8 maneras de evitar que las cosas sin importancia te roben la felicidad

8 maneras de evitar que las cosas sin importancia te roben la felicidad

¿Eres conocido como una persona que siempre estás preocupado de forma crónica entre tus amigos y familiares y se burlan de ti porque siempre estás pensando en el peor de los casos? Tal vez la gente sabe que eres de “mecha corta” porque te enfadas fácilmente. Todos nosotros tenemos ciertas disposiciones que impulsan nuestros comportamientos y sentimientos generales, pero esos rasgos de personalidad inherentes no tienen que regir toda nuestra vida.




Mucha gente se preocupa por cosas pequeñas porque simplemente han adquirido malos hábitos, o dejan que la energía negativa del mundo entre en ellos. Sin embargo, reaccionar exageradamente o alimentarse de la negatividad se convierte en una carga para nuestras mentes y cuerpos, e incluso puede llevar a estrés crónico, ataques cardíacos y otros problemas de salud. Si quieres dejar de dejar que las cosas pequeñas afecten tu felicidad, empieza por seguir estos sencillos consejos.

8 MANERAS DE EVITAR QUE LAS COSAS SIN IMPORTANCIA TE ROBEN LA FELICIDAD:

1. NO HAGAS UN PROBLEMA MÁS GRANDE DE LO QUE REALMENTE ES.

Así que, si el camarero de tu cafetería favorita preparó un café con leche en lugar de un café solo. ¿Eso significa que tu día entero está arruinado? Por supuesto que no. La gente comete errores a veces; no serían humanos si no lo hicieran. En lugar de reaccionar de manera exagerada, simplemente señáleselo a él o ella y dígale que lo entiende, incluso podría hacer una broma al respecto para suavizar el ánimo.

Recuerda, toda nuestra experiencia humana viene naturalmente con imperfecciones y desórdenes, porque la vida es simplemente un experimento. Todos vinimos aquí para aprender y crecer, y eso implica fallar, cometer errores y adaptarnos a lo que suceda.

2. ALEJA TU MENTE DEL PROBLEMA.

Cada vez que ocurra algo que pueda afectar negativamente a tu estado de ánimo, haz inmediatamente otra cosa para pensar en otra cosa. Esto puede parecer irresponsable, pero en realidad muestra una gran responsabilidad por tu propio bienestar. Significa que volverás a tratar el tema más adelante, cuando parezca obsoleto y menos serio.

Pon música alegre y baila por tu casa, aunque sea durante unos minutos. Luego, vuelve al problema y comprueba si sientes lo mismo que antes. Lo más probable es que todo parezca menos serio, y probablemente encontrarás una solución mucho más rápida ya que te has dado la oportunidad de enfriar las ideas.




3. RECUERDA QUE LA VIDA ES EFÍMERA.

¿Realmente quieres pasar la mayor parte de tu tiempo preocupándote por asuntos triviales que te roban la alegría? Probablemente no. Así que, aleja el zoom y mira la imagen más grande. Sólo tenemos una cantidad limitada de tiempo aquí en estos cuerpos, teniendo esta experiencia humana. ¿Por qué desperdiciarla fijándose en los problemas que creamos en nuestras cabezas? La mayoría de los problemas ni siquiera existen a menos que llamemos nuestra atención sobre ellos.

Recuerda que las cuentas, el dinero, los trabajos, las posesiones y los desacuerdos son todos temporales. Concéntrate en lo que realmente importa y olvídate de todas las distracciones que te restan felicidad.

4. AJUSTA TU ACTITUD.

El problema no es el problema, es tu actitud hacia el problema.
Ann Brashares

Asignamos etiquetas a las experiencias basándonos en nuestra percepción de ellas. Por ejemplo, si identificamos algo como “malo”, se convierte en un problema, lo que significa que subconscientemente hemos considerado que esa experiencia es indeseable. Entonces, si no lo deseamos, ¿por qué darle más atención de la que merece?

Olvídate del tema y míralo como un reto superado en lugar de una molestia persistente en tu vida. Si te irritas fácilmente, necesitas mirar hacia adentro y ver qué bloqueos energéticos necesitas eliminar para permitir que entre más felicidad en tu vida.




5. ELIMINAR LOS PRINCIPALES FACTORES DE ESTRÉS EN TU VIDA.

Si tienes muchos problemas menores en tu vida, probablemente tengas problemas mayores que contribuyen a estas complicaciones menores. Piensa en ello como un árbol: el tronco se conecta a muchas ramas más pequeñas que provienen de la parte más grande del árbol. Las raíces dan vida al árbol mismo, dándole soporte para crecer. De la misma manera, tus pensamientos representan semillas, y la calidad de las semillas que siembras determina cómo el árbol (las acciones) se manifestarán en tu vida. Si tienes mucha felicidad en tu vida, el tronco del árbol simboliza la mayor fuente de tu realización, y esta alegría resulta en otras oportunidades más pequeñas para que surja la felicidad.

Sin embargo, si tienes una nube de oscuridad sobre tu cabeza, necesitas averiguar el factor estresante o problema predominante en tu vida y encontrar maneras de resolverlo. De esta manera, también puedes eliminar los problemas más pequeños y permitir que los árboles (situaciones) prosperen en tu vida.

6. SIMPLIFICA TU VIDA.

Tal vez tienes muchas obligaciones, demasiadas cosas en tu espacio, o una vida amorosa complicada. Cualquiera que sea el caso, trata de vivir tan simplemente como puedas. Reduce tus compromisos y la lista de tareas diarias hasta que sea más manejable. Deshazte de las posesiones adicionales que ya no usas y mantén relaciones en tu vida que sirvan a tus mejores intereses. Llevar una vida sencilla erradica los caldos de cultivo de los problemas tontos.

7. HABLAR DE LOS PROBLEMAS CON ALGUIEN.

Tal vez estas pequeñas cuestiones han estado en curso durante bastante tiempo, y se necesita el punto de vista de alguien más para poner las cosas en perspectiva. Incluso si sientes que estos problemas no justifican que otra persona se involucre, a veces sólo necesitamos desahogarnos para despejar nuestras mentes y seguir adelante con la situación. Hablar de lo que te molesta con los demás puede darte apoyo y ayudarte a recobrar claridad en momentos de angustia.

8. AYUDAR A ALGUIEN CON PROBLEMAS MÁS GRANDES QUE LOS TUYOS.

Ofrecer nuestros corazones y nuestras manos a los menos afortunados puede hacernos volver a la realidad una vez que veamos los increíbles desafíos que otros enfrentan sólo para superar el día. Ofrece tu tiempo como voluntario para ayudar a aquellos que necesitan comida, refugio o agua, y eso disolverá rápidamente cualquier problema que pensabas que tenías. Como sociedad, nos quejamos de problemas intrascendentes a diestra y siniestra, pero algunas personas luchan sólo para sobrevivir cada día. Trata de aliviar los problemas de otras personas, y los tuyos ya no parecerán serios.

Fotografía: Matt Reiter

¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!