa, sería contraproducente y tonto volver a entrar y no hacer nada, así que terminas en el gimnasio.

¿No quieres cambiar tus hábitos alimenticios? Vale… solo haz una lista de la compra. No tienes que comprar nada, pero tienes una lista de cosas que podrías comprar si quisieras. Un día más o menos después, te diriges a la tienda de comestibles con la lista de alimentos saludables. Cómodo, ya que ahora no tienes que pensar en qué comprar.

¿VES CÓMO FUNCIONA ESTO? SÓLO DA EL PRIMER PASO, Y TE DARÁS CUENTA DE QUE UNA VEZ QUE ESTÉS EN MOVIMIENTO, TU MOTIVACIÓN OCURRIRÁ DE FORMA NATURAL.

Fotografía: Yoann Siloine

¿Te ha gustado?






Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!