8 maneras sencillas de ser más inteligente mientras duermes

8 maneras sencillas de ser más inteligente mientras duermes

Lo que hagas antes de acostarte (¡o de tomar una siesta!) puede marcar toda la diferencia en tu capacidad cerebral. Estos son unos simples ajustes que pueden servir para agudizar tu mente.




1. Aumenta el ruido rosa

Habrás oído que el ruido blanco (como el sonido de la luz de un ventilador de techo) es un pequeño cambio que puede hacer para conseguir dormir. Pero el ruido rosa, en el que los sonidos de baja frecuencia son más potentes, como el agua de una cascada o la lluvia fuerte, pueden estimular el cerebro, según un nuevo estudio de la Universidad Northwestern publicado en la revista Frontiers in Human Neuroscience. Los investigadores encontraron que cuando los adultos mayores escuchaban ruido rosa, su sueño profundo mejoraba, y luego obtuvieron una puntuación tres veces más alta en una prueba de memoria al día siguiente en comparación con después de recibir un tratamiento simulado. ¿Quieres probarlo por ti mismo? Descarga una aplicación de ruido rosa y vete a la cama.

2. Huele un poco

Ya sabes que el olor de un pastel de manzana que sale del horno puede enviarte directamente a la cocina de tu madre, pero también puede fortalecer tu poder mental por la noche. En un estudio realizado, un grupo de personas jugaba a un juego de memoria mientras una fragancia de rosas flotaba en la habitación. Después de irse a dormir, los investigadores enviaron el olor a rosas de vuelta a la habitación para un grupo. Aquellos que fueron expuestos a este olor durante la noche, durante el sueño de ondas lentas, tuvieron un mejor recuerdo de la tarea del día en comparación con los grupos de control. Los investigadores dicen que el sistema olfativo activa las memorias previas en el hipocampo, haciendo más fácil almacenar nueva información. Todo lo que necesitas es un difusor y tu aroma favorito y ya estás listo para crear recuerdos.

3. Toma una copa de vino

Si te gusta disfrutar de una copa de vino al día, hay ciertos beneficios para tu salud, incluyendo su inteligencia. De hecho, en un estudio de la Universidad de Exeter de 2017, los participantes participaron en una actividad de aprendizaje de palabras, luego bebieron alcohol o se abstuvieron. A la mañana siguiente, cuando repitieron la tarea cognitiva, los que estaban en el grupo de bebedores se desempeñaron mejor que los abstemios. (De hecho, cuanto más beben, mejor es su memoria; sin embargo, todavía se recomienda que las mujeres consuman una copa al día, y los hombres dos copas al día como máximo.) El alcohol puede poner a las células cerebrales en un estado que les permite consolidar los recuerdos, y el sueño puede aumentar ese efecto.

4. Evita comer de noche

Si eres de los que realizan asaltos a medianoche al frigorífico, es posible que desees repensar las horas en las que comes. En un estudio con animales, investigadores de la Universidad de California en Los Ángeles descubrieron que comer a horas en las que se debería estar durmiendo puede causar un hipo en la actividad de una proteína que afecta tanto al reloj circadiano como al hipocampo, el área del cerebro responsable de la memoria. Satisface los antojos antes y salva tu inteligencia.

5. Estudiar antes de dormir

¿Quieres asegurarte de recordar lo que acabas de aprender? Revísalo justo antes de ir a la cama, sugiere un estudio publicado en la revista PLOS ONE. Las personas que memorizaban pares de palabras a las 9 p.m. y luego se iban a dormir por la noche podían recordarlas más 12 horas después en comparación con los que estudiaban a las 9 a.m. Resulta que el sueño ayuda a «estabilizar los recuerdos declarativos recién aprendidos«, señalan los investigadores.




6. Sueña con ello

Si una tarea o presentación de trabajo aparece en tus sueños, debes estar contento de que lo haya hecho porque tal vez puedas recordarlo más tarde. No importa de qué se trate, tus sueños revelan mucho más sobre ti de lo que crees. El aprendizaje se codifica en tu hipocampo durante la etapa de sueño con movimiento ocular no rápido (NREM). Soñar con algo que aprendiste más temprano ese día durante el sueño NREM puede ayudar a mejorar tu memoria, según una investigación en la revista Current Biology. En el estudio, la gente fue entrenada para aprender sobre el diseño de un laberinto complejo y luego probarlo cinco horas más tarde después de una siesta por la tarde. Aquellos que tenían sueños relacionados con la tarea se desempeñaban mejor en comparación con aquellos que no tenían estos sueños o que permanecían despiertos y simplemente pensaban en la tarea.

7. Duerme una siesta

Aquí hay otra razón para «consultar con la almohada«. Investigadores de la Universidad de California, Berkeley, pidieron a un pequeño grupo de participantes que asumieran una tarea de aprendizaje difícil. Luego tomaron una siesta esa tarde y realizaron más actividades de aprendizaje más tarde, por la noche. Las siestas mejoraron su rendimiento en las tareas de aprendizaje por la noche. Los investigadores dicen que el sueño actúa como un barrendero para limpiar el desorden cerebral de modo que se pueda aprender y recordar nueva información.

8. Despertar a tiempo

Uno pensaría que mientras más se duerme, mejor, pero ese no es el caso. En un estudio sobre mujeres mayores, a las que dormían menos de cinco horas o más de nueve horas por noche les fue peor en las pruebas cognitivas en comparación con las que registraron siete horas de sueño, según una investigación de la Journal of the American Geriatrics Society. De hecho, dormir demasiado o muy poco equivalía a tener un cerebro dos años mayor. La cantidad de sueño (más de nueve horas o menos de cinco) puede ser una indicación de que estás teniendo un sueño de menor calidad, más fragmentado, lo cual puede afectar a tu salud cerebral.




Fotografía: Yohann LIBOT

¿Te ha gustado?




Comparte en Whatsapp

Comparte en Pinterest

Comparte en Facebook

¿Tienes Telegram instalado? Recibe el mejor artículo de cada día en nuestro canal. Pulsa AQUÍ.



¿Qué piensas? ¡Déjanos un comentario!